Especiales • A 15 AÑOS DEL 11-S

El día que comenzó y no ha terminado

Lo que en el primer momento de aquella mañana parecía el desgraciado accidente de una avioneta se transformó al fin del día en una ola de sangre y terror, que anunciaba las horas más difíciles del mundo, que parecen renovarse en los actuales atentados y en el miedo global.

J. Carrizo, A. Ingegnieri, R. Costa Garcia // Jueves 11 de agosto de 2016 | 19:50

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
La foto de los edificios humeantes sigue conmoviendo como el primer día. 

El 11 de septiembre de 2001 ocurrió el atentado terrorista más impresionante de la historia: las torres gemelas de la ciudad de Nueva York fueron destruidas por dos aviones civiles. Hasta hoy el Gobierno de EE.UU. es puesto en duda por su propia sociedad.

 

Esa mañana el mundo entero contempló con asombro el atentado terrorista más grande y reconocido de la historia: dos aviones Boeing impactaron a los dos rascacielos del World Trade Center de Nueva York. En el impacto y el derrumbe murieron 2759 personas. Otras 24 quedaron desaparecidas.

 

Eran las 8:46 cuando un Boeing 767 con 92 personas a bordo, perteneciente al vuelo 11 de American Airlines, impactó de lleno en la Torre Norte del WTC. Exactamente 16 minutos después del primer impacto, a las 9:02, un segundo Boeing, perteneciente al vuelo 175 de United Airlines, embistió la Torre Sur. Este segundo impacto fue transmitido en vivo y en directo en las cadenas de televisión más importantes del mundo, que se encontraban cubriendo la confusa, en principio, explosión en la Torre Norte. Luego de este segundo impacto, el mensaje fue claro: “América is under attack” (América es atacada).

 

A las 9.39, es decir, casi media hora después del segundo ataque, un tercer avión correspondiente al vuelo 77 de American Airlines se estrelló contra el edificio del Pentágono, sede del Departamento de Defensa de los Estados Unidos. Luego, un cuarto avión (vuelo 93 de United Airlines), fue derribado en campo abierto en Shanksville, Pensilvania, a las 10.03, 22 minutos después. Al parecer, la caída de avión habría sido provocada por los mismos pasajeros que lograron reducir a los secuestradores del vuelo. Ese día, el total de víctimas fue de 3016 muertos (incluyendo los 19 terroristas que secuestraron los aviones y los 24 desaparecidos) y más de 6000 heridos, según datos de la Comisión del 11-S.

 

A 15 años del atentado, todavía quedan dudas sobre quién fue el verdadero autor intelectual. La versión oficial del gobierno de Estados Unidos apunta a la red terrorista mundial Al Qaeda, liderada en ese entonces por Osama Bin Laden. Sin embargo, existen algunas otras teorías que ubican nada más ni nada menos que al mismo Gobierno de Estados Unidos como responsable de los atentados. Tal es el caso del Movimiento por la Verdad del 11-S (9/11 Truth Movement). Este colectivo de organizaciones y personas cuestionó duramente la versión oficial de los hechos de la Comisión del 11-S y sostiene que el Gobierno de Estados Unidos fue responsable de los atentados. Las teorías más extremistas de este movimiento creen que el Gobierno no solo los permitió, sino que los planificó y los llevo a cabo mediante una demolición controlada de las torres del WTC con el único fin de justificar ante el mundo las posteriores guerras llevadas a cabo en Afganistán e Irak.

 

Ambas versiones sobre el origen de los atentados tienen hasta el día de hoy la misma fuerza. La única realidad es que a 15 años del atentado terrorista más grande de la historia, el mundo jamás ha vuelto a ser el mismo.

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter