Especiales • Elecciones 2015 - Daniel Scioli

El accidente que le cambió la vida

El 4 de diciembre de 1989 el gobernador perdió su brazo mientras corría una carrera en lancha en el Delta. Su pasión por la motonáutica.

M. Somoza y L. Agustín Berreta // Lunes 14 de septiembre de 2015 | 20:16

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Daniel Scioli perdió su brazo derecho en 1989, en una carrera de motonáutica. (Foto: Télam)

El lunes 4 de diciembre de 1989, Daniel Scioli conducía su lancha a más de 160 kilómetros por hora en la carrera de los Mil Kilómetros Del Delta Argentino, de la categoría Off-shore, cuando una ola generada por un buque pesquero hizo que perdiera el control. La nave volcó a la altura de Ramallo, Scioli salió despedido y la hélice le amputó el brazo derecho.

 

La primera etapa de la carrera se corrió entre Costanera Norte y Zárate, el domingo 3 de diciembre. La embarcación triunfadora fue La Gran Argentina, con Carlos Saúl Menem, por entonces presidente de la Nación, como piloto, y Daniel Scioli, bicampeón europeo de motonáutica, como copiloto. “Lo hice porque los dos somos locos de la velocidad. Si no, no le hubiera dado mi lugar en la lancha para manejar”, le comentó a sus amigos más cercanos.

 

Previo a la carrera, ese mismo día, Scioli tomó valor y le hizo la pregunta, que tanto temía, al Presidente: “¿Usted quiere dar un paseo o ganar la etapa?”. Menem respondió con una sonrisa que no subía a ninguna máquina si no era para llegar primero. “Muy bien, entonces sepa que si es así, las órdenes en esta lancha las doy yo”, concluyó el bicampeón.

 

En la segunda etapa de la carrera, al día siguiente, Scioli corrió con Luca Nicolini. Mientras la lancha marchaba a plena velocidad, un buque pesquero cercano generó una ola que produjo que la lancha perdiera la estabilidad. El impacto desprendió el lateral derecho de la embarcación, donde se ubicaba Scioli. El vuelco hizo que Scioli saliera despedido de la lancha, se chocase con la hélice todavía en movimiento y perdiese el brazo. La lancha de 3.500 kilos se hundió rápidamente, pero el piloto permaneció flotando en las aguas del río Paraná.

 

El piloto de un avión pequeño de la revista “Gente” que transmitía la carrera, sobrevolando la zona, vio el accidente, aunque no pudo aproximarse para efectuar el rescate, por lo que dio aviso de la emergencia vía radio. Una lancha se acercó al lugar y llevó a Scioli al muelle de Ramallo. En la lancha se encontraban Cristian Buller y Roberto Casavecchia, quienes por fortuna habían leído el manual de primeros auxilios de la prefectura, horas antes.

 

Uno de ellos llevaba consigo una navaja, con la que se ayudó para el procedimiento y luego le aplicó un torniquete en lo que quedaba del brazo derecho para detener el flujo de sangre e impedir que el accidentado, ya entrando en estado de shock, muriese. Años más tarde, Casavecchia se convirtió en funcionario público.

 

En la orilla lo esperaba un helicóptero de la fuerza aérea que trasladó a Scioli a Rosario. El vicecomodoro Jorge Barbero, principal responsable en asistir al herido una vez dentro del helicóptero, recordó la situación con la que se encontró ese día, en dialogo con Cadena 3, el 8 de mayo de 2012: “Cuando llegamos vimos la lancha destruida sobre el agua y el cuerpo de Daniel flotando”, dijo Barbero y explicó cómo asistió al piloto: “Fui trabajando en el vendaje, agoté todas las vendas y las gasas, y terminé envolviendo lo que quedaba del brazo con una toalla que llevaba en la mochila. Él no notaba que le faltaba el brazo porque tenía puesto el chaleco y empezó a darme aliento a mí”, rememoró el rescatista. Fue a partir del trágico accidente que Scioli y Barbero quedaron unidos por una fuerte amistad.

 

En el aeropuerto de Fisherton, Rosario, una ambulancia recibió a Scioli y lo llevó al sanatorio Laprida, un experimentado centro de reimplantes, ubicado a 15 kilómetros. Los cirujanos Daniel Slullitel y Eduardo Milanesi mantuvieron la posibilidad de hacerle un reimplante si encontraban el miembro. Scioli insistió en la búsqueda, pero el brazo nunca apareció.

 

La vida después del accidente

Pese al accidente, Scioli siempre se mantuvo muy optimista y habló con la prensa al salir de la clínica: “Me curaré pronto porque quiero volver a correr”. Sin perder el tiempo, contrató a una profesora para que le enseñara a escribir con el brazo izquierdo. Scioli sostiene: “Me gusta promover el deporte porque el haber sido deportista desde muy chico me enseñó la tenacidad, la perseverancia y el espíritu de sacrificio”, cualidades que, según el herido, lo ayudaron en la recuperación física y mental.

 

En una entrevista con Susana Giménez, el 5 de febrero de 2013, Scioli dijo: Hice muchas más cosas luego en mi vida, con un brazo solo, que cuando tenía dos, porque crecés desde otro lugar y tenés que sacar lo mejor de adentro tuyo para salir adelante”.

 

Un mes y medio después de la tragedia, en Punta del Este, Uruguay, Scioli llamó a su hermano Pepe y le pidió que se subiera con él a una lancha de competición para probar su regreso. El piloto había vuelto.

 

Para volver a competir, Scioli construyó La Argentina, una lancha con volante octogonal y dirección hidráulica potenciada, especialmente diseñada para que pudiese manejar con un solo brazo. Mientras su lancha estaba en construccion, el italiano Fabio Buzzi, quien se convirtió en su nuevo copiloto, le prestó su lancha Baltek. En 1991, Scioli ganó el Campeonato Mundial de Super Boat, en Estados Unidos, y desde entonces consiguió ocho títulos continentales e internacionales. En enero de 1998, en Mar del Plata, corrió su última carrera.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter