Especiales • MALDITO AMANECER DE UN MARTES 13

Las once víctimas fatales

Algunos de los pasajeros que viajaban en el ferrocarril Sarmiento y en el colectivo de la línea 92 tenían la intención de seguir cumpliendo con sus obligaciones hasta que la tragedia, abruptamente, les marcó el punto final.

E. Borzani, S. Ezcurra, V. Fernández Michelini, A. García, C. Serrano Cruz // Viernes 02 de septiembre de 2016 | 20:36

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Filiberto Gallardo y Víctor Selaya, dos de las once víctimas fatales de la tragedia de Flores.

Filiberto Gallardo:

El conductor del colectivo tenía 34 años; era chofer desde los 18 y había comenzado a trabajar en la línea 92 en 2005. Tenía cinco hermanos, estaba casado con Soledad, vivían en González Catán y juntos tuvieron a Priscila y Nahuel. Durante los seis años que manejó el colectivo de ese ramal, le labraron siete infracciones de tránsito.

 

Luz Linda Sánchez y Luzgardo Sánchez Gonzales:

Luzgardo (73) vino desde Perú a visitar a su hija Luz (26) y a su nieto, Adrián (1) que desde 2007 vivían en el barrio del Abasto. Además, debía realizarse una consulta médica y fue acompañado por su familia. Murieron en el acto.

 

Víctor Selaya Vergara:

Su ciudad natal era Oruro, Bolivia, pero desde hacía bastante tiempo vivía en Buenos Aires junto a una de sus hijas, Claudia, y su esposa Katy. Víctor solía elegir la línea 92 para viajar a realizarse diálisis en el Hospital Fernández y ese martes 13 lo había tomado. Tenía 73 años, tres hijos más y varios nietos que en ese momento vivían en Oruro.

 

Alejandro Congett:

Tomaba el colectivo todos los días hasta Coronel Díaz y Libertador, donde trabajaba como vendedor de las tarjetas azules de estacionamiento. Fue uno de los primeros en ser rescatado pero murió horas más tarde en el Hospital Durand. Su cuerpo fue identificado rápidamente. Tenía 44 años y dos hijos, de 13 y 11 años.

 

Pablo Daniel Pola:

Como todas las mañanas desde 1998, Pablo (38) se dirigía a su trabajo en la empresa QB Andina S.A en el colectivo 92 sin imaginar que no se sabría nada más de él hasta las 13 cuando su jefe se comunicó con su madre, Marta, para avisarle de la tragedia que había sucedido y que su cuerpo estaba en la morgue. Hacía siete años que estaba en pareja con Cecilia y en el momento del accidente soñaban con la idea de formar una familia; ya tenían fecha para comenzar un tratamiento de fertilización. A pesar de la tragedia, Cecilia sigue luchando para que le permitan utilizar el semen que especialistas pudieron congelar de su esposo y de esa forma, por fin cumplir con el sueño de ambos.

 

Edwin Huanca, Yamela Machaca y Kelvin Huanca:

Edwin (22) y Yamela (19) era una pareja proveniente de Bolivia que había llegado al país junto a su hijo de un año en busca de trabajo. La mañana del martes 13 iban a tramitar la ciudadanía a la Oficina de Migraciones en Retiro y para llegar allí tomaron el colectivo 92 en Lomas de Zamora, donde vivían. Los tres murieron en el choque, sus cuerpos fueron repatriados a Bolivia.

 

Adriana Arias:

Tenía 37 años y una hermana que tomó junto a ella el colectivo 92, pero se bajó en Flores. Adriana, en cambio, continuó rumbo al supermercado Disco donde trabajaba. Su cuerpo fue uno de los últimos en aparecer, su hermana la buscó desesperadamente. La noche del 13 confirmó la peor noticia.

 

Nahuel Blanco:

Jugador de básquet de la Primera División y oficial de mesa del club del que formó parte desde los 8 años, Villa Reconquista, de Ciudadela. Tenía 27 años, vivía en Parque Avellaneda junto a su novia Verónica con quien soñaba con formar una familia. Como cada mañana, se dirigía en el colectivo hacia su trabajo en Palermo.

 

 

 

 

 

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter