Especiales • A 50 años de la fuga de cerebros

"Me considero un humanista"

A 50 años de La Noche de los Bastones Largos, es necesario recordar a Manuel Sadosky, una de las figuras clave de la ciencia argentina. Fue vicedecano de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA entre 1959 y 1966. También fue promotor de Clementina, la primera computadora para fines científicos en Latinoamérica.

L. CARACCIOLO, C. IGLESIAS @CHAROIGLE, S. NUSSIS CANAY @SABCANAY, T. PÉNDOLA @TAISPENDOLA y L. SALINAS // Martes 24 de mayo de 2016 | 09:40

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Manuel Sadosky es una de las figuras más importantes de la ciencia argentina (Foto: Télam).

“Sabés que no me dedico a producir científicamente, me considero un humanista”, dijo alguna vez Manuel Sadosky, el ex vicedecano de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (UBA), al ex director del Departamento de Ciencias de la Computación de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires, Hugo Scolnik. Él lo recuerda a Sadosky como "un soñador que, cuando se convencía de algo, también convencía a gente para que lo siguiera atrás de ese sueño."

 

De estatura mediana, de cara bastante redonda, expresión bonachona, siempre sonriente y más bien delgado, Sadosky daba una impresión de fragilidad. A pesar de eso, su figura era la de alguien admirable e intelectualmente poderoso. Fue el vicedecano de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires entre 1959 y 1966, en un momento crecimiento exponencial de esta institución y en el marco de un complejo panorama político.

 

 “Era un docente clarísimo en las explicaciones, realmente muy bueno. Cuando uno no entendía algo, explicaba de otra forma. Le daba vuelta para un lado y para otro hasta que realmente entendía”, comentó la doctora en física Alicia Sarce que tuvo a Sadosky como profesor suplente.

  

Sadosky odiaba los exámenes y el marco de maltrato que suponen para los alumnos, ya que generan efectos traumáticos. Sostenía que decir que la matemática es difícil es un disparate y que, en realidad, lo único que pasa es que se enseña mal. Sin embargo, tomaba decisiones arbitrarias, "si alguien le caía bien, había para darle cosas y, si no le caía bien, no", según recuerda Scolnik.

 

“Di un examen libre de Análisis Matemático II en 1960 y él se enojó mucho con nosotros (conmigo y mi marido) porque dábamos libre. Dijo: 'en esta facultad se cursa, no se da libre', por eso nos puso solamente aprobado”, recordó Silvia Braslavsky.

  

En 1960, junto a Bernardo Alberto Houssay y Eduardo Braun Menéndez, organizó el Instituto de Cálculo en la UBA y logró adquirir a Clementina, la primera computadora para fines científicos en Argentina. En el Instituto de Cálculo de la UBA, en Ciudad Universitaria en el barrio de Núñez, funcionó entre 1961, en 1966 el proyecto comenzó a ser discontinuado, y en 1971 fue desmantelada definitivamente. 

  

Clementina sirvió para la verificación de cálculos astronómicos, como los del astrónomo Francisco Bobone sobre el cometa Halley de 1904; trabajos sobre problemas estadísticos y lingüísticos; el desarrollo de modelos matemáticos para cuencas fluviales y también del método de camino crítico (CMP).

  

Recién en 1983 que Sadosky regresó definitivamente a Argentina. Fue designado Secretario de Ciencia y Tecnología por el presidente Raúl Ricardo Alfonsín. Durante su gestión se ocupó de la democratización del CONICET y de la creación de la Escuela Superior Latinoamericana de Informática. Estuvo vinculado con la UBA hasta el día de su muerte. Sadosky creía que el ejercicio auténtico de la democracia es lo que permitirá a personas de distintos niveles sociales progresar en este país que “tiene buena pasta”.

  

 

 

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter