Espectáculos • Cine

"La quietud": un culebrón empoderado

El nuevo largometraje de Pablo Trapero, luego de la aclamada “El clan” (2015), se estrena este jueves y reúne a Graciela Borges, Bérénice Bejo, Martina Gusman y Joaquín Furriel para un recorrido oscuro por la podredumbre acumulada al interior de una familia de clase alta. "Es una historia de descubrimientos tardíos y verdades ocultas", define el director.  

Ignacio Dunand @AndyDunand // Miércoles 29 de agosto de 2018 | 16:41

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Mía (Gusman) y Eugenia (Bejo), dos hermanas complejas reunidas en la casa familiar.

“Aprendí a concentrarme más en los matices de cada personaje, a explorar todas sus facetas”, destacó Pablo Trapero durante la conferencia de prensa de su décima película, un relato social apoyado en mujeres protagonistas. Un drama telenovelesco es el formato elegido para “La quietud”, recorrido oscuro por la podredumbre acumulada de una familia de clase alta.
Mía (Martina Gusman) y Eugenia (Bérénice Bejo) son hermanas. Pese a que viven a cientos de kilómetros de distancia, la desgracia las nuclea: el ACV del padre las reúne en el hogar de crianza, la estancia La quietud. Entre ellas se teje una relación compleja, plagada de secretos e intrincada, con una matriarca (Graciela Borges) fría. El ensamble actoral lo completan Joaquín Furriel y Edgar Ramírez (nominado a Mejor Actor de Reparto en miniserie, en los próximos Emmy Awards) por su composición de Gianni Versace  durante la segunda entrega de “American Crime Story”. 
“La sentí una aventura. Desde el primer momento la imaginé como un filme de descubrimientos tardíos y verdades ocultas”, mencionó Trapero. Lo más resonante del relato es el abordaje íntimo y cuasi feminista que el director eligió para la caracterización de sus mujeres centrales. “Es enriquecedor poder construir una película tan contemporánea. Creo que Mía y Eugenia podrían entrar en la categoría de feministas, y Pablo (Trapero) quiso explorar eso, ¿qué pasa por la cabeza de estas mujeres?”, comentó Martina Gusman. 
“La quietud” es mucho más que la historia de dos hermanas, y apuesta por tocar fibras más sensibles en los espectadores, con una subtrama que involucra a la última dictadura militar. Quizás este no sea el punto más fuerte de la cinta, por la liviandad con la que presentan y solucionan un tema tan delicado. “Logré encontrar una extraña continuidad con el resto de mi filmografía”, agregó Pablo Trapero con respecto a esta temática recurrente (recuérdese los crímenes de Arquímedes Puccio en “El clan”).
En esta finca los hombres son apenas un decorado, Graciela Borges se lleva los laureles con su villana declamada e inquietante, y nada es lo que parece. Al final, “La quietud” funciona como un filtro de Instagram: se esconde lo que nos avergüenza para lograr un falso intento de normalidad.

Aprendí a concentrarme más en los matices de cada personaje, a explorar todas sus facetas”, destacó Pablo Trapero durante la conferencia de prensa de su décima película, un relato social apoyado en un trío protagónico de mujeres. Un drama telenovelesco es el formato elegido para “La quietud”.

 

Mía (Martina Gusman) y Eugenia (Bérénice Bejo) son hermanas. Pese a que viven a cientos de kilómetros de distancia, la desgracia las nuclea: el ACV del padre las reúne en el hogar de crianza, la estancia La quietud. Entre ellas se teje una relación compleja, plagada de secretos e intrincada, con una matriarca (Graciela Borges) fría. El ensamble actoral lo completan Joaquín Furriel y Edgar Ramírez (nominado a "Mejor Actor de Reparto en Miniserie" en los próximos Emmy Awards por su composición de Gianni Versace durante la segunda entrega de la aclamada "American Crime Story").

 

 "La quietud" es una producción enteramente argentina, pese a sus figuras internacionales

 

"La sentí una aventura. Desde el primer momento la imaginé como una película de descubrimientos tardíos y verdades ocultas”, afirmó el responsable de "Carancho", "Elefante blanco" y "El clan". Lo más resonante del relato es el abordaje íntimo y cuasi feminista en la caracterización de las mujeres protagonistas. “Es enriquecedor poder construir una película tan contemporánea. Creo que Mía y Eugenia podrían entrar en la categoría de feministas, y Pablo (Trapero) quiso explorar eso, qué pasa por la cabeza de estas mujeres”, comentó Gusman. 

 

"La quietud" es mucho más que la historia de dos hermanas, ya que apuesta a tocar fibras sensibles en los espectadores con una subtrama que involucra la última dictadura militar. Aunque este quizá no sea el punto más fuerte, por la liviandad con la que se presenta -y "soluciona"- un tema tan delicado. “Logré encontrar una extraña continuidad con el resto de mi filmografía”, apuntó Trapero con respecto a esta temática recurrente (recuérdense los crímenes de Arquímedes Puccio en “El clan”).

 

En esta finca los hombres son apenas un decorado. Graciela Borges se lleva los laureles con su villana declamada e inquietante, y nada es lo que parece. Al final, en "La quietud" todo funciona como un filtro de Instagram: se esconde lo que avergüenza para lograr un falso intento de normalidad.

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter