Especiales • La Noche de los Lápices

La comunicación alternativa

Además de los medios gráficos masivos, entre 1973 y los primeros meses de 1976 circularon periódicos de menor tirada, pensados como herramienta de comunicación partidaria. Dos de ellos eran Evita Montonera e Izquierda Popular. Lejos de reflejar a los estudiantes como apolíticos, mostraban las luchas que se llevaban a cabo desde los centros. 

M. Rodriguez Cabanelas, J. I. Blando, J.C.Isetta y N. González // Jueves 23 de junio de 2016 | 21:57

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto

 

Resulta muy difícil reconstruir desde el presente cuál era el pensamiento que movilizaba a los jóvenes estudiantes que participaron en las distintas marchas de reclamos de 1974 y 1975, previas a La Noche de los Lápices porque muy pocos eran los medios que brindaban algún tipo de cobertura

 

Sin embargo, hubo algunas publicaciones que desde sus páginas movilizaron y reflejaron las convicciones de aquellos militantes. Desde lo que se conocía como el movimiento peronista de izquierda, la revista Evita Montonera se convirtió en la voz de Montoneros, ya desde la clandestinidad.

 

En sus páginas se leían los comunicados oficiales de la agrupación, partes de combate y numerosas editoriales ante cada conflicto político. Enrique Walker era uno de los principales responsables de la edición. La tirada era muy irregular, pero generalmente variaba entre 10 mil y 20 mil ejemplares y se publicó entre 1975 y 1979. El periódico contó con la participación de Héctor Germán Oesterheld, quien antes de su desaparición en 1977 ilustró las páginas con una tira llamada “Camote”, historieta donde el protagonista era un joven de una villa que se sumaba a Montoneros y dejaba todo al pasar a la clandestinidad.

 

Desde las agrupaciones de izquierda, otra de las publicaciones que ilustraron la lucha estudiantil fue Izquierda Popular, el órgano oficial del FIP, que estaba conducido por el historiador Jorge Abelardo Ramos. Se creó en septiembre de 1972 y estuvo dirigido inicialmente por Martín Rodríguez Echenique y luego por Jorge Enea Spilimbergo.

 

Fue un periódico quincenal que tuvo una tirada de entre 10 mil y 30 mil ejemplares y se imprimió hasta marzo de 1976. Además de sus directores también contó con la participación de Jorge Raventos, Julio Fernández Baraibar y Oscar Tarragó.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter