Especiales • A 50 años de la fuga de cerebros

Los bastones que quebrantaron las universidades

Se terminó con la autonomía de las instituciones académicas, que fueron intervenidas. Además, se prohibió la militancia política. Estas medidas despertaron la ira de los estudiantes. 

J. Agrest, I. Borro, L. Calvo, G. Díaz, A. Sosa y R. Speranza // Jueves 23 de junio de 2016 | 17:16

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Las medidas tomadas por Onganía terminaron con la Época Dorada de la UBA.

Se cumplen 50 años del golpe militar de 1966, encabezado por el general Juan Carlos Onganía, quien decretó la intervención de las universidades nacionales e introdujo a las fuerzas de seguridad para que reprimieran a estudiantes y profesores de cinco facultades de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

 

El antecedente de este hecho se remite al período anterior, cuando durante el gobierno de Arturo Illia, en las universidades se vivía un clima de creciente participación política por parte de los estudiantes. Los dictadores de la llamada Revolución Argentina no iban a tolerar la situación y el 29 de julio de 1966 intervinieron las universidades por la fuerza. La jornada pasó a la historia como "la Noche de los Bastones Largos". Ocurrió en las facultades de Arquitectura, Ciencias Exactas, Filosofía y Letras, Ingeniería y Medicina como respuesta a la toma de edificios llevada a cabo por alumnos y profesores. 

 

Las medidas tomadas por Onganía terminarían con la Época Dorada de la UBA, nivel que la universidad nunca recuperó. Con el ejercicio de la represión, la dictadura se aseguró que nadie se rebelara, por lo menos en los primeros años, y creyó que al despojar a la universidad de su rol preponderante en la sociedad, el gobierno se ahorraría críticas.

 

Aca, un informe multimedia sobre las políticas universitarias de la época:  

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter