Especiales • MALDITO AMANECER DE UN MARTES 13

Ocho décadas de accidentes, una historia de nunca acabar

Un recorrido por las tragedias ferroviarias que enlutaron al país en los últimos 80 años.

T. Aronna San Martín, G. Chaet, S. Cóceres, F. Medina y T. Onorato // Viernes 02 de septiembre de 2016 | 20:39

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
La repercusión en los medios gráficos de los accidentes de Benavídez y La Luciérnaga.

La Argentina tiene un amplio y triste recuerdo de tragedias ferroviarias. Muchas de ellas fueron consecuencias de fallas mecánicas, por errores humanos, por el mal estado de las vías, o por efectos propios de hechos de corrupción, entre otras razones.

 

El primer siniestro de gran magnitud ocurrió el 16 de enero de 1935. En esa ocasión murieron 18 obreros cuando un tren de la línea General Belgrano, que iba de Buenos Aires a Jujuy, cayó a un río en Frías, provincia de Santiago del Estero.

 

El 15 de junio de 1947, una formación de la línea Nordeste Argentino, que salió de la estación porteña Federico Lacroze y tenía como destino la ciudad de Posadas, atropelló a una vaca que se encontraba en las vías, a escasa distancia de la estación La Cruz, en Corrientes, y tras el impacto descarriló, lo que dejó 18 muertos y 48 heridos.

 

El 15 de febrero de 1953, un tren que atravesaba Chubut en dirección a Comodoro Rivadavia, después de haber salido de la estación Rada Tilly, descarriló a pocos metros de la ciudad de destino. Murieron 36 personas y otras 65 resultaron heridas.

 

El 1 de febrero de 1970 ocurrió la tragedia ferroviaria más grande de la historia del país. El accidente causó 236 muertes luego de que un tren de la línea Mitre que viajaba de Tucumán hacia Retiro, a la altura de la localidad de Benavídez, chocó con otra formación que estaba detenida. El accidente sucedió debido a que la locomotora del tren parado tenía fallas y sus conductores procuraban repararla.

 

El 25 de febrero de 1978, un tren del servicio Estrella del Norte de la línea Mitre, que se dirigía de Tucumán a Retiro, impactó contra un camión en el paso a nivel entre la Ruta Nacional 9 y el ramal Rosario-Tucumán, en inmediaciones de la localidad de Sa Pereira, provincia de Santa Fe. Hubo 55 fallecidos.

 

El 3 de marzo de 1981, a ocho kilómetros de la estación Coronel Brandsen, una formación de pasajeros llamada La Luciérnaga de la línea Roca, que hacía el recorrido Constitución-Mar del Plata, chocó contra otra de carga. El resultado fue de 40 muertos y 115 heridos.

 

El 17 de octubre de 1982, 30 personas murieron y 70 fueron heridas luego de que dos formaciones se estrellaran a un kilómetro de la estación Quilmes de la línea Roca.

 

El 1 de febrero de 1964, una vez más, 60 pasajeros de la formación La Luciérnaga fallecieron en un choque contra un tren de carga, a pocos metros de la estación Altamirano, cerca de Brandsen, provincia de Buenos Aires. Además, otras 70 personas sufrieron distintas heridas.

 

Finalmente, el 22 de febrero de 2012, ocurrió uno de los accidentes que mayor conmoción produjo en el país en los últimos tiempos y que todavía es una herida que no cierra. Ese día, a las 8:33, en pleno horario pico, los frenos de una formación dejaron de accionar a 40 metros de la estación Once de la línea Sarmiento. Hubo 52 muertos y 700 heridos. Todavía sigue el juicio a los distintos funcionarios de ese entonces. Como consecuencia de este accidente, sumado a la mala gestión, fueron enjuiciados funcionarios y concesionarios de servicios, como Julio De Vido, ex ministro de Planificación Federal; Ricardo Jaime, ex secretario de Transporte de la Nación, y Roque Cirigliano, ex director de material rodante de Trenes de Buenos Aires (TBA).

 

 

 

 

 

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter