Especiales • A 15 AÑOS DEL 11-S

Dudas sobre la versión oficial

Las más diversas teorías conspirativas surgieron no mucho después de ocurridos los atentados. Las principales quedaron reducidas a dos: el ataque fue organizado por oscuros intereses estadounidenses, o bien, fue previsto y no se hizo nada por evitarlo.  

J. Paredes, C. Boyatjián // Jueves 01 de septiembre de 2016 | 16:11

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
En estos 15 años abundaron las teorías que buscan explicaciones alternativas al atentado del 11 de septiembre de 2001. 

Casi inmediatamente después de que los aviones se estrellaran contra las Torres Gemelas y el Pentágono, desde el gobierno de Estados Unidos aseguraban que los responsables de los terribles hechos eran miembros del grupo terrorista Al Qaeda, una organización fundamentalista islámica liderada por el saudí Osama Bin Laden.

 

Pero muchas personas dudaron de las versiones oficiales. Las teorías que aseguraban que la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA) y el Pentágono estaban enterados de los planes terroristas o incluso aquellas que indican que el 11 de septiembre fue un autoatentado comenzaron a proliferar.

 

Quienes suscriben a estas teorías, brindan razones de todo tipo que ponen en cuestionamiento la investigación oficial realizada por el Gobierno de los Estados Unidos.

 

En primer lugar, se dice que la CIA tuvo en los meses previos a la jornada del 11 de septiembre de 2001 numerosas alertas y sobrada información sobre actividades sospechosas de parte de quienes finalmente abordaron los aviones implicados en los ataques, sin tomar ninguna carta en el asunto.

 

Pero hay quienes van más allá y aseguran que el espectacular derrumbe de las Torres Gemelas que se vio cientos de veces por televisión fue en realidad una demolición controlada. La investigación oficial de los atentados indica que los emblemáticos edificios colapsaron por el fuego y las altas temperaturas a las que la estructura de acero de las torres estuvo expuesta.

 

 

Pero la realidad indica que ningún otro edificio colapsó por estas causas antes o después del 11 de septiembre de 2001, y mucho menos a velocidad de caída libre, como ocurrió con las Torres Gemelas. Aquellos que suscriben a las teorías conspirativas aluden que en realidad en los edificios había explosivos que, una vez detonados, provocaron su colapso.

 

Sobrevivientes del atentado aseguran que ese día escucharon fuertes explosiones provenientes del sótano de los edificios que jamás fueron explicadas fehacientemente. Además de esto, las teorías conspirativas del 11 de septiembre cuestionan en numerosos aspectos a las versiones oficiales, con hipótesis tales como que el Pentágono fue en realidad impactado por un misil, entre otras.

 

La imagen que pone en duda la versión oficial del ataque al Pentágono.

 

Aquellos que abonan estas teorías paralelas a la oficial, coinciden en decir que los atentados del 11 de septiembre fueron la justificación perfecta para proceder con la invasión a Irak de 2003, en la que el objetivo era hacerse con los suculentos recursos petroleros del país que en ese momento gobernaba Saddam Hussein. La realidad indica que reales o no estas teorías, los beneficios de las multinacionales petroleras como consecuencia de la invasión al país árabe fueron amplios e indiscutidos. 

 

Probablemente nunca se sepa si la versión del gobierno estadounidense sobre los atentados del 11 de septiembre de 2001 es verídica, por lo que seguramente las teorías conspirativas seguirán merodeando en el imaginario colectivo sin ser comprobadas. 

 

Lo único que sí se sabe es que una mañana de septiembre de hace 15 años, el mundo cambió para siempre.

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter