Especiales • Elecciones 2015 - Sergio Massa

El compañerismo por amor

Se conocieron gracias a la madre de Malena y, al principio, a ella le cayó mal. Sin embargo, Sergio Massa y su actual esposa tienen una relación que lleva más de 20 años basada en el amor, la política y la crianza de sus dos hijos, Milagros y Tomás.

K. Peralta, C. Balbi y T. Pustilnikoff // Martes 15 de septiembre de 2015 | 18:48

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
"Adonde me diga, yo voy", dice Malena Galmarini sobre Sergio Massa. (Foto: FB Malena Massa)

“Con Sergio hablamos constantemente de política cuando estamos juntos”, asegura Galmarini.

Su relación comenzó cuando él tenía 21 años y desde entonces no se separaron más. Sergio Massa y Malena Galmarini están juntos desde hace más de dos décadas. Hoy tienen una familia tipo de la clase media argentina: viven con sus dos hijos adolescentes, Milagros y Tomás.

 

La historia de amor entre el político y su esposa comenzó en 1993. Fueron novios durante cuatro años y luego vivieron un tiempo en la casa de la madre de Malena. En septiembre de 1997, la pareja alquiló un departamento en Vicente López, donde convivieron durante cuatro años. Se casaron el 10 de marzo de 2001 y se mudaron a Tigre. A poco tiempo, Galmarini quedó embarazada y decidió priorizar la vida hogareña y apoyar la militancia política desde la distancia.

 

En la intimidad, Malena confiesa que es monotemática en su pareja. “Con Sergio hablamos constantemente de política cuando estamos juntos”, asegura. Pero en su casa, el que tiene sueños políticos es Sergio. “Yo soy indio, no cacique; soy soldado, no general, acá el grande es él”, dice ella y asegura que acompaña a su marido “a donde sea” y fundamenta: “Eso también es política”.

 

El vínculo de Malena con la política no comenzó con Massa. Es hija de Fernando Pato Galmarini, exsecretario de Deportes de Carlos Menem, y de Marcela Durrié, que en sus años de militancia acompañó a Ramón “Palito” Ortega e impulsó la Ley de Cupo Femenino hace 15 años.

 

Así es como la casa de Malena comenzó a ser el ámbito de reunión y discusión política para el grupo en el que Massa militaba junto a Marcela: el orteguismo. Cuando conoció a Massa, tenía 18 años y ya estaba afiliada al Partido Justicialista. Además, en su juventud había sido secretaria del Centro de Estudiantes del Colegio Nacional de San Isidro. Malena hizo los primeros años de Medicina y luego estudió Ciencias Políticas.

 

Su mamá Marcela estaba embelesada con Massa, un avasallante militante, talentoso y con empuje, y pensó que no era mala idea presentárselo a su hija, que recientemente había terminado un noviazgo de casi cuatro años. Era abril de 1996. En ese momento, Malena cursaba Medicina y no lograba concentrarse a la hora de estudiar por oír discutir a los jóvenes sobre política hasta tarde. Al principio, Massa le cayó mal. Los intentos de la madre no funcionaron, hasta que surgió la idea de organizar una salida grupal. El político llevó a Marcela hasta su casa luego de un acto partidario, y allí se quedó con sus amigos para seguir la charla. Al llegar, Malena y sus amigas estaban planeando su salida nocturna y la madre hizo un nuevo intento: “¿Por qué no las llevan ustedes a bailar?”. La euforia juvenil se desplegó a pleno, pero cada uno se fue a su casa y la idea quedó por un rato en la nada. Hasta que, más tarde, sonó el teléfono y Malena se sorprendió al oír la voz de Sergio. Esta vez quería hablar con ella, no con su madre, como solía ser lo común.

 

Así se concretó una salida. El feriado del 17 de agosto terminó con una conversación en la que afloró el carácter de cada uno. Malena le remarcó que no se “hiciera el canchero con ella”, ya que tenía novia en ese entonces. Por lo que Massa contraatacó: “Ya no, me peleé”. Ese noviazgo había terminado porque a la chica en cuestión le hacía “ruido” la intensa vida política que llevaba él. Un día antes de que partiera a una actividad partidaria en Tandil, la joven le planteó: “La política o yo”. Y Sergio, que ya era hábil con los discursos, le dijo: “Nunca me hagas elegir así, porque lo que yo amo es la política. Y si me pedís que la deje, es porque no me amás”. Bien se puede diferenciar esto en la mujer actual de Massa: “Adonde me diga, yo voy”, declara Malena. Será por eso, tal vez, que llevan 20 años juntos.

 

Los candidatos para Buenos Aires

Vida y carrera política de los que quieren gobernar la provincia.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter