Especiales • A 50 años de la fuga de cerebros

"Nunca se había reprimido de esa manera"

Sergio Morero, por entonces redactor en el recordado semanario Primera Plana, fue el único periodista que cubrió el ataque policial en la Facultad de Ciencias Exactas. En esta entrevista, recuerda la fatídica jornada del 29 de julio de 1966.

M. LASPIUR, E. INTROCASO, S. LACAVE, I. SVERDILCK y L. ASHKAR // Viernes 06 de mayo de 2016 | 18:48

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
"Vi salir a profesores y alumnos golpeados y ensangrentados", recuerda el periodista.

-¿Cómo llegó a ser el único periodista que estuvo en la facultad?

-Estaba en la redacción del semanario Primera Plana, que se encontraba a cien metros de la Facultad de Ciencias Exactas, cuando se empezaron a escuchar ruidos. El director de la revista, Ramiro de Casasbellas, me dijo que fuera a ver qué pasaba. Cuando llegué, estaba la Guardia de Infantería estrenando sus bastones largos (hasta ese momento usaban los negros de plástico pero ahora eran de madera y largos). Luego de que rompieron puertas y vidrios, entré con ellos hasta el patio principal, donde sólo había profesores y estudiantes que habían tenido una asamblea y por eso se habían cerrado las puertas de la facultad. Un oficial me preguntó: “¿Qué hacés vos acá?”. Le dije que era periodista, le mostré mi credencial de Primera Plana y me ordenó: “Rajá ya de acá”.

 

-Según contó en el libro "La Noche de los Bastones Largos", se escondió en la boca del subte E y desde ahí se asomó a ver lo que ocurría. ¿Qué vio?
-Pasado un tiempo, vi salir a profesores y alumnos golpeados y ensangrentados. Se iban con las manos en la cabeza y eran obligados a subir a los carros celulares. Todo lo otro que pasó adentro me lo contaron.

 

-Si usted fue el único periodista en el lugar, ¿cómo se obtuvieron los videos?
-No había ningún camarógrafo filmando ahí, ningún medio. Yo era el único periodista que estaba en los alrededores y me pregunté quién filmó las imágenes de esa noche. Los documentos audiovisuales son siempre los mismos: los estudiantes salen y son forzados a subir a los carros celulares, no hay otra cosa, es curioso. Un día una persona me confirmó mi idea: “La policía; ¡pelotudo!”. Y creo que fue así, los oficiales filmaron los minutos que hoy se pueden ver para tenerlos en su archivo.

 

(Cronista: Martina Laspiur / Cámara: Emiliano Introncaso / Edición: Lautaro Ashkar)

 

-El título de aquellos hechos se asemeja a “La noche de los cuchillos largos”, una lucha entre facciones del nazismo en 1934. ¿Pensó alguna vez que iba a pasar a la historia?

-No, y ese título no existió ni en Primera Plana, pero quedó porque fue como lo transmití en la redacción. Nadie lo puso, pero dos o tres semanas después empezó a difundirse y a conocerse así. El Secretario Técnico de Onganía dijo que fue un lío más entre universitarios y la policía que pasó a la historia por mi título, pero yo sé que no. No fue una trifulca más, pasaron muchas cosas que antes no habían pasado: nunca se había reprimido de esa manera ni golpeado a mujeres. Soy inocente con respecto a la fama que tuvo luego ese título, siguió su propio camino.

 

-Luego de esa noche, el semanario Primera Plana decidió convertirse en el vocero de la universidad intervenida. ¿No tuvo miedo de hacerlo?
-Nunca se pensó que podía haber una represión por publicar lo que parecía lógico. Además, los golpes militares eran aún bastante light comparados a los que vendrían después. Nos parecía que se podía publicar todo y además la universidad era un costadito de todo lo que pasaba. En la parte política, en la parte gremial, pasaban cosas mucho peores.

 

-¿Ve alguna similitud entre la toma de las universidades de 1966 y las actuales protestas de los universitarios?

-Creo que la concientización política es la misma y que siempre hay temas para protestar. Además el gobierno de Macri, del cual soy opositor acérrimo, no tiene a la universidad en sus prioridades. Uno puede suponer que primero está la cotización del dólar o ciertas medidas económicas, pero nunca se ve en qué lugar está la universidad. El partido que ganó las elecciones y ahora decide achicar el presupuesto se llamó “Cambiemos”; la pregunta es ¿hasta dónde?

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter