Especiales • 10 AÑOS DE LA TRAGEDIA DE ECOS

En el nombre de ellos

El dolor más profundo los unió en lo impensado, un sendero que ninguno hubiera querido conocer jamás. Y convirtieron las lágrimas por sus hijos en acciones que salvan a los de otros, sin dejar nunca de pensarse como "un grupo de padres". Hoy la organización que armaron, Conduciendo a Conciencia, es un referente nacional.

C. Alfano, M. Alonso Brá y A. de Carli // Lunes 26 de septiembre de 2016 | 18:58

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Suelta de globos negros frente a Tribunales luego que la máxima corte provincial sellara la prescripción de la causa.

La primera reunión fue sólo tres semanas después de haber perdido a sus hijos y sin saber muy bien por qué se encontraban. Alba Saenz, una de esas madres, recuerda: “Nos convocó un padre, fuimos todos, sin saber por qué, pero algo queríamos hacer”. Hoy, aquel impulso tiene personería jurídica, actividad regular, una estructura con numerosas comisiones de trabajo, coordinaciones, 300 voluntarios y a Alba como su presidenta. Sin embargo, ellos quieren seguir considerándose “un grupo de padres” para no perder de vista su sentido original.

 

Los padres de los chicos de la tragedia de Santa Fe se constituyeron en una referencia social fuerte, no sólo de la memoria de aquel “accidente” sino de su cambio en “conciencia” y futuro. Conduciendo a conciencia es la organización que armaron hace diez años. “Lo que uno quiere al principio es revivir a la persona que falleció en algo que uno hace, sentirlo presente”, dice Sergio Levin, padre de Lucas.

 

En eso que gestaron y continúan haciendo aparece algo diferente de la tradicional actividad de educación vial. No por la intensidad del activismo (que, por cierto, es considerable) sino por las formas cómo eligieron realizarlo. La música, las artes plásticas e, incluso, la diversión están ligadas a muchos de sus emprendimientos, en general destinados a jóvenes como sus hijos. Ellos optaron, “casi sin querer pero queriendo”, alejarse del golpe bajo, del “deber ser” o del miedo, tan habituales en este tipo de campañas.

 

En los recitales de cada 8 de octubre, lo más conocidos y convocantes, es posible escuchar hablar a integrantes de las bandas sobre la importancia de no beber si se maneja, de llevar a los chicos atrás o de usar el cinturón. También, rodando por las redes, no es extraño toparse con músicos y actores reconocidos que advierten que ellos, aquel día, podrían haber estado en aquel micro, que “todos podríamos haber estado”. Eso también es un legado del accionar de ese grupo de padres.

 

 

En los últimos cinco años, a ese recital se sumaron otros en agosto, como el homenaje de Luis Alberto Spinetta. En lo que va de 2016, se dieron más de veinte recitales en diferentes centros de cultura emergente del país. Allí la seguridad vial se muestra entre nuevos artistas, muchos alternativos, donde lo recaudado son materiales para que chicos pequeños, muchos de la calle, cuenten con una oportunidad de expresión, a través de las artes plásticas.

 

Desde Conduciendo a Conciencia se plantearon volver la seguridad vial algo importante para los jóvenes, al ponerla entre las cosas valiosas para ellos. Tal vez porque esos padres descubrieron de la peor forma su valor. Tienen materiales atrayentes para estudiantes secundarios (también para pediatras y docentes) y un videojuego, el CRU: 15, que promete ser didáctico a la vez de entretenido, un poco demorado en su desarrollo pero ya casi listo, que hicieron junto con docentes del Ciclo Básico de la UBA.

 

Según anunciaron, participarán del próximo Cosquín Rock, a donde ya fueron invitados y mientras se puede escuchar el CD "Luz al instante", un emprendimiento colectivo del que participan, con música de grupos ganadores de un concurso en las redes sociales, con canciones inspiradas en la obra de Spinetta.

 

En el librito que lo acompaña, en la canción “8 de octubre”, dedicada a los chicos de la tragedia (con letra de León Gieco y música de Spinetta), aparece transcripto abajo, casi al pasar, un comentario del Flaco sobre la canción: “Explicar el sentido de las cosas que la gente no quiere entender, que la vida pasa por esas cosas, por esas decisiones tomadas a tiempo. Como siempre decimos: accidentes evitables, son actos más de estupidez que de criminalidad”.

 

 

 

 

Enseñando con acciones

Entre las actividades que lleva adelante Conduciendo a Conciencia, se destacan:

 

-Asistencia a escuelas rurales: En las provincias de Jujuy, Catamarca, Salta, Chaco y Corrientes, lugares a los que llevan alimentos, materiales didácticos, ropa, herramientas, medicamentos.

 

-Revista virtual “Todos somos un mañana”: Lleva cuatro números publicados.

 

-Asistencia a proyectos de desarrollo local: “Atrapasueños”, por ejemplo, es un proyecto autogestivo de taller textil de un grupo de mujeres de Palma Sola- Jujuy.

 

-Asistencia a equipos docentes y médicos para la educación vial: Con materiales didácticos generados para las áreas de Educación y Salud.

 

-Participación en ámbitos públicos de consulta: El grupo es integrante del Comité Consultivo de la Agencia de Seguridad Vial y atención de consultas de funcionarios públicos.

 

-Co-producción de orientaciones para asistencia a las víctimas de violencia vial: Material de consulta escrito y editado por organizaciones de víctimas de Iberoamérica.

 

-Participación regular en encuentros internacionales: A través de la Alianza global de ONGs para la seguridad Vial. El grupo es co-fundador de la "Federación Iberoamericana de Víctimas de la Violencia Vial".

 

 

 

 

 

La política en el banquillo

La Justicia investiga importantes casos de corrupción que salpican a gobernantes y dirigentes de la actual gestión macrista y de los años del kirchnerismo.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter