Especiales • EL VOTO FEMENINO CUMPLE 65 AÑOS

La pionera

La primera mujer que pudo votar en la Argentina fue Julieta Lanteri, una inmigrante italiana que llegó a recibirse de médica. Empeñada en su lucha por los derechos femeninos, hasta intentó enrolarse en el Ejército.

L. Kaufmann, M. Russo, A. Banchero, M. González Zarnicky y L. Sofarelli // Miércoles 02 de noviembre de 2016 | 17:35

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
La noticia sobre la primera mujer que se “atrevió” a votar generó gran revuelo en la sociedad porteña de la época. (Foto: Archivo General de la Nación)

No fue el 11 de noviembre de 1951, sino un 26 de noviembre de 1911 cuando por primera vez una mujer pudo votar en la Argentina. La votante era Julieta Lanteri, una inmigrante italiana nacida en Cuneo el 22 de marzo de 1873, que había arribado al país con sus padres cuando tenía seis años.

 

En 1898 se graduó como farmacéutica en la Universidad de Buenos Aires y en 1906 se recibió de médica. Ese mismo año asistió al Congreso Internacional de Librepensamiento realizado en Buenos Aires, donde sus ideas con respecto a los derechos políticos de la mujer comenzaron a florecer. “La influencia del varón se ha dejado sentir siempre y en todas las cosas, y en su infinita pequeñez la mujer ha sido llamada a crear nada y ni siquiera a mejorar aquellas cosas más íntimas de su exclusiva incumbencia”, manifestó en una conferencia brindada en la Asociación Obstétrica Nacional en 1907, cuando logró el Doctorado en Medicina. Dos años más tarde se casó con Alberto Renshaw, un joven de origen norteamericano 14 años menor que ella.

 

En 1910, mientas se debatía en el Congreso la reforma electoral que sería aprobada bajo el nombre de Ley Sáenz Peña, Lanteri hizo una presentación judicial en la que reclamaba por sus derechos plenos como ciudadana, incluyendo los políticos. Curiosamente, el juez aprobó su petición con el argumento de que el derecho a la ciudadanía estaba consagrado por la Constitución y, en consecuencia, la mujer gozaba en principio de los mismos derechos políticos que el hombre. Fue así que en la Mesa 1 de la Segunda Sección Electoral de la Ciudad de Buenos Aires se llevó a cabo el sufragio.

 

Al no existir legalmente ninguna restricción con respecto al voto femenino, Lanteri se anotó en el padrón electoral y votó en los comicios legislativos de 1911. Luego de que la noticia fue difundida por los medios de comunicación, el Concejo Deliberante porteño sancionó una ordenanza que prohibía explícitamente el voto femenino con el argumento de que para empadronarse era necesario el registro en el Servicio Militar. Pero la mujer no se rindió, sino todo lo contrario: intentó enrolarse en el Ejército. Tuvo que recibirla el Ministro de Guerra y Marina para lograr detener su petición.

 

Para ese entonces, ya era llamada despectivamente por sus detractores “La Lanteri”. Llegó a ser la primera mujer en la Argentina que se postuló a un cargo electivo, representando al Partido Progresista. En las elecciones de diputados de 1919, en las que compitió con los candidatos de los partidos Socialista, Unión Cívica Radical y Socialista Argentino, entre otros, logró 1.730 sufragios sobre un total de 154.302 votos, todos emitidos por hombres.

 

Julieta Lanteri continuaría su lucha hasta el 23 de febrero de 1932, cuando mientras caminaba por Diagonal Norte y Suipacha fue atropellada por un automóvil que se subió a la vereda marcha atrás. El vehículo pertenecía a un miembro de la Legión Cívica Argentina, utilizada como fuerza de choque por la dictadura de José Félix Uriburu. La pionera murió dos días después en el Hospital Guillermo Rawson de Buenos Aires, a los 59 años.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter