Especiales • Rodolfo Walsh - 40 Años

Cartas de amor, de ideología y de muerte

En memoria de su hija Victoria y su compañero Paco Urondo, o como informe de situación a su colega Roberto Fernández Retamar, la correspondencia personal de Walsh refleja su vida, su pensamiento y su militancia. Aquí, una selección de tres cartas clave escritas por el periodista desaparecido hace cuatro décadas 

M. Napoli y J. Mitchell Tovar y // Martes 21 de febrero de 2017 | 23:12

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Walsh cultivó el género epistolar con la misma pasión y dedicación que puso en el periodismo y la literatura.

En esta carta dirigida  al poeta y ensayista cubano Roberto Fernández Retamar, Walsh reconoce que su opción por militancia y por la guerrilla no se vieron afectadas por la dura realidad que se vivía en Argentina durante el gobierno de facto de Alejandro Agustín Lanusse (26 de marzo de 1971 al 25 de mayo de 1973).

 

En el texto, Walsh describe el horror que sufrían los intelectuales revolucionarios: “Uno se acostumbra a tener la casa limpia, a no llevar un diario íntimo ni una libreta de direcciones, a quemar las cartas de La Habana -qué se le va a hacer-, a mirar siempre los dos lados de la calle y presumir que cualquier teléfono está ‘pinchado’, a no salir de noche, a que haya alguien que nos llame periódicamente para ver si seguimos existiendo”.

 

Carta a Vicky y Emilio Acosta de Julieta Mitchell Tovar

 

Walsh describe en esta carta su reacción ante la muerte de su hija Victoria, asesinada en el mismo día en que cumplía 26 años en un enfrentamiento contra militares. Desde lo profundo de su corazón, relató el dramático momento en que recibió la noticia: “Escuché tu nombre, mal pronunciado, y tardé un segundo en asimilarlo. Maquinalmente empecé a santiguarme como cuando era chico. No terminé ese gesto. El mundo estuvo parado ese segundo. Después les dije a Mariana y a Pablo: -Era mi hija. Suspendí la reunión. Estoy aturdido. Muchas veces lo temía. Pensaba que era excesiva suerte, no ser golpeado, cuando tantos otros son golpeados”.

 

Al igual que su padre, Victoria militaba en la organización Montoneros y era periodista. Estaba en pareja con Emiliano Costa, con quien había tenido una hija. Cuando ella fue asesinada, Costa estaba preso y Walsh le envió una carta en la que le anunciaba los abuelos paternos se encargarían de la crianza de la niña por razones de seguridad: "Estamos proponiendo a tu padre un acuerdo que, sin modificar esa situación de hecho, reconozca a los familiares de Vicki, que son los que antes de su muerte tuvieron mayor trato con la niña –y por lo tanto se encariñaron más con ella-, el derecho a verla y a retirarla dos días a la semana. Yo garantizo que ese acuerdo se cumpla"

 

Mi querido Paco de Maru Napoli

 

Esta carta contiene una semblanza de su amigo y compañero de militancia Paco Urondo, escrita por Walsh después enterarse de que el poeta había muerto. En un principio, el escritor sostuvo la teoría de que Urondo se había suicidado con una pastilla de cianuro para evitar que lo torturaran con el fin de sacarle información. Más tarde, se comprobó que había caído en un enfrentamiento con las fuerzas armadas. 

 

Francisco Urondo fue un poeta, escritor, periodista y militante político argentino. Trabajó en publicaciones como Primera Plana, La Opinión y Noticias, donde conoció a Walsh. Urondo compuso el ensayo “La patria fusilada”, a partir de una serie de entrevistas a los sobrevivientes de la Masacre de Trelew

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter