Especiales • Elecciones 2015 - Adolfo Rodríguez Saá

"Saafó"

En 1993, cuando gobernaba San Luis, fue secuestrado por encapuchados que lo llevaron a un hotel y lo obligaron a filmar un video sexual mientras consumía cocaína. Le exigieron 3 millones de dólares para no difundir la grabación. Lo golpearon y lo abandonaron en el baúl de un auto. Los tres responsables ya fueron liberados. 

Quadrini y Somma // Martes 29 de septiembre de 2015 | 20:57

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Walter Alejandro Salgado, uno de los responsables del secuestro extorsivo. 

Adolfo Rodríguez Saá, entonces gobernador de San Luis, fue secuestrado la noche del 21 de octubre de 1993 por encapuchados que lo llevaron a un hotel y lo obligaron a realizar posturas pornográficas y a consumir cocaína mientras lo filmaban. Le exigieron 3 millones de dólares para no difundir el video, lo golpearon y lo dejaron abandonado en el baúl de un auto, del que fue liberado horas después. Los tres condenados por este delito ya recuperaron su libertad.

 

Circularon dos versiones: la Justicia tomó como válida la que sostenía que el actual candidato presidencial había sido llevado contra su voluntad por un grupo de personas al hotel alojamiento, donde lo forzaron a consumir cocaína y a realizar un video sexual. La otra versión indicaba que el ex diputado nacional ya estaba en el mismo hotel, con su presunta amante, Esther La Turca Sesín, cuando un grupo de encapuchados irrumpió en la habitación y lo obligó a hacer lo mismo que en la versión tomada como verdadera

 

En 1995, el Tribunal Oral en lo Criminal de San Luis condenó a Alejandro Salgado a 13 años de prisión por considerarlo autor penalmente responsable de los delitos de sustracción, retención y ocultamiento de personas y tentativa de extorsión; a Sesín, a 12 años, por ser partícipe primario; y a Eduardo Alberto Doyhenard, a 10 años, por ser coautor. Todos fueron liberados al cumplir dos tercios de la condena.

 

Los periodistas Fanny Mandelbaum y Julio Bazán, enviados a San Luis para cubrir el juicio, dijeron que Sesín era señalada como “instigadora y entregadora” en el delito contra Rodríguez Saá y que la sociedad puntana quería que éste renunciara a la gobernación por la “vergüenza” que significaba para la provincia la mediatización de un hecho delictivo focalizado en la intimidad del gobernador.

 

Actualmente, Salgado y Doyhenard viven en La Pampa, donde el primero tiene una concesionaria de autos y el segundo es dueño de varias farmacias. Sesín reside en Córdoba, donde cumplió la condena en prisión y hoy ejerce como psicóloga.

 

Según Rodríguez Saá, el delito tuvo motivaciones económicas  y políticas. Para fundamentar lo último, explicó que su hermano Alberto había votado en contra de la modificación de la Constitución Nacional Argentina que tuvo como objetivo allanarle el camino a la reelección al entonces presidente, Carlos Menem.

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter