Especiales • Rodolfo Walsh - 40 Años

Walsh x Walsh

Un recorrido por la vida y la obra del periodista recordado como “el escritor comprometido”. El actor Lito Cruz le pone el cuerpo y la voz al relato mediante el cual Walsh se contó a sí mismo. Opina Eduardo Jozami, autor de su biografía.

L. Martínez y M. Rengel // Jueves 09 de febrero de 2017 | 15:21

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Una de las imágenes más emblemáticas del periodista que revolucionó el oficio en Argentina.

“Nosotros morimos perseguidos, en la oscuridad. El verdadero cementerio es la memoria”.

En el libro Los Periodistas Desaparecidos, publicado por la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (Utpba), hay un relato autobiográfico escrito por Rodolfo Walsh en 1965. Allí cuenta que, de todos sus oficios terrestres, "el violento oficio de escritor era el que más me convenía”. Además explica: “No veo en eso una determinación mística sino que he sido traído y llevado por los tiempos; podría haber sido cualquier cosa”.

 

Su primer libro fue Variaciones en rojo, un compilado de tres novelas cortas en el género policial acerca del cual el mismo Walsh reflexionó: “Lo hice en un mes, sin pensar en la literatura aunque sí en la diversión y en el dinero. Me callé durante cuatro años más porque no me consideraba a la altura de nadie".

 

Sin embargo, tres años después comenzaba su investigación sobre los fusilamientos ocurridos en 1956 en la localidad bonaerense de José León Suárez, que dio lugar a su libro más conocido: Operación Masacre. “Haciéndola, comprendí que además de mis perplejidades íntimas, existía un amenazante mundo exterior”, escribió sobre su obra en la Autobiografía, que el actor Lito Cruz lee en el siguiente video.

 

 Producción y cámara: Victoria Cuñarro y Matías Yablon - Edición: Equipo TEA

 

Literatura y militancia

En la entrevista que le hizo Ricardo Piglia, Walsh explica su vínculo con la literatura y, especialmente, con la novela: “Me resulta difícil convencerme de que la novela no es en el fondo una forma artística superior; de ahí que viva ambicionando tener el tiempo para escribir una novela a la que indudablemente parto del presupuesto de que hay que dedicarle más tiempo, más atención y más cuidado que a la denuncia periodística que vos escribís al correr de la máquina”.

 

Sin embargo, el autor de Operación Masacre no dedicó su vida únicamente a la literatura. En el 1945 comenzó a participar en la Alianza Libertadora Nacionalista, una organización de extrema derecha. A partir de 1973, militó en Montoneros.

 

Además, escribió en muchas revistas y en 1959 participó de la fundación de la agencia de noticias Prensa Latina, que aún hoy es el principal órgano de difusión del Estado Cubano, junto a Gabriel García Márquez y otros periodistas. “Me fui a Cuba, asistí al nacimiento de un orden nuevo, contradictorio, a veces épico, a veces fastidioso”, dice Walsh sobre el tema. Y en 1976 creó ANCLA, la agencia clandestina de noticias, donde publicaba lo que la dictadura censuraba.

 

 Cronista: Victoria Guerín - Cámara: Emilio Lavigne - Edición: Equipo TEA

 

El periodismo al poder

Walsh supo entender el poder del periodista y se lo contó a Piglia en la entrevista de 1973: “Hasta que te das cuenta de que tenes un arma: la máquina de escribir. Según cómo la manejás, es un abanico o es una pistola y podes utilizar la máquina de escribir para producir resultados tangibles, y no me refiero a los resultados espectaculares, como es el caso de Rosendo, porque es una cosa muy rara que nadie se la puede proponer como meta, ni yo me lo propuse, pero con cada máquina de escribir y un papel podes mover a la gente en grado incalculable. No tengo la menor duda”.

 

En la imagen interactiva siguiente, más opiniones de Walsh sobre sus obras (un click sobre los puntos permite visualizar la información).

 

 

Dictadura y desaparición

Su hija Victoria, comprometida con su ideología, también militaba en Montoneros y murió en un enfrentamiento con los militares en 1976. Durante ese año, Walsh vivió en la localidad bonaerense de San Vicente con Lilia Ferreyra, su última pareja. Allí fue donde escribió Carta Abierta de un escritor a la Junta Militar, su último documento. Finalizad su escritura, el 25 de marzo de 1977 viajó a la Ciudad de Buenos Aires y repartió copias del documento.

 

Horas después fue emboscado por militares, con quienes se tiroteó en la esquina de Entre Ríos y San Juan, en el barrio de San Cristóbal. Herido de gravedad o tal vez ya fallecido, fue visto por última vez en el centro clandestino de detención (CCD) que funcionaba en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA). Su cuerpo permanece desaparecido.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter