Especiales • Rodolfo Walsh - 40 años

Las cartas de Rodolfo

El escritor y periodista redactó también distintas cartas sobre temas que permanecían ocultos o sobre los que muy pocos se atrevían a escribir.

Laboratto, Müller, Aguilera y Fazio // Viernes 17 de febrero de 2017 | 14:44

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
(Foto: Librería Hernández/Publicable).

Rodolfo Walsh supo utilizar su pluma para informar a la gente, pero también muchas de sus cartas lograron sacudir los pensamientos de algunas personas. Por medio de estos escritos, dio a conocer datos y sucesos que pocos conocían. Algunas de estas fueron "Carta a mis amigos", "Carta a Vicki" y la más conocida, "Carta a la Junta Militar", entre otras.

 

“Carta Abierta a la Junta Militar” se transformó en uno de los documentos de denuncia más importante que se conocieron durante la dictadura cívico-militar. Es un escrito directo, preciso y sin concesiones sobre lo que estaba ocurriendo en la Argentina tras el golpe del 24 de marzo de 1976.

 

Walsh difundió su texto clandestinamente al cumplirse el primer aniversario del golpe militar y, al haber llegado a tanta gente que desconocía lo que pasaba en el país, fue secuestrado y desaparecido por un grupo de tareas de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA).

 

Para reflejar lo que sucedía en la sociedad, el periodista, luego de varias investigaciones profundas, hizo hincapié en muchos datos que puso explícitamente. “Quince mil desaparecidos, diez mil presos, cuatro mil muertos, decenas de miles de desterrados son la cifra desnuda de ese terror”. También destacó los recursos judiciales de hábeas corpus para reclamar por los desaparecidos y la cantidad de gente que ejecutaron los militares. Era información que se ocultaba por la censura. La carta reúne esos sentimientos de asombro e indignación.

 

Walsh escribió "Carta a mis amigos" luego del asesinato de su hija María Victoria Walsh, efectuado por los militares. Al comienzo relata la relación de Vicky con la organización armada Montoneros, luego su trabajo como periodista en el diario La Opinión y la forma en que la joven llegó a ser delegada sindical. La describe como una mujer fuerte, líder, con convicciones propias. Quizás por esto se enfrentó al director del diario, Jacobo Timerman, quien comenzó a “denunciar a sus propios periodistas como guerrilleros”, según sostiene en la carta.

 

El texto repasa la relación efímera que tuvo en el último tiempo con su hija, ya que sólo se visitaban diez o quince minutos. “Hacíamos planes para vivir juntos, sin embargo, presentíamos que eso no iba a ocurrir, que alguno de esos fugaces encuentros iba a ser el último, y nos despedimos simulando valor, consolándonos de la anticipada pérdida”, cuenta Walsh.

 

UNA MUERTE HONROSA

Presentían también que en cualquier momento ella sería capturada por los militares. El 29 de septiembre de 1976, miembros del Ejército ingresaron a su casa a la madrugada. En ese momento, ella dio batalla con un arma. En el operativo participaron más de 150 hombres, acompañados de un tanque, un helicóptero y un camión. Al finalizar la carta, el escritor reflexiona sobre este hecho y sostiene que fue una muerte honrosa, ya que, según él, su hija eligió el camino más justo, generoso y razonado.

 

Por otro lado, como Ricardo Piglia analizó en un artículo, para narrar el enfrentamiento de su hija con los militares Walsh le da la voz al otro: "Me ha llegado el testimonio de uno de esos hombres, un conscripto". Piglia sostiene que el soldado del cual habla al final de la carta, quien remarca la fortaleza de su hija, quizás nunca existió, sino que lo usó para volver a expresar cierta admiración que él tenía hacia ella. “Le da la voz a otro para condensar lo que quiere decir”, sostuvo Piglia.

 

El periodista Enrique Gil Ibarra sostuvo a su vez: “Las cartas ‘a Vicky’ y ‘a mis amigos’ son del '76 y la de la Junta Militar es del '77, días antes de su muerte. La primera se produce en un contexto de crisis, pero con recomendaciones y propuestas para que la organización pudiera desandar un camino que Walsh (y muchos de nosotros) pensábamos equivocado”.

 

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter