Espectáculos • ENTREVISTA

"Uso los pies como herramientas de trabajo"

Fernando Moure es un contador y periodista aficionado al mundo de la radio que incursionó en una nueva forma de entrevistar personalidades: los descalza y juega con sus pies, en un ping pong atrevido. Calza 41 y aspira a perfeccionar su programa llevándolo por nuevos caminos. La historia del “amo” de las cosquillas.

Ignacio Dunand @AndyDunand // Lunes 21 de mayo de 2018 | 16:53

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
"No hay muchos argentinos que digan 'me gustan los pies'", afirma el periodista.

"Enloqueciendo de pies a cabeza" arrancó en 2013 y es, actualmente, uno de los programas estrella de la emisora sanisidrense Hora60. Cada viernes a las 20, Fernando Moure propone, a cuanto valiente se anime, una entrevista a pies descalzos. Por su mesa pasaron caras conocidas del mundo del espectáculo como José María Muscari y Juan Gil Navarro. La respuesta de los oyentes fue tan buena que el formato se adaptó a las nuevas tecnologías, con entrevistas subidas a la web. Diario Publicable dialogó con el responsable de este suceso radiofónico.

 

-¿Cómo surgió la idea de hacer un programa con estas características?
-Surgió en las redes sociales, cuando me pidieron una foto de mis pies. "¿Una foto de pies?", me pregunté. En ese momento hacía el programa con otro formato y, luego de pensarlo, fotografié mis pies y subí la foto. Me di cuenta de que a la gente algo de eso le gustaba, por la repercusión que tuvo la imagen. Eso me dio la clave para marcar el rumbo del programa de entrevistas: usar los pies de los entrevistados como enganche. Así nació la entrevista a pies descalzos. Original, distinta y patentada.

 

-¿Te sorprendió la respuesta inicial de los oyentes?
-Me llamó mucho la atención. Pasé de 100 vistas por programa a unas diez mil. Ese éxito me señaló que era el camino correcto. Además, quería hacer contenido que no juzgara a la gente. Te gustan los pies, genial. No es nada malo ni condenable. No encasillo ni etiqueto. Cada uno ve el programa e interpreta lo que quiere.

 

-¿Considerás que tu programa está destinado a un público fetichista de pies?

-El fetiche es algo que provoca excitación. No hay que negar la posibilidad de que una gran parte de los oyentes sea fetichista, pero no hago el programa sólo para ellos. Lo hago para una audiencia mayor, un público promedio.

 

-¿Pensás los pies como algo sexual?

-No, yo uso mis pies y los de mis invitados como herramientas de trabajo. "Enloqueciendo de pies a cabeza" no está pensado para ser un programa con contenido sexual sino que se trata de un magazine de entretenimiento y entrevistas. Creo que la lectura de algunos oyentes tal vez sea errónea. No sé qué contenido sexual explícito tiene mostrar los pies en un programa. Tal vez yo lo vea desde una perspectiva inocente.

 

-¿Por qué los pies, y no otra parte del cuerpo, son los protagonistas?
-Por pura casualidad. Surgió así, funcionó y le dimos para adelante. Si el pedido original hubiese sido una foto de mi culo, tal vez llevar adelante el proyecto se me habría complicado...

 

-¿Interactuás con los oyentes?, ¿aceptás sus recomendaciones?

-Totalmente. Tomo todo y, si sirve, lo uso. Siempre con respeto, uno de los valores que me definen como periodista. A veces me preguntan si hay interés en venir a mi programa y yo respondo que sí, que el trato es bueno y eso se percibe. Voy hasta donde el invitado me permite. No lo obligo a hacer nada que lo incomode.

 

El conductor llega "hasta donde el invitado permite"

 

-¿Es un programa autogestionado o tenés algún tipo de sponsor?

-Es autogestionado. De hecho, soy el creador, el productor, el conductor, el community manager y el que selecciona al invitado para cada emisión. Todo el programa soy yo, básicamente. No es redituable porque no tengo a nadie que lo comercialice. Lo hago por amor a la profesión. Con respecto a los sponsors, probé con marcas de medias, cremas, Empecid y muchas más. No me dieron bola.

 

-¿Hay alguna novedad para esta temporada?
-Recién arrancamos. Hay buenas ideas, uno de los mayores atractivos son los videos en Youtube. Subimos el programa y la entrevista a pies descalzos. Actualmente Youtube está teniendo ciertas restricciones al momento de calificar los videos que hacen que se corra el riesgo de que sean dados de baja. Esto me plantea un desafío ya que tengo que pensar en algo distinto, que cumpla con los requisitos de la plataforma y se acomode al espacio que tengo.

 

-¿Te bajaron algún video?

-No del todo. El tema está en que no mostramos nada que no se pueda ver. Hay invitados que se sacan la remera o se quedan en bóxer, todo parte del juego de entrevista y prendas establecido. Lamentablemente, Youtube lo toma como algo sexual. Ven a alguien sin remera y la delgada línea de lo permitido tiembla. Solo me sacaron un programa, pero por los dichos del entrevistado. Se puso a hablar de drogas y, bueno, no funcionó. Yo no digo a nadie lo que tiene que decir. Cada uno habla de lo que quiere, siempre con respeto.

 

-¿Creés que la propuesta puede resultar tabú para algunas esferas sociales?

-La sociedad parece muy abierta pero no lo es. Los gustos son gustos: mientras no hagan mal a un otro, está todo bien. Es demasiado “autoritario” que te digan que mostrar los pies es un asco. No es un asco. Es mi laburo. ¿Por qué decir que mi laburo es un asco? En un mundo donde todo es igual, yo vengo con algo diferente. No me van las bastardeadas.

 

-¿Tuviste algún detractor cuando empezaste a mostrar pies y a hacerles masajes y cosquillas?

-Y, algunos hay... El público es exigente. Y el argentino es un poco tapado, no son muchos los que te dicen “a mí me gustan los pies. La ventaja es que tengo mucho público afuera: el programa se consume en todo Sudamérica, en México, en Italia, España y Francia. Lugares donde la gente no entiende de lo que hablo pero a la que le gusta lo que ve. Intenté subtitular algún video para los oyentes del exterior. Es imposible, tendría que estar dos días sin dormir más o menos.

 

-¿Seguís algún esquema a la hora de elegir entrevistados?
-Tiene que tener una historia atractiva para contar, me tiene que transmitir algo. Después, escucho a los oyentes habituales, presto atención a lo que me recomiendan. Trato de satisfacerlos aunque en ocasiones concluya que el entrevistado no me va o me parece medio nabo. Sería soberbio de mi parte no hacer caso a los que, semana a semana, me escuchan y ven. Intento contactar a actores, deportistas y políticos. Es complicado que den bola algunas veces. Pese a eso, tuvimos invitados como Juan Gil Navarro, José María Muscari y Fernando Prensa.

 

El programa se emite en la radio sanisidrense Hora60 los viernes a las 20

 

-¿Te piden algo en particular los oyentes?

-Muchas cosas. Que chupe pies, por ejemplo. "¿Cuándo te vamos a ver chupar los pies?". Nunca lo hice ni lo voy a hacer. No es un programa pornográfico. Si querés porno, tenés otras alternativas. A veces creo que debo transmitir algo que lleva a los oyentes a pensar que el programa tiene contenido sexual. Quitando eso, el abanico es bastante amplio. Me piden que los ate, que les enfoque el dedo gordo, que les pase crema...cosas así.

 

-¿Cuál es la reacción inicial de los invitados cuando contás la propuesta?

-Algunos dicen que no desde el principio, principalmente los famosos. No quieren mostrar los pies.

 

-Algún nombre…

-Sí, claro. Nicolás Scarpino, por ejemplo.

 

-¿Y fuera de esos casos?

-Les copa mucho. Lo ven como algo divertido y la pasan bien. Muchos de los que pasaron por el estudio quieren volver. Ves a la persona desde otro lugar, podés ser un poco más picante con las preguntas. La clave está en generar un buen clima. ¿Qué tiene de raro una entrevista a pies descalzos? Nada.

 

-¿Aspirás a tener algún entrevistado en particular?
-Marcelo Tinelli, Susana Giménez, Moria Casán. A Mauricio Macri también me gustaría contactarlo.

 

-¿Le harías cosquillas al Presidente?

-Sí. Quizás fuera de sus funciones actuales. Siempre aspiro a llegar a lo más alto.

 

-¿Lo contactaste?

-Le mandé un mail explicándole lo que hago. Le dije que se trata de un producto que contribuye a que la gente conozca el país ya que llega al exterior. También que sería interesante hacer un ping pong a pies descalzos. Me respondieron un “gracias por su aporte”, nada concreto. Pasa eso con la mayoría de los políticos. Me gustaría que hubiera políticos en el programa. Vino solo un concejal de San Isidro, el resto no accede.

 

-¿Por qué solo pies masculinos?

-Porque las mujeres no quieren. No les gusta que les toquen los pies, no se prenden a ser entrevistadas. Me encantaría que hubiera presencia femenina en el programa. Cuando contacto a alguna mujer, me dice que no o directamente no me contesta. Yo creo que si el programa estuviese conducido por una mujer, accederían. Al ser un hombre el que está al frente, tal vez lo interpretan como algo físico o sexual. Algo que no es. El otro día fui a una entrevista y una productora puso cara de asco. Si bien mi público es más de los pies masculinos, hay excepciones.

  

-¿Te interesa llegar a ser alguien reconocido en los medios?
-La verdad, no. Quiero hacer bien mi laburo, no ser famoso. Si la vida me lleva por ese camino, será algo que va más allá de mis aspiraciones iniciales.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter