Espectáculos • ENTREVISTA

El espía argentino de Fidel Castro y la CIA

"El Crazy Che", que se estrenará este jueves, narra la historia de Guillermo "Bill" Gaede, quien pasó de simpatizar con el comunismo a espiar para la incipiente revolución cubana, y de allí a trabajar para los norteamericanos. Uno de los directores del film, Nicolás Iacouzzi, y el protagonista hablaron con Publicable sobre la génesis del proyecto, la producción y la imposibilidad legal para mostrar todo el material acumulado. 

J. Vila Moret y N. Cappa // Miércoles 18 de noviembre de 2015 | 18:02

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
"Quise ser partícipe de la política mundial", reconoce Gaede.

"Bill cumplió siempre con su palabra a lo largo de estos tres años. Nosotros siempre estuvimos con miedo porque era alguien que se había metido con agencias de seguridad”, reconoce Nicolás Iacouzzi sobre la realización del documental "El Crazy Che". Co-dirigido con Pablo Chehebar, el film se estrenó en el último Bafici y subirá a la cartelera comercial este jueves.

 

El "Bill" al que refiere Iacouzzi es Guillermo Gaede, centro narrativo del film. Nacido en Lanús, siempre simpatizó con el comunismo. Así, mientras trabajaba en Silicon Valley ayudó a la revolución de Fidel Castro que tanto admiraba pasando información tecnológica de las primeras computadoras. Pero después de algunos años visitó Cuba, se desencantó con el régimen y empezó a colaborar con la CIA y el FBI

 

-¿Cómo surge lo de ser espía?

-Bill Gaede: La oportunidad hace al ladrón. Yo veía que podía sintetizar el socialismo en el cual creía junto a mi vida empresarial y los uní. Quise ser partícipe de la política mundial.

 

-En la película usted habla de copiar información y no de robar…

-B.G: Pasamos de la era de la manufacturación a la de la información, y las leyes de hace 50, 60 o 70 años son la que aplican en mi caso. El robo en sí no entró en la ley federal, lo hizo el transporte de material robado. El material que copié no era de Intel; incluso hasta hoy no lo tienen patentado, no hay copyright. Pero a partir de mi caso se hace la Ley de Espionaje Industrial en 1996, que da 25 años de prisión por entrar a una empresa y sacar ese tipo de información. A mí me aplicaron una ley rara, ellos no tenían caso en mi contra, fueron contra mi esposa y yo negocié.

 

-¿Por qué se fue a vivir a Alemania?

-B.G: ¿Por qué no?

 

-Esa no es una respuesta...

-B.G: Sí, es una respuesta de espía (se ríe).

 

 

-Nicolás, ¿cómo te llegó la historia?
-Nicolás Iacouzzi: Estábamos haciendo un documental sobre científicos que viven fuera del país y nos llegó la historia de Guillermo, que es profesor de física en Alemania. Cuando vimos su historia pensamos que no podía ser, que era imposible, pero empezamos a investigar y muchos hechos nos decían que la historia era real. Entonces nos juntamos a comer un asado con él y nos dio cassettes donde tenía filmada a gente de la CIA, el FBI y la SIDE. Él ahora publicó un libro al que también llamó “El Crazy Che”, que es como lo apodaron en Cuba, con detalles más jugosos de su vida, porque este documental es un resumen de 20 años en 83 minutos.

 

-El documental tiene tono de humor y algunos hechos son difíciles de creer…

-N.I: A nosotros nos pasaba lo mismo, pero había pruebas innegables. La historia que contamos está respaldada: Bill estuvo preso por espionaje industrial. Nadie nos creía, entonces fue difícil encontrar recursos y por eso elegimos el género documental. La principal virtud de la película es el propio Bill, que es un narrador maravilloso. Ahora hay interesados en convertir su historia en una película. Tuvo mucha repercusión, pegó mucho, hubo notas en la BBC en Miami, en La Nación y en Clarín.

 

-¿A quiénes les hubiese gustado entrevistar que no pudieron?

-N.I: Nos contactamos con varias de las personas que nombramos y con otras que no aparecen, como José Pepe Cohen, que fue un espía de los Estados Unidos en Cuba, y Steve Lund, jefe de Seguridad de Intel, que no quisieron participar del documental pero confirmaron la historia.

 

-¿Hay material que no pudieron mostrar o que decidieron dejar afuera por algún motivo?

-N.I: Dejamos afuera, obviamente, todo el material de la SIDE que Bill filmó y en el que se ven las caras de los agentes, algo que por ley no se puede mostrar. Recordemos lo que le pasó a Gustavo Béliz cuando exhibió la foto de Stiusso que circula hoy. Ahí tuvimos un poco de miedo.

 

-¿Bill conoció a Jaime Stiusso?

-N.I: Le preguntamos, le mostramos una foto y dijo que cree que sí, pero que mucha información prefería guardársela.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter