Especiales • MALDITO AMANECER DE UN MARTES 13

Soterramiento: un cuarto de siglo de promesas sin cumplir

Las tragedias se suceden y el deseo de quitar el tren de la línea Sarmiento de la superficie se mantuvo en un proyecto nunca concretado. Ahora se anuncia que en octubre se iniciarán las obras de una vez por todas.

E. Borzani, S. Ezcurra, V. Fernández Michelini, A. García y C. Serrano Cruz // Viernes 02 de septiembre de 2016 | 20:43

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
La tunelera. Puede construir túneles de hasta 12 metros de diámetro.

En el año 1991, el Gobierno Nacional y los concesionarios que administraban los ferrocarriles firmaron un acuerdo mediante el cual prometían que las barreras de la Capital iban a ser reemplazadas por puentes, túneles o trincheras. El 14 de septiembre de 2011, un día después del accidente de Flores, el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, anunció el soterramiento del tendido de la línea Sarmiento, obra a realizarse, dijo, en 44 meses. Sin embargo, el proyecto más ambicioso de la historia ferroviaria argentina tuvo luz verde recién el 16 de agosto de este año, cuando en Haedo se fabricaron las dovelas (piezas de acero y cemento que formarán las paredes) y se empezó a reacondicionar la tunelera. El arranque de la obra está previsto para octubre.

 

El soterramiento, que se anunció seis veces en los últimos 15 años, se puso en marcha con el aporte de los materiales aptos para la construcción, a mediados de agosto de este año. 

 

La información oficial detalla que el túnel tendrá un diámetro de 11,26 metros y se avanzarán 20 metros al día, trabajando a una profundidad de 25 metros. Se eliminarán 52 pasos a nivel y se construirán 15 estaciones subterráneas.

 

Las obras –prosigue el detalle- generarán 10 mil puestos de trabajo: 2 mil relacionados directamente a la construcción y 8 mil asociados de manera indirecta a la provisión de los diversos materiales, servicios y equipos que componen el proyecto, el cual cuesta unos 3 mil millones de dólares. El dinero será financiado en un 50 por ciento por el Banco de Desarrollo de Brasil. El Ejecutivo Nacional, por su parte, incluyó por decreto en el presupuesto anual una suma de 45 mil millones de pesos para ser ejecutados hasta 2018.

 

Según informó el diario La Razón, el plazo de la obra será de 48 meses y durante los trabajos no se verá afectado el servicio del tren. De acuerdo con el plan, habrá dos etapas: la primera, desde Castelar hasta Caballito y la segunda, hasta Moreno. Entre Caballito y Morón el tren correrá bajo tierra, mientras que de allí a Castelar irá en trinchera, y hasta Moreno a nivel de la superficie.

 

Para el Ministerio de Transporte, el proyecto tiene diversos beneficios: se evitarán accidentes con formaciones ferroviarias y demoras en la circulación vehicular por la eliminación de las barreras y pasos peatonales; se recuperarán terrenos ferroviarios; se logrará bajar la frecuencia de las formaciones de 10 a 3 minutos y se renovará y modernizará la infraestructura total de electrificación, señalización y control de trenes, así como también la instalación de sistemas antiincendios y de evacuación.

 

El proyecto está a cargo de las empresas Oderbrecht (brasileña), Ghella (italiana), Iecsa y Comsa (locales) y consiste en una tunelera que será ensamblada con mano de obra nacional, al igual que algunos componentes y accesorios necesarios para su funcionamiento. La tecnología de excavación es de última generación a nivel mundial y es la más utilizada globalmente para la realización de diferentes obras en condiciones de perforación bajo presión.

 

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter