Especiales • EL VOTO FEMENINO CUMPLE 65 AÑOS

La batalla ganada

La lucha comenzó mucho antes de 1947, cuando con el empuje de Eva Perón el Congreso aprobó la Ley 13.010. Desde fines del siglo XIX, muchas iniciativas similares no prosperaron por diferentes motivos.

M. Di Blasio, J. Usandivaras, L. Bobadilla y N. Emiliozzi // Sábado 05 de noviembre de 2016 | 14:30

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
El primer proyecto para la igualdad de derechos políticos entre hombres y mujeres data de 1910.

"Hemos llegado al objetivo que nos habíamos trazado, después de una lucha ardorosa. Debimos afrontar la calumnia, la injuria, la infamia. Nuestros eternos enemigos, los enemigos del pueblo y sus reivindicaciones, pusieron en juego todos los resortes de la oligarquía para impedir el triunfo”, dijo Eva Perón en referencia a la conquista del sufragio femenino después de un largo y dificultoso camino.

 

La lucha había comenzado a fines del siglo XIX, cuando se formaron agrupaciones femeninas que buscaron la emancipación de la mujer. Mujeres valientes y con convicción que dentro de una sociedad donde reinaba el machismo no sólo defendieron el derecho al voto, sino un ideal de terminar con la estructura patriarcal de la época y acceder a la igualdad de oportunidades.

 

En el marco del Centenario de la Revolución de Mayo, en 1910, se realizó en Buenos Aires el primer “Congreso Femenino Internacional” con la participación de delegadas de los países limítrofes. De allí surgió el primer proyecto para que haya igualdad de derechos políticos entre hombres y mujeres. Fue el diputado socialista Alfredo Palacios quien recibió el petitorio, se comprometió a luchar por el sufragio femenino y presentó una iniciativa para establecerlo en 1911.

 

Al año siguiente se sancionó la Ley General de Elecciones (conocida como Ley Saenz Peña). Durante las presidencias de Hipólito Yrigoyen y Marcelo T. Alvear se les dio lugar a los proyectos de voto femenino, pero las diferencias en el seno del radicalismo y el socialismo obstaculizaron todo.

 

En 1927, San Juan se convirtió en la primera provincia del país en la que se dispuso que las mujeres tenían los mismos derechos y obligaciones electorales que los varones. En ese entonces, el gobernador Aldo Cantoni dijo: “No hay razón para privar a las mujeres de un derecho que es justo reconocerles y que están condiciones de ejercer”.

 

Pero esto duró poco debido a que Yrigoyen intervino la provincia de San Juan y el voto femenino terminó allí, a poco de empezar. También en Santa Fe las mujeres tuvieron derecho a votar en 1934, con la salvedad de que durante la denominada Década Infame se impuso como mecanismo el fraude electoral.

 

En 1929 otro diputado socialista, Mario Bravo, presentó un proyecto similar al de Palacios. Durante ese año la Cámara Baja le dio media sanción, pero la iniciativa no consiguió el visto bueno de un Senado plagado de conservadores.

 

En 1935 y 1938 se impulsaron nuevos proyectos que contaban con el aval de Palacios. El último fue presentado junto a una declaración de la Unión de Mujeres Argentinas que llevaba la firma de la escritora Victoria Ocampo, entre otras personalidades.

 

Finalmente, en 1947, durante el gobierno de Juan Domingo Perón, se sancionó la Ley 13.010, que estableció: “Las mujeres argentinas tendrán los mismos derechos políticos y estarán sujetas a las mismas obligaciones que les acuerdan o imponen las leyes a los varones argentinos”. Entre el primer proyecto de Palacios de 1911 y la sanción de la norma en 1947, se presentaron 22 iniciativas de ley pero ninguna fue exitosa.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter