Especiales • EL VOTO FEMENINO CUMPLE 65 AÑOS

Antes de 1951, las mujeres argentinas también eran sujetos políticos

La lucha por una ley argentina que no distinguiera géneros a la hora de sufragar. El apoyo de Eva Perón y los ideales de las feministas más importantes de la historia.

L. Villa, S. Cadiboni, F. Fernández, M. López Pereda // Sábado 05 de noviembre de 2016 | 14:11

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Manifestación por el voto femenino en 1948 frente al Congreso Nacional. (Foto: Archivo Gral. de la Nación)

En 1870, el psicólogo social Gustave Le Bon escribió en una revista francesa que “existe un gran número de mujeres cuyo cerebros son de un tamaño más próximo al de los gorilas que al de los cerebros más desarrollados de los varones”. En esa época, la mujer no votaba ni opinaba de política. La mujer que no pertenecía a la elite tampoco estudiaba, y por supuesto, no trabajaba (formalmente, claro).

 

Ese pensamiento había dominado las mentes de los hombres de la época hasta que, en 1916, la mujer comienza a ser considerada como un sujeto de derechos humanos con aporte discursivo y conceptual. Sin embargo, para llegar a esta instancia, muchas tuvieron que luchar y prepararse para imponer sus ideales.

 

Alicia Moreau de Justo, Julieta Lanteri, las hermanas Chertkoff, Elvira Rawson de Dellepiane y María Abella fueron algunas de las impulsoras de las reivindicaciones feministas a principios del 1900. La masiva llegada de inmigrantes al país favoreció también el ingreso de nuevas ideas provenientes del sur de Europa.

 

Cecilia Grierson comenzó su carrera docente en 1873, junto a su madre, en una escuela de Baradero. En 1878 recibió su título de Maestra de Grado y en 1892 fue integrante del Consejo Nacional de Educación. Además, treinta años más tarde sería vicepresidenta del Congreso Internacional de Mujeres en Londres, en el que se buscaba mejorar su situación social.

 

En 1902, las hermanas Chertkoff fundaron el Centro Socialista Femenino y, un año más tarde, una de ellas, Fenia, fue delegada en el Congreso del Partido Socialista. Allí propuso, entre otras reivindicaciones, la igualdad de género, la igualdad ante la ley para hijos legítimos e ilegítimos y la promulgación de una ley de divorcio.

 

Ese mismo año, Alicia Moreau de Justo tomó contacto con las hermanas Chertkoff, a quienes acompañó en la Asociación Pro-Educación Laica. En 1904 egresó del Colegio Nacional de Buenos Aires y, con 21 años, fundó el Movimiento Feminista. Ese mismo año conoció a Rawson Dellepiane y Julieta Lanteri, entre otras, con quienes fundó el Centro Feminista de Argentina y el Comité Pro-Sufragio Femenino.

 

La primera mujer que votó en las elecciones de legisladores municipales fue Julieta Lanteri, en el barrio porteño de La Boca, en 1911. Ocho años después se postuló a una banca en el Congreso como diputada, pero al no ser legalizada para ingresar al parlamento, organizó el primer simulacro de votación callejera. La iniciativa congregó a más de dos mil personas y llamó la atención de feministas en todo el mundo. Por esta acción, el exsenador Juan B. Justo la incluyó en su lista del Partido Socialista Argentino.

 

Por ellas fue que la mujer dejó de estar atada a la maternidad y a los trabajos domésticos. Por ellas fue que la mujer obtuvo el lugar que le correspondía como ciudadana argentina. Por ellas fue que, en 1947, Eva Perón apoyó y promovió la aprobación parlamentaria de la Ley de Voto Femenino. Por ellas fue que, en 1951, las mujeres accedieron a los derechos universales del sufragio por primera vez en nuestro país.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter