Espectáculos • Música

The Pretty Reckless en Buenos Aires

Cinco años después de su última visita a la Argentina, la banda de hard rock neoyorquina presentó en el Teatro Vorterix el álbum "Who You Selling For".

Martina Durazzo @martu_durazzo // Jueves 16 de marzo de 2017 | 14:35

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Momsen refleja una fuerza femenina enorme bajo un aspecto de muñeca. (Fotos: Iván Pinto)

En una fila que alcanzaba las tres cuadras, adolescentes acompañados por sus padres resumían el tipo de espectadores presentes: todos vestidos de negro. Pero no fue eso lo que más le llamó la atención a un grupo de nenes que, desde el Tren de la Alegría, gritaron sorprendidos “¡Son todos emos!”, como si estuviesen ante una especie ajena.

 

Una vez lleno el teatro, y con los fanáticos animados, los teloneros Sick Porky se despidieron aumentando las ansias de la gente. “Si ahora gritan así, no me quiero imaginar lo que va a ser cuando llegue The Pretty Reckless”, dijo Pilar, de 20 años, mientras se acomodaba en su lugar para ver el escenario.

 

Fue en julio de 2012 cuando el primer encuentro de la banda con los argentinos causó un alboroto después de que los músicos hicieran subir dos fans al escenario y las dejaran en topless. En esta oportunidad optaron por comenzar con los gemidos de una mujer, que indicaron el inicio del primer tema, “Follow Me Down”.

 

 

 

El recital era una fiesta a las 21.30. Taylor Momsen, vocalista y líder del grupo, reflejaba una fuerza femenina enorme bajo un aspecto de muñeca, con su pelo rubio platinado y vestida de oscuro entallado. Condimentados con potentes solos de guitarra, cortesía de su guitarrista Ben Phillips, introdujeron algunos clásicos de la banda como “Make Me Wanna Die” y “Just Tonight”, junto a canciones del último disco como “Take Me Down” y “Oh My God”.

 

Después de dos horas de show, Momsen agradeció el apoyo del público y dio paso al final de la velada con “Fucked Up World”. Ante la euforia del final, se despidió con su voz áspera y un puño en alto: “Nos volveremos a ver”.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter