Especiales • MALDITO AMANECER DE UN MARTES 13

Crónica del horror

Once personas murieron y 212 resultaron heridas cuando, pasadas las 6 de la mañana, un tren del Ferrocarril Sarmiento arrolló a un colectivo de la línea 92 que cruzaba el paso a nivel de la estación Flores, en la esquina de Artigas y Yerbal, en septiembre de 2011.

J. Pazo Rejala, M.Raschinsky y G.Reyes // Viernes 02 de septiembre de 2016 | 20:23

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Imagen de las cámaras del Gobierno de la Ciudad: los dos trenes impactan entre sí.

Fue un frío martes 13 del noveno mes del año. Las elecciones presidenciales, junto con la inminente llegada de la primavera, asomaban en el calendario del 2011. A las 6.23, el interno 52 de la línea  92 impactó con la formación 3737 del Ferrocarril Sarmiento. El destino a Retiro del primero, y a Moreno del segundo, los cruzó desafortunadamente para causar el siniestro que, acorde al video captado por las cámaras del Gobierno de la Ciudad, fue precedido por dos bocinazos del tren, alerta inútil para tratar de impedir un choque ya inevitable. La barrera se encontraba rota debido a un incidente previo con un camión, a las 2 de esa misma mañana, episodio que la dejó más corta que lo necesario. A modo de solución provisoria, le habían puesto un palo para que no cayera, según contó el diario Página/12 en su seguimiento cuadro a cuadro.

 

El tren arrolló la parte frontal del colectivo, llevándoselo consigo y dejándolo aplastado contra un andén. Por el impacto, la formación descarriló, moviéndose en diagonal a las vías y colisionando contra otra que marchaba en sentido contrario, hacia Once. Empezó la desesperación. Gracias al video tomado por las cámaras instaladas en este último tren, se logró ver que las puertas no se abrieron en primera instancia, y allí la gente de los primeros dos vagones, entre gritos que decoraban la tragedia, rompió los vidrios e intentó escapar.

 

Los diarios Página/12 y La Nación contaron que debido al accionar rápido de la policía, los bomberos y el SAME llegaron a la escena en pocos minutos. Los rescatistas trabajaron para sacar a las víctimas: once eran fatales, entre los cuales había un menor, tres mujeres y siete hombres, incluyendo al chofer del colectivo. El accidente se mediatizó enseguida. Esa misma tarde, el Gobierno de la Ciudad difundió las imágenes captadas por las cámaras de la Policía Metropolitana que mostraban de manera clara lo acontecido.

 

 

La gente levanta la barrera y pone un palo. Pueden pasar horas con la barrera levantada hasta que alguien lo saca. Estaba cantado que un día iba a pasar esto, la gente no le daba bolilla a la barrera”, dijo a La Nación el vecino Carlos Rodríguez. Desde Trenes de Buenos Aires (TBA) aseguraron a Clarín que aquella mañana “el sistema de barreras y alarmas del paso a nivel de la calle Artigas funcionaba bien”. Mientras, los compañeros de la línea 92 del chofer muerto, Filiberto Gallardo, desmentían que el colectivo fuera a mucha velocidad.

 

Clarín responsabilizó al gobierno y a las altas autoridades ferroviarias y tituló de esta manera: “Errores y negligencia provocaron la tragedia”, Tiempo Argentino expresó: “Polémica por el trágico choque de un colectivo y dos trenes en Flores”. Por su lado, Página/12, con su típico juego de palabras, sintetizó así la situación: “Dolor sin barreras”. La Nación fue contundente: “El horror de la imprudencia: 11 muertos y 212 heridos”.

 

La noticia se mantuvo en los medios durante no más de unas semanas. Reaparecía esporádicamente con una que otra novedad judicial. Esa vía también acabó frenándose con el andar del tiempo.

 

 

 

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter