democracia • 30 años

1987 - Gigante de Arroyito

“Estoy muy feliz por el título y por la alegría de esta muchachada”, confesó Ángel Tulio Zof, el técnico de Rosario Central, luego de empatar contra Temperley de visitante y quedarse con el Campeonato de Primera Divisón 1986/87 de manera inédita: nunca antes un equipo recién ascendido se había consagrado campeón de la máxima categoría.

NICOLÁS ARNO Y JONÁS LARZABAL // Viernes 11 de octubre de 2013 | 12:53

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Del ascenso al título: Rosario Central campeón de la temporada 1986/1987.

Y además en 1987...

Argentina presente en Seúl

El 3 de mayo Argentina sale subcampeón en el preolímpico Sub-23 disputado en Bolivia luego de perder frente a Colombia por 1 a 0 y se clasifica a los Juegos Olímpicos de Seúl 88.

Laciar hace historia

El 16 de mayo Santos Laciar sube de categoría y gana por primera vez el título mundial supermosca de la CMB (Confederación Mundial de Boxeo) en Francia, tras vencer al mexicano Gilberto Román.

Maradona cosecha copas

El 17 de mayo Diego Armando Maradona se consagra campeón del Scudetto con Nápoli luego de empatar 1 a 1 frente al Ascoli. Unas semanas más tarde, el 13 de junio, vuelve a gritar campeón esta vez de la Copa de Italia luego de vencer al Atalanta en el partido de vuelta por 1 a 0.

Un centenar de historia

Gimnasia y Esgrima de La Plata cumple 100 años. Este club fue fundado el 3 de junio de 1887 bajo el nombre de “Club de Gimnasia y Esgrima”.

Nace un messías

El 24 de junio, en la ciudad de Rosario, nace Lionel Messi. Tiempo después será, tal vez, el mejor futbolista de todos los tiempos.

Sin Copa América

El 9 de julio Argentina pierde 1 a 0 frente a Uruguay en semifinales y queda eliminada de la Copa América que se disputó en el país.

El primer oro de la mano de las Leonas

Tras vencer en la final por 3 a 2 a Estados Unidos, el hockey femenino logra su primera medalla de oro en los Juegos Panamericanos de Indianápolis, que se disputaron del 8 al 23 de agosto.

Otro grito de campeón

Argentina se consagra campeón del Torneo Sudamericano de básquetbol en Asunción tras vencer en la final a Venezuela y se adjudica su noveno título en esta competencia.

El polo es argentino

Argentina obtiene el primer campeonato mundial de polo con handicap disputado en Buenos Aires tras vencer en la final a México.

El vóley verde

Ferro se consagra campeón de la primera Liga Nacional de Vóley.

El patín argentino crece

Argentina se consagra campeón sudamericano de patín en las tres especialidades: hockey, carreras y artístico.

El tenis juveni

Franco Davín y Guillermo Pérez Roldán logran el triunfo para Argentina que se adjudica la primera edición de la Copa de las Naciones Junior.

El boxeo argentino, de luto

Muere Oscar Casanova, quien había obtenido la medalla de oro de boxeo en los Juegos Olímpicos de Berlín 1936.

Ferro campeón sudamericano

Ferro se consagra por tercera vez campeón en básquet del Sudamericano de Clubes disputado en Chile luego de vencer al equipo brasilero Monte Líbano.

Tropezón en la Copa Davis

Argentina pierde la categoría en la Copa Davis por primera vez en la historia frente a Checoslovaquia.

Comienza una era ganadora

Oscar Castellano conquista el título de Turismo Carretera, el primero de sus tres campeonatos consecutivos en la categoría.

Panamericanos de Indianápolis

José Luis Lozano gana cinco medallas de oro en patín carrera y se convierte en el hombre récord del deporte argentino.

El sábado 2 de mayo de 1987 fue una jornada histórica y escalofriante para el fútbol argentino, ya que la gran mayoría de los equipos estaba implicada en diferentes definiciones: algunos palpitaban la emoción del título, otros tantos se comían las uñas por entrar a la Liguilla y también estaban los que sufrían por permanecer en Primera.

 

Como si fuera obligatorio, cada hincha tenía su radio portátil. Todos los partidos estaban programados para las 15:30.

 

Rosario Central, que con un empate podía ser campeón, viajó al sur del Gran Buenos Aires para enfrentar a Temperley, que dependía de sí mismo para escaparle al descenso. 10.000 hinchas canallas acompañaron al equipo y colmaron la cancha a la espera de poder gritar “¡campeón!”.

 

El primer tiempo, el equipo de Don Ángel Zof equivocó los caminos y modificó el juego que lo había caracterizado durante toda la temporada. Fue al “golpe por golpe” y el encuentro se colmó de imprecisiones. En los últimos minutos del primer período, Roberto Gasparini fue a rechazar y Oscar Aguilar apareció con una plancha impresionante. El primero salió lesionado, el segundo, expulsado. Sobre el final de los primeros cuarenta y cinco, un cabezazo de Ricardo Dabrowski puso el 1-0 en favor de los celestes que parecían decirle adiós al descenso. Mientras tanto, Independiente y Newell’s estaban empatando y, pese al resultado en contra, Central seguía siendo el campeón.

 

La segunda etapa fue totalmente diferente para los rosarinos: Volvieron a demostrar un buen juego, hicieron valer el hombre de más, pusieron la pelota al piso y tuvieron circulación y llegada. A los pocos minutos, Omar Palma, quien luego sería el goleador del campeonato con veinte anotaciones, remató y la pelota pegó en el travesaño. Momentos más tarde, tiró Osvaldo Escudero, la pelota dio en la mano de Orlando Ruiz y aunque la primera impresión fue que el jugador del gasolero no tenía ninguna intención, Carlos Espósito cobró penal.

 

Palma, el jugador con más títulos oficiales de la institución rosarina, revivió el momento: “Yo no tenía que patear, lo que pasa es que se había lesionado el Pato Gasparini y yo estaba de segundo, pero el encargado era Pato. Y justo yo había jugado en Colón de Santa Fe con (Gabriel) Puentedura. Habíamos sido compañeros, yo estuve siete meses y él me conocía bien, sabía cómo pateaba, entonces se me achicaba el arco. Era bastante difícil. Pero uno cuando va a patear un penal tiene que ir decidido. Si tenés miedo, no podés patear”.

 

El “10” eligió el palo derecho del arquero y este se tiró hacia su izquierda. Uno a uno. Lo gritó media ciudad.

 

Luego del gol, el partido se desarrolló sin mayores sustos ni sobresaltos, excepto una gran tapada de Alejandro Lanari tras un remate de José Barrella. A los dos les servía el resultado: Central era campeón y Temperley, que se había quedado con diez hombres, se quedaba en la “A” porque River le ganaba 2-0 a Platense en el Monumental.

 

Corrieron los minutos y llegó el final del encuentro. El equipo de Arroyito consiguió la hazaña jamás lograda: fue campeón de la máxima categoría un año después de haber ascendido. En realidad, un año y medio, porque en aquel momento, cuando se consagró en la Segunda División, el torneo de Primera estaba en plena competencia y todos los jugadores de la institución rosarina fueron prestados a diferentes clubes (en Los Andes estaban Hernán Díaz, Lanzidei, Galloni y Cuffaro Russo; en Platense, Balbis, Pedernera y Cornaglia; Palma y Di Leo, en Colón de Santa Fe y Scalise, en Boca).

 

Se desató la locura del plantel, del cuerpo técnico y de los 10.000 hinchas que viajaron para vivir ese acontecimiento histórico. Por supuesto que en Rosario también se festejó. La peatonal Córdoba y Corrientes, epicentro de la ciudad santafesina, fue una marea de gente. Amarillo y azul por todos lados. Los jugadores dieron la vuelta olímpica y llevaron al Viejo Zof en andas.

 

 

Ariel Cuffaro Russo, quien luego fuese el director técnico de La Academia rosarina en el recordado “Pirulazo”, cuando Rosario Central eliminó a su clásico rival de la Copa Sudamericana, contó que “fue lo máximo a lo que podía aspirar. La alegría máxima de mi carrera”. Asimismo, Palma lo vivió como "una revancha" y dijo que “fue algo inolvidable”.

