Especiales • EL VOTO FEMENINO CUMPLE 65 AÑOS

Alicia Moreau de Justo: la vanguardia

Medio siglo antes de que el voto femenino fuera una realidad, ya llevaba esta lucha como un estandarte. Fue creadora del primer proyecto de ley que trató el tema y la primera mujer en ocupar un cargo político. Durante sus 100 años de vida militó incansablemente por los derechos humanos y fue reconocida por su compromiso social en todo el mundo.

D. Caro, C. Trucco, R. Wischñevsky y N. Gestal // Miércoles 02 de noviembre de 2016 | 18:52

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Alicia Moreau de Justo dando un discurso por radio. (Foto: Partido Socialista Auténtico)

Recuerden mujeres que los verdaderos derechos se deben conquistar, que es necesario vencer a los conservadores, rutinarios retrógrados, los temerosos de lo nuevo, los amantes del pasado, que es necesario vencer el temor de los políticos que ven con recelo está incógnita que representa el voto femenino”. Alicia Moreau de Justo escribió estas palabras 30 años antes de que el voto femenino fuera una realidad en la Argentina.

 

Pionera en la lucha por los derechos de la mujer, fue la primera en ocupar un cargo político. La líder socialista, educadora, médica y fundadora del movimiento feminista en nuestro país en 1907, con 22 años, creó el Comité Pro-Sufragio Femenino y en 1929 elaboró un proyecto de ley con el mismo objetivo, que luego presentó el diputado Mario Bravo en 1932 y obtuvo media sanción en la Cámara baja pero que luego fue rechazado por el Senado, dejando trunco un sueño que recién pudo lograrse en 1951.

 

Paradójicamente, luego de tanta lucha, Moreau de Justo no pudo votar la primera vez que tuvo el derecho a hacerlo, luego de que el peronismo hizo del sufragio femenino una realidad. La persecución política que sufrieron dirigentes de la oposición durante esa época, tras el fallido golpe de Estado del general Benjamín Menéndez en 1951, hicieron que Moreau de Justo, que era candidata a diputada por el socialismo, tuviera que ocultarse luego de que varios dirigentes contrarios al gobierno de Juan Domingo Perón fueran detenidos.

 

Hija de exiliados políticos franceses, nació en Inglaterra en 1885 y desembarcó con su familia en la Argentina a los pocos años. Mientras estudiaba en el Normal Nº1, que hoy lleva su nombre, conoció a las hermanas Chertkoff, fundadoras del Centro Socialista Femenino, y se unió a ellas en su lucha por la educación laica, la fundación de bibliotecas populares y el derecho al voto femenino. Fue una de las primeras seis mujeres en estudiar Medicina y se recibió con honores en la Universidad de Buenos Aires, donde se especializó en Ginecología. Como médica, atendía gratuitamente a mujeres de bajos recursos y prostitutas, como parte de su militancia feminista.

 

Alicia Moreau de Justo marchando
contra la violencia de género en 1986.
(Foto: Archivo General de la Nación)

 

En 1920 Moreau de Justo fue una de las fundadoras de la Unión Feminista Nacional y promovió un documento en defensa del proyecto de ley sobre la emancipación civil de la mujer que logró más de 7.000 firmas. Ese mismo año se afilió al Partido Socialista y al siguiente se unió a su fundador, Juan B. Justo, con quien tuvo tres hijos.

 

En 1975, cuando tenía 90 años, fundó la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) y durante el terrorismo de Estado de la última dictadura cívico-militar se involucró en la búsqueda de las Madres de Plaza de Mayo. Falleció el 12 de mayo de 1986, a los 100 años.

 

Recuerden las mujeres que dispersas las fuerzas se debilitan y que para conseguir el bien común necesario es sacudir la apatía y elevarse por encima del bienestar del momento presente”. Sus palabras, atemporales y más vigentes que nunca, son un estandarte para miles de mujeresque aún luchan por seguir conquistando derechos.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter