Especiales • A 50 años de la fuga de cerebros

"Fue una ilusión que nos sacaron"

La doctora en física Alicia Sarce cursaba en la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA en la sede de Ciudad Universitaria cuando tuvo lugar La Noche de los Bastones Largos. Ahora es parte del Consejo Académico del Instituto Sábato de la Universidad de San Martín.

L. CARACCIOLO, C. IGLESIAS @CHAROIGLE, S. NUSSIS CANAY @SABCANAY, T. PÉNDOLA @TAISPENDOLA y L. SALINAS // Martes 07 de junio de 2016 | 18:04

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
La doctora en Física Alicia Sarce, en su oficina del Instituto Sábato.

Entre adornos de madera y libros tanto de física y matemática como de literatura, la física Alicia Sarce recordó su paso por la Universidad de Buenos Aires durante la dictadura de Onganía y cómo vivió La Noche de los Bastones Largos aunque ella cursara en otra sede de la Facultad de Ciencias Exactas.

 

-¿Cuál es la primera imagen que se le viene a la cabeza si escucha “Noche de los Bastones Largos”?

-La huida de los docentes que tuvieron que irse y cómo se desmantelaron los grupos de investigación. Me generó mucha tristeza que se hayan tenido que ir profesores de matemática y de física que eran excelentes profesionales. Fue una ilusión que nos sacaron.

 

-¿Qué recuerda de los días anteriores? ¿Había personal policial? ¿Hubo amenazas?

-No recuerdo. Estaba en el comienzo de la carrera, cursaba en la recién inaugurada facultad de Ciencias Exactas de Núñez, y allí no se veía. El problema era fundamentalmente en la sede de Perú.

 

 -¿Cuándo se enteró lo que había ocurrido dentro de la facultad?

-Al día siguiente fuimos a Nuñez con un grupo de compañeros, porque teníamos que firmar los prácticos, y ahí nos enteramos de todo lo que había pasado en el centro. Al profesor que habíamos ido a buscar no lo encontramos y, cuando volvíamos de Núñez, nos lo encontramos justo en el Ministerio de Guerra y ahí nos firmó las libretas y nos contó que estaba haciendo los trámites para poder irse del país.

  

-¿Conoce a alguien que haya estado esa noche en Perú 222 y que le haya contado qué pasó?

-No en particular, no compartía curso con ninguno. Se sabe que los hicieron pasar en fila, no sólo a los estudiantes, sino también a los docentes, al decano, al vicedecano. La Policía los hizo salir con los bastones. Les pegaron, los maltrataron. Uno de mis docentes estuvo detenido y, después de esa noche no volví a tener contacto con él.

 

 

Cronista: Sabrina Nussis Canay - Cámara: Charo Iglesias - Edición: Charo Iglesias y Lenni Salinas 

 

-¿Actualmente mantiene relación con alguien que haya vivido esa noche?

-En particular, en el departamento de Física, acá en este centro atómico (Instituto Sabato), se recogió a un montón de docentes de los que se habían ido y después volvieron.

  

-¿Cree que después de esa noche la UBA volvió a ser la misma?

-Creo que sí. En su momento, lo que se destruyó fue Ciencias Exactas, Filosofía y Arquitectura pero la universidad pudo seguir siendo la que era.

  

-¿Cómo ve hoy a la UBA?

-Estoy alejada de la UBA porque una de las cosas que me pasó después de esa noche fue que necesité hacerlo, aunque hacía algo de docencia en el Conicet. En la Facultad de Ciencias Exactas tengo interacción con algunos grupos que son de excelente nivel.

  

-¿Cuál es su postura respecto de la situación actual de la educación universitaria?

-En cuanto a ciencia y tecnología, jamás hemos estado mejor como en los 12 últimos años. Si uno mira los edificios que hay acá (Instituto Sabato), la mitad no estaban y se han equipado los laboratorios. Creo que eso también pasó en la UBA con las universidades y los centros de investigación. En este momento, tenemos un poco de temor porque sentimos que, ese apoyo enorme que hubo para la ciencia y la tecnología, no va a continuar.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter