Especiales • A 15 AÑOS DEL 11-S

Bin Laden y los Bush: negocios son negocios

Investigadores de aquellos episodios de septiembre de 2001 encontraron, más allá de la conocida alianza entre Estados Unidos y Arabia Saudita, un entramado al menos sospechoso de intereses políticos, comerciales y militares entre la familia presidencial y el líder de Al Qaeda.

M. Fridman, G. Oviedo, T. Pasini // Jueves 18 de agosto de 2016 | 15:23

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Los negociados de los Bush con el líder yihadista estuvieron en la mira desde el día que cayeron las torres.

Ambos expresidentes de Estados Unidos, George Herbert Walker Bush y su hijo, George Walker Bush, mantuvieron relaciones comerciales con el fundador de Al Qaeda a través de sus compañías entre los años 1980 y 2001, relaciones y compañías que a la vuelta de los años y los acontecimientos terminaron derrumbándose como las Torres Gemelas.

 

El documental “Fahrenheit 11/9”, de Michael Moore, explica las diferencias comerciales entre Bush hijo y Bin Laden y propone la hipótesis de que fueron al menos una de las causas de los atentados del 11 de septiembre. En las Torres Gemelas estaban las principales oficinas de los grandes centros financieros de EEUU y el mundo, así como en el Pentágono están los mandos militares del mayor ejército de la tierra.

 

Lo que llamó la atención en el pueblo estadounidense fue que George W. Bush mostró en 2004 un expediente militar distinto al que había presentado en el 2000. El cambio consistió en la eliminación del nombre de James Reynolds Bath, que era el único representante comercial de Salem Bin Laden, hermano de Osama, que dirigía la empresa Bin Laden Group. Bath administraba el dinero de los Bin Laden desde Texas.

 

En 1977, Bush hijo fundó la empresa de petróleo Arbusto Energy. Su padre no invirtió plata en la compañía debido a los fracasos de su hijo en sus empresas anteriores. El que sí puso plata fue Bath, quien hizo un aporte de 50 mil dólares y agregó como socios a los Bin Laden.

 

Arbusto Energy quebró, pero eso no detuvo a Bush hijo, que en 1984 compró la empresa Spectrum 7 y en 1986 formó la petrolera Harken Energy, de la que fue presidente. Bin Laden Group volvió a invertir dinero en la nueva empresa, pero esta vez lo hizo para acercarse a Bush padre, que en ese momento era presidente.

 

En 1990 Bush hijo dejó la empresa. Ese mismo año se unió a la empresa Carlyle, de armamento. La compañía saudí de la familia Bin Laden hace una nueva inversión en la nueva industria. En 1992 dejó la empresa para convertirse en gobernador de Texas, el estado donde vivía Bath. Pero entonces Bush padre se unió a Carlyle en 1998, y permaneció hasta el 2003.

 

Bush hijo asumió la presidencia tras ganar las elecciones en el año 2000. Tras el cuestionado escrutinio, hubo serias acusaciones de que el ganador debió haber sido el contrincante demócrata, Al Gore, y de que había habido fraude electoral. Una vez en el poder, Bush hijo tomó algunas decisiones muy cuestionadas entonces y sobre todo después y en vista de los graves acontecimientos. Por ejemplo, cortó los fondos para la lucha antiterrorista del FBI un día antes del atentado, nunca se reunió con el que se encargaba del antiterrorismo en EEUU y no leyó un informe de seguridad del 6 de agosto de 2001, que decía que Bin Laden estaba planeando atacar el país secuestrando aviones.

 

Otro dato llamativo es que en el momento del ataque, dirigentes de la empresa Carlyle estaban reunidos en el hotel Ritz Carlton. Entre ellos, estaban Bush padre y el hermanastro de Bin Laden, Shafiq, quien representaba los intereses conjuntos de los grupos Carlyle y Bin Laden Group.

 

Dos días después del atentado, Bush hijo se reunió con el multimillonario príncipe Bandar Bin Sultan, que en el 2001 era el embajador de Arabia Saudita en Washington, en una cena privada. Ese mismo día, el 13 de septiembre de 2001, Estados Unidos canceló todos sus vuelos, pero algunos aviones recogieron gente de Arabia Saudita que se hospedaba en el país. Viajaron en total 142 saudíes; 24 de ellos eran familiares de Bin Laden. Tiempo después, la esposa del príncipe Bandar Bin Sultan, Haifa, fue sospechada de haber financiado a algunos de los que cometieron los atentados. 

 

 

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter