Especiales • Rodolfo Walsh - 40 años

"A Walsh le dolía estar vivo"

El sociólogo, escritor, historiador e investigador Roberto Baschetti se explaya sobre la condición de "intelectual orgánico" de Rodolfo Walsh. Especialmente, explica el contexto histórico en el que desarrolló su tarea periodística en el diario Noticias, vinculado a la organización Montoneros, y las cartas que escribió el periodista. 

Laboratto, Müller, Fazio y Aguilera // Martes 21 de febrero de 2017 | 12:41

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
"Walsh, a través de un cuento o directamente militando, siempre sostuvo y manifestó la defensa de lo nacional y lo popular". (Foto: lorenaingridmorena.wordpress.com)

-¿En qué contexto se crea el diario Noticias en 1973?

-A partir del secuestro y ejecución de Pedro Eugenio Aramburu en 1970, y luego porque se puso frente a la campaña electoral, cuando Juan Domingo Perón estaba proscripto y el candidato del peronismo a través del Frente Justicialista de Liberación (FREJULI) era Héctor Cámpora. Montoneros difunde la consigna “luche y vuelve”, que tuvo una gran aceptación, ya que se entendía que la referencia era a Perón. Por lo tanto, la organización, al tener un gran predicamento, además de tener la revista partidaria El Descamisado, que estaba a cargo de la Juventud Peronista, consideró importante sacar un diario.

 

-¿Cuánto aportó al diario Walsh, quien estaba a cargo de la sección Policiales?

-Anteriormente, él había creado el Semanario Villero, del cual no hay ningún ejemplar, y era una especie de informe o borrador de los villeros. En 1972, Walsh organiza y da comienzo al “diario villero”, que fue uno de los ejercicios intelectuales y políticos que tuvieron porque, a pesar de que tenían su formación y educación con la que podían expresarse, les resultaba más difícil darse a conocer por la escritura. 

 

-¿Qué diferencias encuentra entre el Walsh joven, cuando cursaba el profesorado de Letras, y el adulto?

-Más allá de la edad, lo coherente es que Walsh, a través de un cuento o directamente militando, siempre sostuvo y manifestó la defensa de lo nacional y lo popular, a veces explícitamente, otras no.

 

-¿Cómo llevó a cabo esa defensa?

-Hay dos cosas que parecen universales pero, depende de quién las defienda, son diferentes: la ética y la justicia. La ética para Walsh fue importantísima y, con respecto a la justicia, él no puede concebir que se fusilara a gente por las dudas. En 1956, aunque después fue moneda corriente en Argentina, algunas personas eran peronistas, otras no; sin embargo, las llevaban a un descampado o a una comisaría y las fusilaban. Le hicieron un vacío enorme por defender la ética y la justicia.

 

-¿En qué contexto se dio “Carta a mis amigos”?

-Apareció cuando habían matado a su hija Victoria, que también era militante montonera y delegada del diario La Opinión y de la Juventud Trabajadora Peronista (JTP). La carta es hermosa y evidentemente cuenta el compromiso de una generación a la que no le quedaba otra alternativa que pelear como lo hizo. En esa época había cosas vulgares o mínimas, como que los hombres no podían tener pelo largo y las mujeres no debían usar pollera corta, y hasta lo complicado, como cuando quizás ibas por la calle y, por no tener documento, te llevaban a prisión. Todo ese caldo social, donde no te dejaban votar, donde había un gobierno de minorías, lleva a la violencia política.

 

-¿A quién cree usted que fue puntualmente dirigida esa carta? 

-Era la necesidad de Walsh de escribir. Él dice “a mis amigos”, pero podría haber sido “al mundo”, “a los intelectuales progresistas”. No es una carta común, es realmente hermosa, con sentimientos puros y él sabía expresarlos y ponerlos en el orden adecuado. Además, para redimirse a sí mismo, porque él podía, como le pasó a Francisco Urondo, a Héctor Oesterheld. Muchos de ellos militaron porque sus hijos comenzaron a hacerlo, por ejemplo, el caso más patente es el de Oesterheld: las cuatro hijas militaban y lo llevaron a él a hacerlo. Con Walsh pasó lo mismo, aunque él y también Urondo ya tenían una militancia política, luego se comprometieron mucho más, de vida o muerte.

 

-¿Por qué cree que hizo una carta contando un poco “de forma heroica” la muerte de su hija?

-Porque a él le dolía estar vivo, quedar vivo y que su hija asumiera ese compromiso de morir. También a sus amigos les estaba pasando exactamente lo mismo. Más allá de eso, era muy común en la militancia revolucionaria reivindicar los aspectos positivos de la persona que moría, cómo era su vida, lo que había hecho, por qué había luchado y el motivo de su muerte.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter