Espectáculos • Perfil

Lapegüe: el chico tímido que se convirtió en conductor

El conductor y periodista empezó con Bernardo Neustadt y hoy es parte del equipo estable del canal de noticias TN. 

Belén Crudo // Lunes 19 de diciembre de 2016 | 19:46

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Lapegüe está al frente del noticiero de TN desde las 6 de la mañana. Antes, fue el encargado de dar las últimas noticias del día.

De remera, jogging y zapatillas, el mate en una mano, los tubitos de plástico de café y edulcorante en la otra, y el brazo apretando contra su pecho el termo con agua caliente, Sergio Lapegüe llega y se acomoda en una de las mesitas rojas y redondas de la sala de la Radio 100 FM, donde conduce el programa “Atardecer de un día agitado”.

 

Lape -como lo llaman sus conocidos- tiene 52 años, vive en Banfield, y su cable a tierra es estar en el fondo de su casa con los pies descalzos sobre el pasto, mientras toma mate y lee los diarios. Un reloj que le regaló su papá, un muñequito que usaba cuando tenía un año y su guitarra son los objetos que más atesora, junto con las cosas que tiene de su ídolo Elvis Presley.

 

Sus colegas de la radio, Cesar Marchione y Leonardo Toto Montaña, destacan en él su generosidad y compañerismo. De lunes a viernes se levanta a las cinco de la mañana para conducir el noticiero de TN. Su sueño siempre fue estar al frente de un programa de noticias, pero su mayor obstáculo era que no le salían las palabras cuando intentaba hablar en público. A los 12 años escribía crónicas de los partidos de Boca, los relataba y se grababa.

 

Imitar en voz alta las escenas que hacía el actor clásico de teatro Osvaldo Terranova en su programa de televisión fue lo que lo ayudó a vencer su timidez y, superado este obstáculo, se animó a perseguir su objetivo: el 14 de septiembre de 1987 compró con un grupo de amigos un espacio en Radio América. El programa se llamaba “Iniciativa joven” y duró un año. A pesar de que estaba estudiando Ciencias Económicas, él sabía que no era lo que le gustaba, así que durante un mes y medio fue todos los días a la puerta de Radio Argentina para ver al periodista Bernardo Neustadt y darle papelitos con ideas que se le ocurrían, con la esperanza de que salieran al aire. Un martes le entregó un trabajo periodístico y esa noche el programa de televisión que tenía Neustadt inició con un primer plano de su texto que se titulaba “Quo vadis, Argentina”.

 

Empezó trabajando con el conductor de Tiempo Nuevo: primero, sirviéndole el té, después haciendo algunos trabajos y reemplazándolo cuando faltaba. Fue entonces cuando decidió dejar la carrera de Contador Público -a cuatro materias de recibirse- y centrarse en el periodismo. En 1991 fue el productor de María Laura Santillán en el programa televisivo “Fax”, de Nicolás Repetto: el mundo que le quitaba el sueño desde chiquito ya no era tan lejano. Trabajó como productor en el móvil de Santo Biasatti y como cronista para Canal 13 durante 15 años, pero él quería conducir. Le decían que no estaba preparado y que no daba con el perfil. Sin embargo, hoy es una de las figuras de la televisión argentina, reconocido por su estilo desestructurado a la hora de presentar las noticias y por el trato cálido que tiene para con el público.

 

Lapegüe se autodefine como alguien perseverante, soñador y ansioso: “Mi ansiedad es mi virtud y mi defecto porque me ayuda a alcanzar más rápido lo que quiero, pero no me deja disfrutar el momento”. En 2005 logró ser conductor de TN Central pasando por diversos horarios y en 2010 tuvo su propio programa junto a Ángel Sotera y el Rifle Varela, “Prende y Apaga”, en el que interactuaba con el público por medio de juegos de luz. “Si creés que ese edificio que estoy mostrando con la cámara es el tuyo, prendé y apagá la luz”, pedía al aire. En ese momento también hacía TN Central de noche. Este año pasó al horario de 6 a 10 de la mañana porque quería disponer de más tiempo para estar con su familia. Su hijo Elvis dice que es su ejemplo a seguir y lo define como un papá muy consejero y amigo. “No estamos mucho tiempo juntos por su trabajo, por eso cuando compartimos momentos como pasar el día frente al mar, lo valoro mucho”. 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter