Cultura • Joyas asiaticas

Oasis de creatividad en la industria fílmica oriental

Ante la falta de innovación que evidencian los gigantes cinematográficos, netamente comerciales, las películas orientales ofrecen una alternativa para todos los cinéfilos en busca de vanguardia. Ya sea por su estética o por su forma de narrar en la pantalla, estos filmes definitivamente no pasan desapercibidos.

Maximiliano Vilca // Jueves 11 de octubre de 2012 | 19:05

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Antes que en The Hunger Games, un grupo de adolescentes era obligado a matarse entre sí en Battle Royale.

Joyas asiáticas
Cine Oriental: Oasis de creatividad en la industria fílmica
Ante la falta de innovación de los gigantes comerciales, las películas orientales ofrecen una alternativa para los amantes del cine que buscan vanguardia.  Ya sea por su estética o su forma de contar las cosas en la pantalla, estos films no pasan desapercibidos.
Por Maximiliano Vilca
“El cine oriental es muy diferente, tiene mucha libertad creativa y es muy zafado, en contraposición al americano, que está muy caído y comercial”, afirma Christian Aguirre, fundador del  Cine Club Nocturna, un ciclo que expone lo mejor del género fantástico y que abre sus puertas a cinéfilos durante las trasnoches del Centro Cultural Ricardo Rojas.
En tiempos en que el cine que se estrena en salas comerciales carece de argumentación e imaginación, los films orientales se convierten en refugio de quienes buscan historias frescas y creativas. La gama es amplia: escenarios futuristas, personajes enigmáticos, mundos exóticos y policiales negros son sólo algunas de las variantes que el mercado asiático tiene para ofrecer.
Directores de Hong Kong, Corea, China y Japón son aclamados mundialmente e incluso requeridos en Hollywood –el caso de John Woo es quizás el ejemplo más famoso-. Sin embargo, el verdadero cine de culto crece lejos de las grandes industrias occidentales y representa una alternativa más atractiva. Para Aguirre, esto se debe a que en oriente “tienen una libertad creativa total y se exigen al máximo, lo que se nota cuando quieren lograr efectos especiales grandiosos, pero que a veces quedan a medio camino.”
El resultado de la evolución del mercado asiático de cine son productos sin grandes pretensiones y anti comerciales para Occidente, que no por eso dejan de ser rendidores. Es que incluso el gigante estadounidense hizo uso del imaginario oriental con  remakes aguadas de películas como The Grudge o The Ring. Para dar un ejemplo más actual, es imposible no nombrar las grandes similitudes que existen entre las novelas de The Hunger Games (2008) y la japonesa de culto Battle Royale (1999), que estrenó su sangrienta primer película en el año 2000.
FOTO - Epígrafe: Antes que en The Hunger Games, un grupo de adolescentes era obligado a matarse entre sí en Battle Royale (2000).

El cine oriental es muy diferente, tiene mucha libertad creativa y es muy zafado; en contraposición al americano, que está muy caído y es netamente comercial”, afirma Christian Aguirre, fundador del Cine Club Nocturna, un ciclo que expone lo mejor del género fantástico y que abre sus puertas a cinéfilos durante las funciones trasnoche del Centro Cultural Ricardo Rojas.

 

En tiempos en que el cine que se estrena en salas comerciales carece de argumentación e imaginación, los films orientales se convierten en el refugio de quienes buscan historias frescas y creativas. La gama es amplia: escenarios futuristas, personajes enigmáticos, mundos exóticos y policiales negros son sólo algunas de las variantes que el mercado asiático tiene para ofrecer.

 

Directores oriundos de Hong Kong, Corea, China y Japón son aclamados mundialmente e incluso requeridos en Hollywood –el caso de John Woo es quizás el ejemplo más famoso–. Sin embargo, el verdadero cine de culto crece lejos de las grandes industrias occidentales y representa una alternativa más atractiva. Para Aguirre, esto se debe a que en oriente “tienen una libertad creativa total y se exigen al máximo, lo que se nota cuando quieren lograr efectos especiales grandiosos, pero que a veces quedan a medio camino”.

 

El resultado de la evolución del mercado asiático de cine son productos sin grandes pretensiones y anti comerciales para occidente, que no por eso dejan de ser rendidores. Es que incluso el gigante estadounidense hizo uso del imaginario oriental con remakes aguadas de películas como "The Grudge" o "The Ring". Para dar un ejemplo más actual, es imposible no nombrar las grandes similitudes que existen entre las novelas de The Hunger Games (2008) y la japonesa de culto Battle Royale (1999), que estrenó su sangrienta primera película en el año 2000.

 

FUENTE: espaciolalupa.blogspot.com.ar

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.
Video

Trailer de la película japonesa Battle Royale.

Notas relacionadas

Facebook

Twitter