Especiales • Elecciones 2015 - Adolfo Rodríguez Saá

El modelo a imitar

El candidato presidencial de Compromiso Federal insiste en que puede emular a nivel nacional los logros obtenidos en San Luis, donde gobernó de 1983 a 2001. La población de la provincia puntana, cuyo territorio equivale al 2 por ciento de la superficie total del país, representa el 1 por ciento de la cantidad de habitantes de Argentina.

P. Esponda y V. Mella // Martes 29 de septiembre de 2015 | 20:50

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Poggi, actual gobernador de San Luis, en medio de los hermanos Adolfo y Alberto Rodríguez Saá.

Replicar el modelo de San Luis” es uno de los lemas de la campaña presidencial de Adolfo Rodríguez Saá (Compromiso Federal), quien ejerció la gobernación puntana por cinco mandatos consecutivos, de 1983 a 2001, cuando renunció para asumir como Presidente interino luego de la dimisión de Fernando de la Rúa. El lugar de Rodríguez Saá en San Luis fue ocupado por quienes acuerdan con su “modelo”: por decisión de la Asamblea Legislativa provincial, María Alicia Lemme, su Vicegobernadora desde 1999, y por voto popular, su hermano Alberto Rodríguez Saá (2003-2011) y, finalmente, Claudio Poggi, quien llamó a votar por el actual senador nacional en las presidenciales de octubre próximo.

 

Podemos lograr el pleno empleo. Lo hicimos en San Luis”, insiste Rodríguez Saá. La provincia registró un 1,4 por ciento de desocupación en el segundo trimestre de 2015, según la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). San Luis tiene 432.310 habitantes –el 1 por ciento de la población del país- en una superficie de 76.748 km2 –el 2 por ciento de la superficie de todo el territorio-, de acuerdo con el último censo nacional (2010).

 

La administración puntana destaca la influencia positiva del Plan de Inclusión Social en el índice de desocupación. La iniciativa, de Alberto Rodríguez Saá, ante el impacto de la crisis de 2001, tiene rango constitucional, comenzó hace 12 años y “durará hasta que el último trabajador consiga un trabajo mejor”, según afirmó Poggi en 2014. El Plan redujo de 49 mil a 9 mil la cantidad de beneficiarios. Hubo 40 mil que, asistidos por el Estado provincial, accedieron a la alfabetización y la capacitación laboral y pudieron insertarse o reinsertarse laboralmente en los sectores público y privado e, incluso, formar cooperativas.

 

Cuando Alberto Rodríguez Saá aún gobernaba San Luis, Gustavo Senn, del medio digital Periodistas en la Red, denunció el otorgamiento de subsidios y la nivelación para abajo de los sueldos como “manejos” del Gobierno puntano en el Plan de Inclusión Social, y puso como ejemplo, citado por el también medio digital Minutouno.com, el salario de un enfermero, unos 800 pesos menos del correspondiente. Senn y la entonces titular de la Asociación de Profesionales y Trabajadores Médicos de la Salud puntana, Nora Sánchez, coincidieron en que el Gobierno provincial estaba llevando el sistema de salud “al colapso” porque “no otorga réditos políticos. Poggi presentó en 2014 el Plan Maestro de Salud 2014-2025, que prevé inversiones superiores a los 120 millones de pesos en construcción y refacción de hospitales y capacitación del personal.

 

El portal Chequeado resaltó en agosto que San Luis siempre tuvo, en términos económicos, una situación diferente a otras provincias por las leyes de promoción industrial de 1982. “A partir de estas leyes, se creó una gran cantidad de empleos en blanco y con todas las protecciones legales, principalmente, en el sector industrial”, le explicó al medio digital Mónica Busetti, especialista en mercado laboral.

 

También consultado por Chequeado, en marzo pasado, el especialista en finanzas públicas Guillermo Giussi, puntualizó que San Luis es una provincia “políticamente estable”, por lo que “no tiene grandes aumentos de gasto por cuestiones electorales”. Agregó que “mantener su superávit” y ser “la menos endeudada” la hace “viable” en términos fiscales. “Es la que más invierte en obra pública”, cerró. A modo de ejemplo, el Gobierno puntano detalla, en su página web, que “una de cada dos casas fue construida por el Estado provincial con fondos propios”, como parte de la política habitacional implementada en 1983 –financiada con dinero propio y del Fondo Nacional de la Vivienda (FONAVI)- y relevada en el último censo nacional del INDEC. El Gobierno provincial dio 59.600 viviendas entre 1983 y la actualidad.

 

Así como hay un Plan de Inclusión Social, hay uno destinado a la educación, el Plan de Inclusión Educativa que, en 2015, dispone de 200 instituciones educativas para que jóvenes de 15 años cursen o finalicen la cursada del primario, y jóvenes de 20, el secundario, con una beca de 1.500 pesos por mes. Rodríguez Saá también suele mencionar al programa del Gobierno puntano Nuevas Empresas de Jóvenes Sanluiseños, que brinda préstamos blandos de hasta 80 mil pesos y capacitación para que las personas de entre 18 y 40 años concreten sus proyectos de pequeñas y medianas empresas. Según la información oficial, de 2012 a la actualidad, fueron aprobadas 1.500 nuevas empresas.

 

En la Argentina, carecemos de una política nacional de seguridad, y esa situación ´salpica´ en las provincias. Estamos muy lejos de los enormes problemas de inseguridad que hoy tienen las ciudades más densamente pobladas del país, pero debemos estar alertas y preparados en forma constante”, alertó Poggi, en abril último, al inaugurar el 28º período bicameral. Afirmó que “la droga existe en San Luis”, y concluyó: “Ninguna política pública se puede ejecutar o rectificar si no se reconoce la existencia de un problema”. 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter