Especiales • A 15 AÑOS DEL 11-S

Una verdad esquiva

En noviembre de 2002, fue creada una comisión investigadora que integraron cinco demócratas y cinco republicanos. Sus conclusiones también fueron puestas en duda.  

A. Ingegnieri, J. Carrizo, R. Costa García // Jueves 18 de agosto de 2016 | 16:43

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
La Comisión consideró que la falta de imaginación por parte de los líderes para prever un ataque así fue un factor clave para el éxito de los atentados. (Foto: Departamento de Policía de Nueva York)

La Comisión Nacional sobre los ataques terroristas en los Estados Unidos, conocida también como Comisión 11-S, fue formada el 27 de noviembre del 2002 con el objetivo de generar un recuento completo de las circunstancias que rodearon a los atentados.

 

La intención de crear la comisión nació en el Congreso como proyecto de ley, que luego se hizo realidad gracias a la aprobación del presidente de los Estados Unidos de aquel momento, George W. Bush. La comisión 11-S fue presidida por Thomas Kean, exgobernador de la ciudad de Nueva Jersey, y conformada por cinco demócratas y cinco republicanos.

 

La Comisión nació para investigar hechos y circunstancias relativas al ataque terrorista, incluyendo los relacionados con las agencias de información, la diplomacia, la inmigración, la aplicación de la ley, los controles de frontera y la aviación comercial. No se trataba de la búsqueda de culpables mediante una investigación judicial, sino de una investigación de los fallos cometidos en la seguridad que facilitaron la acción terrorista. Entre los objetivos también se incluía la provisión de recomendaciones dirigidas a prevenir futuros ataques.

 

Los miembros de la comisión realizaron extensos informes basados en amplias entrevistas y testimonios (más de 1200 testigos, 2,5 millones de documentos). A lo largo de trece capítulos detallaron todo lo ocurrido aquel 11 de septiembre, así como también la respuesta que se dio por parte de la administración y organismos responsables de la seguridad, como la Administración Federal de Aviación (FAA) y el Mando Norteamericano de Defensa Aeroespacial (NORAD). El informe también repasó la historia previa a los atentados, como el surgimiento de Bin Laden y Al Qaeda y los atentados en Kenia y Tanzania en agosto de 1998.

 

El informe final de la Comisión concluyó en que los atentados ocurrieron por las fallas de la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA), y de la Oficina Federal de Investigación (FBI). Consideró que el error más importante fue la falta de imaginación por parte de los líderes para prever un ataque semejante. Sostuvo que el Estado podría haber desarticulado la trama que los terroristas prepararon durante años si hubiera habido un mayor nivel de vigilancia y organización.

 

La perseverancia y firmeza por parte de los mentores del plan es reconocida y, en cierto aspecto, ponderada por el informe. Explica que Al Qaeda buscó beneficiarse de las flaquezas del sistema de seguridad estadounidense, aprovechándose de cada error en las fronteras, aeropuertos, aduanas y administración y que allí fue donde encontró un puntapié para la planificación y desarrollo del ataque.

 

Si bien el informe apunta específicamente a que los servicios de espionaje fueron los culpables de los errores, Kean afirmó que “todos aquellos que han ocupado una posición de mando en el Gobierno tienen una porción de responsabilidad por las acciones de ese Gobierno”. Bush aceptó las faltas, reconoció el trabajo de la Comisión en cuanto a las sólidas recomendaciones acerca de cómo debería avanzar el Gobierno, y prometió que durante su mandato haría todo lo posible por cumplirlo.

 

Una vez publicado el informe, la Comisión dejó de funcionar, el 21 de agosto de 2004. Lee Hamilton, co-director, sostuvo públicamente que “había sido montada para fracasar”. Este comentario llevó a que los activistas que buscaban la verdad acerca del 11-S la criticasen como un encubrimiento y ahora se movilizan por la necesidad de una nueva investigación.

 

 

 

 

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter