Especiales • Mafalda - 50 años

¿Cómo sería hoy la familia de Mafalda?

El modelo de la clase media argentina de los '60 ya pertenece al pasado. Los cambios culturales, sociales y tecnológicos implementaron un nuevo tipo de vida y de familia. Por estos días, Mafalda tendría más para cuestionarse sobre el mundo y sus padres seguramente tendrían nuevos hábitos.

Lunes 29 de septiembre de 2014 | 00:01

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
La familia en el auto típico de la clase media de aquellos años. (Foto: Rebecca Cabrera Galindo)

A la hora de pensar cómo serían en la actualidad la madre de Mafalda (Raquel) y el padre (nunca se reveló el nombre), podemos imaginar vidas realmente diferentes. Abrumados por la tecnología y la globalización, seguramente sus pasiones y debilidades ya conocidas se hubieran modificado.

 

Por el lado del padre, su obsesión por las plantas habría sido reemplazada por algún aparato tecnológico. De este modo, pasaría gran parte de su tiempo libre navegando en la web, googleando una gran cantidad de temas, incluso las dudas existenciales de Mafalda. “Mi hija de seis años me pregunta sobre el mal funcionamiento de la humanidad y no sé qué responderle”, podría llegar a ser algo que consultaría en Google.

 

Otra opción es que mantuviera efectivamente esa pasión por el mundo vegetal y se haya unido a grupos amantes de la naturaleza en Facebook o a distintos foros: “Mitos y verdades del cuidado de las plantas”; “Yo también tengo 50 plantas en mi casa y las quiero como si fueran mis hijos” o “NO al abandono de las plantas”. Por el lado laboral, su trabajo de oficinista en la compañía de seguros estaría simplificado gracias a los nuevos programas contables o de cálculos.

 

La madre ya no sería ama de casa full time como en la tira y estaría insertada en el mundo laboral. Tal vez trabajaría en alguna empresa en el sector administrativo, o como secretaria de algún ejecutivo y Mafalda tendría otros innumerables y nuevos cuestionamientos de cuestiones de género.

 

Raquel también sería usuaria de las redes sociales y subiría fotos de sus hijos y comentaría las de sus amigas. Esto sería, probablemente, un nuevo disparador de planteos de Mafalda. No hay olvidar que Mafalda es, esencialmente, una niña cuestionadora.

 

Con el ingreso de dos sueldos en el hogar, el monedero de Raquel ya no padecería diarrea porque se manejaría con tarjeta de crédito y la sopa será instantánea. Y el otro cambio es la aparición de un nuevo personaje a esta familia de clase media: la niñera/empleada que además de realizar todas las tareas de la casa, también tendría que lidiar con las preguntas filosóficas de Mafalda.

 

Y a no olvidarse del Nervocalm, aquellas gotas de venta libre que los padres consumían ante una crisis generada por alguna pregunta de su hija mayor. Este medicamento sería reemplazado por un ansiolítico y la nena haría terapia con un psicoanalista. Lo que definitivamente no cambiaría es la actitud de Mafalda que seguiría preguntando y tratando de entender qué pasa en el mundo.

 

Autor: F. Caggiano.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter