Espectáculos • Entrevista con el líder de Mala Fama

“Cuando andaba mal, ni mi mamá me daba bola”

Hernán Coronel es un cantante distinto a todos los de su especie. Amante “de la música que emociona”, antes de recorrer los boliches con los himnos de la cumbia que él mismo creó, se relaja escuchando a Phil Collins y Ricardo Iorio. En esta nota habla de sus amigos Pablo Migliore, “Patón” Basile y “Pity” Álvarez.

Santiago Castillo @santicastillopd // Jueves 19 de septiembre de 2013 | 12:50

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Coronel lidera una de las bandas fundacionales de la cumbia villera. (Foto: Matías Altbach)

El presentador del boliche no parece ser un tipo ansioso, pero de a poco empieza a impacientarse. Es que, desde que entró al local en el que esta noche va a hacer un playback de cuatro canciones, Hernán Coronel no paró de saludar a la gente que lo detuvo para pedirle una foto o simplemente para hablar un rato.

 

En el escenario, el tipo con la remera del boliche Xel-Ha de Villa Devoto intenta con señas apurar el paso del músico. Desde la pista, el cantante de Mala Fama contesta con la palma de su mano, reclamando paciencia. Mover la boca sobre una pista de audio y bailar no es tan importante como recibir personalmente el cariño de quienes lo admiran.

 

Cinco minutos y casi quince fotos más tarde, el público entiende que el show debe empezar y así sucede. Es que, como se encarga de remarcar Coronel tanto en recitales como en conversaciones cotidianas, “la música es sagrada”.

 

Que Luis Hernán Coronel es el creador de Mala Fama, uno de los grupos de la camada fundacional de la cumbia villera junto con Damas Gratis, Pibes Chorros y Yerba Brava, es sabido. Que desde el año 2000 ha recorrido el país y parte de Sudamérica a fuerza de canciones –ya himnos, como “Guampa chata” o “Cabeza de tortuga”- con un estilo inconfundible, también. Lo sorprendente de este referente de la movida tropical es su paciencia y su simpleza para relacionarse con la gente.

 

Diez minutos después de las 18 en el barrio La Sauce de Béccar, en el partido bonaerense de San Isidro, del sol no quedan rastros. El frío castiga y Hernán camina con las manos en los bolsillos de su campera, que también le tapa la mitad de la cara. No sonríe. Su celular suena de a ratos y él atiende con buena predisposición. “Esta noche hay un playback en Devoto y después tocamos en el Tropitango del Talar de Pacheco”, explica.

 

Ya en su casa, sentado junto a la mesa de la cocina-comedor, enciende el primer cigarrillo y le baja el volumen al televisor. Dice sin rodeos, con la simpleza para expresarse que tanto lo caracteriza. Habla poco, pero habla de todo. De la propuesta de su amigo el boxeador Gonzalo Patón Basile para musicalizar la campaña del candidato a diputado nacional Hugo Moyano, por ejemplo: “Le dije que sí, pero no pasó nada. Vamos a ver si se hace más adelante”. Del encarcelamiento por encubrimiento del ex arquero de San Lorenzo Pablo Migliore: “Es muy buena gente. Lo que le pasó fue por ser tan bueno. Él le hace favores a todo el mundo y sin querer se salpicó”. De Cristian Pity Álvarez, a quien conoció hace poco tiempo: “Ojalá que siga haciendo obras de arte, porque la música y la humanidad lo necesitan. Haciendo una buena canción, él hace feliz a mucha gente. Cuando escuchás ‘Está saliendo el sol’ u otras de sus canciones, te dan ganas de estar mejor”.

 

-¿Qué aprendiste de esos momentos en que no estás tan bien?

-Cuando estás pobre, nadie te quiere. Eso ya se convirtió en un clásico de la humanidad. Casi que ni tu mamá te quiere cuando estás pobre.

 

-¿Tanto así?

-No sé, pero he notado que cuando andaba mal ni mi mamá me daba bola. Cuando andás bien te llaman todos, ¿sabés? Cuando andás mal no te tratan bien. Obviamente si te pasa algo feo, la familia siempre va a estar. Pero cuando andás bien es otra cosa. En mis mejores momentos de popularidad, la gente me quería, las chicas me seguían, tenía un amigo en cada esquina.

 

-Sin embargo tenés un trato muy especial con tus seguidores. Te detenés a escuchar a cada uno que te habla. ¿Eso te desgasta?

-Sí, pero me hago cargo. Hago lo que tengo que hacer, lo que siento. Después mi corazón paga las consecuencias. Hay gente que descarga todas sus emociones conmigo. Y no es que yo la miro y no la escucho. Todo lo que me dicen lo escucho, lo siento; me pongo en el lugar de quien me habla. Y eso, muchas veces a la semana, hace mal mentalmente. Pero lo hago porque me gusta.

 

-Tras dos años de gran popularidad, entre 2002 y 2009 dejaste de salir en televisión. ¿Por qué se dio ese bache y cómo lo viviste?

-Se venció el contrato con mi representante y para renovarlo me pedían la autoría de las canciones y un porcentaje mucho más alto del que veníamos negociando. Yo no acepté y me alejé. Pero a mí no me influye en nada dejar de salir en televisión. Yo me conformo con ir a todas las ciudades y que estén aquellos a los que les gusta mi música, mis amigueros, para cumplir mi misión de llevarle alegría a la gente.

 

-¿Ganaste o perdiste plata?

-No sé. Yo plata no tengo. Cuando gano, empiezo a repartir. La empiezo a gastar hasta que gano otra vez. Gané. Gané muchísimo. Muchísimo. Muchísimo. Yo, que soy el dueño de las letras, el dueño del grupo y el cantante, en los mejores momentos tenía para comprarme una casa por mes. Pero siempre la repartí, la gasté con la gente. Me gusta gastar la plata, no tenerla. Tenerla para guardarla y mirarla, no, ni ahí. Nunca tuve plata guardada una semana, creo. Se me gasta al toque. Mientras más tenés, más gastás.

 

Es hora de cenar y el anfitrión, que inmortalizó la frase “Viva la gente humilde y los guisos de mi vieja, esta vez invita su "sopa de la muerte". “Sin caldo, m’hijo. Pollo, verduras y fideos”, describe. Su hija Karen halaga sus habilidades gastronómicas y la apreciación encuentra respaldo unánime en la desaparición casi repentina del contenido de la olla.

 

Durante la comida, Hernán reclama musicalización. A pedido del cocinero, suena Soda Stereo. Ahora el líder de Mala Fama está cantando a la par de Gustavo Cerati. “Me gusta escuchar música que emociona desde la letra o la melodía. No un estilo en particular. Te voy a hacer escuchar un poco.” Recoge su celular de la mesa y empieza a sonar Intoxicados. La lista de artistas que sigue es variada. Su teléfono tiene Phil Collins, La Oreja de Van Gogh, Chayanne, The Police, Andrés Calamaro y tantos otros.

 

Un solista de la movida tropical canta desde la computadora del comedor algo sobre una mujer, pero el dueño de casa es terminante: “Sacá esa inmundicia, Karen, por favor”. Es nada menos que “Sé vos” la canción que elige para evitar el silencio. “¿Que si me gusta Almafuerte? A Iorio lo fui a ver a Cemento cuando tocaba en Hermética”, revela el músico. Después narra la historia de aquella vez en que se encontraron por casualidad en la terminal de Coronel Suárez y compartieron dos días en la casa del vocalista metalero. “Es buena gente”, dice Hernán.

 

La noche se convirtió en madrugada sin que nadie se diera cuenta. Los tres autos que transportan a la banda promedian los 140 kilómetros por hora sobre el asfalto de la Panamericana. Ya sobre la tarima, Hernán canta, baila y agradece el cariño recibido. Se va del boliche con la tranquilidad de que cada persona que le pidió una foto, la tuvo, como si la felicidad ajena fuera su responsabilidad.

 

Los vehículos ahora van hacia el Talar de Pacheco, donde Mala Fama va a tocar en vivo. La banda sube al escenario, el público transforma el reconocimiento en aplausos y, en adelante, todo es delirio. Finalmente, antes de terminar el show, el cantante agradece una vez más a la que logró sacarle la mejor de las sonrisas de la noche: “A la música, que es sagrada”.

 

INFANCIA

Hernán Coronel nació y vivió hasta los ocho años en Boulogne, partido de San Isidro. A esa edad se trasladó junto con su familia a Virreyes, donde nacieron sus primeras canciones. Desde hace 16 años vive junto a su mujer e hijos en el barrio de La Sauce.

 

-¿Cómo recordás tu infancia?

-Tuve una infancia normal. Con muchos amigueros, siempre jugando a cosas raras, a juegos difíciles. Mucho fútbol. Y yo siempre liderando la manada. En los grupos de amigos que tuve en distintos barrios siempre fui un poco el organizador, el promotor de las aventuras. Me acuerdo de cuando inventaba canciones, frases, melodías. Siempre escribía solo. Hay muy poca gente a la que le guste sentarse a escribir. Es muy difícil conseguir un socio musical. Casi todos buscan la fácil.

 

-¿Cuándo empezaste a hacer música?

-A los ocho años empecé a tocar la guitarra. Me regalaron una porque sabían que me gustaba mucho la música y empecé a practicar por las mías. Cantaba con la guitarra desafinada hasta que aprendí a afinarla y a tocar. Estuve muy influenciado por lo que escuchaba mi hermano. En ese tiempo había tocadiscos y él era el único que ponía música fuerte en casa. Él escuchaba mucho Duran Duran, The Police, Sting, U2. Todas esas canciones mamé de pendejo. Pero la cumbia me gustó siempre. Después, a los doce, empecé a agarrar el teclado.

 

-¿Cómo eras en la escuela?

-Más o menos. Siempre todo normal, hasta que ya no quise ir más y dejé. Tendría 17 o 18 años y empecé a parar con la vagancia. Todo por ella.

Enviando...
Comentarios

leos  |  06-12-2017 01:44:57

muy buena nota. hablo de todo. japishhhhhhhhh

Responder

Cristian  |  15-03-2017 23:26:51

Muy buena nota completa

Responder

gonzalo  |  21-12-2013 20:26:20

terrible nota. sabía que a hernán coronel le cabe viejas locas e intoxicados pero ni me lo imaginaba escuchando a the police, duran duran, almafuerte, hermética, u2....a ariel salinas además de la cumbia le caben los rolling stones, pantera y sepultura, a los de altos cumbieros les re cabían los rolling stones (igual que a otros mil de la cumbia villera), a pablo lescano 2 minutos, al pepo de los gedes el punk en general (flema, sex pistols, 2 minutos, etc.)...hay mas rock de lo que la gente cree en la cumbia villera jaja

Responder

Juan  |  11-09-2013 19:29:17

Buena nota!!! Muy buena!

Responder
Video

Mala Fama en Pasión de sábado (8/6/2013).

Facebook

Twitter