 

Por su parte, Edgardo Bauza, el máximo goleador de los clásicos rosarinos en el profesionalismo con 9 anotaciones (junto con Santiago Santamaría de NOB), declaró: “Aparte de la felicidad que representó ganar un campeonato con Central, la verdad es que antes del partido ya me sentía campeón. El equipo hacía varios partidos que había dado muestras de ser el mejor. Toda la fiesta que se vivió ese día fue extraordinaria, pero para mí desde el partido que sacamos en Córdoba con Talleres empezamos a dar la vuelta. El campeonato era muy importante porque ya era uno de los líderes y la responsabilidad era muy grande”.

 

Los locales aplaudieron al campeón. Claro, aún no había terminado el partido en Núñez. Instantes después, Miguel Ángel Gambier (que estuvo a punto de no concentrarse) anotaría el tercer gol del marrón y, a su vez, el tercero de su cuenta personal. Platense se lo dio vuelta a River y tendría que disputar un partido contra Temperley para definir el segundo descenso. Días más tarde, los celestes perderían la categoría tras caer 2-0.

 

Esa misma noche volvieron a dar la vuelta en el Gigante de Arroyito, pero esta vez con toda su gente. El festejo fue doble, ya que Newell’s había quedado segundo. Haciendo alusión de la ubicación de la Lepra, Edgardo Bauza, cuarto defensor más goleador en la historia del fútbol mundial, admitió que "fue una alegría extra”. Por su parte, Cuffaro Russo, señaló: “Se festejó muchísimo. Rosario es una ciudad muy futbolera. En especial la gente de Central que es muy pasional, muy fanática”.

 

Con respecto a Ángel Tulio Zof, el técnico que hizo debutar a Ángel Di María, entre otros, Cuffaro Russo opinó: Para mí fue uno de los próceres del fútbol. Fue y es un eterno maestro. De los pocos que saben muchísimo de fútbol”. Palma también habló sobre el DT que lo subió a Primera: “Don Ángel es un tipo que siempre me brindó la posibilidad de jugar bien al fútbol, de armar buenos equipos, buenos planteles, buenos grupos, que era en definitiva lo que siempre aportaba él”. Y Bauza agregó: Don Ángel nos marcó a todos los que dirigió, como cada técnico que pasa deja una huella, la suya fue la de darle a sus equipos el equilibrio y la soltura para encarar cada partido. Tenía mucha simpleza en su mensaje”.

 

Por ser el campeón argentino, Central fue invitado a participar de la Copa de Oro de 1987, un torneo amistoso llevado a cabo en Estados Unidos del que formaban parte varios equipos campeones de distintas ligas del mundo. El certamen estaba compuesto por una fase de grupos, en la que el Canalla venció 1-0 a las Chivas de Guadalajara y 3-1 al Dundee United de Escocia. En semifinales, empató 1-1 con la Roma de Italia y la eliminó tras ganarle por penales 5-4. Por último, perdió la final contra el Vaso da Gama por 2-1.

 

Además, se disputó un partido entre el campeón de Argentina y el de Italia. Central viajó a Nápoles para jugar contra el Napoli de Diego Armando Maradona, que era el campeón del Calcio. El partido terminó 1-0 a favor de los rosarinos gracias al gol de Jorge Balbis.

 

LOS NOMBRES DEL CAMPEÓN


Osvaldo Escudero, Omar Arnaldo Palma, Edgardo Bauza, Julio Pedernera, Hernán Díaz, Hugo Galloni, Adelqui Cornaglia, Juan José Urrutti, Roberto Gasparini, Fernando Lanzidei, Jorge Balbis, Alejandro Lanari, Daniel Di Leo, Ariel Cuffaro Russo, Jorge Fossati, Marcelo Toscanelli, Pedro Argota, Claudio Scalise, Rubén Rojas, Roque Caballero, Erasmo Doroni y Esteban Game. Director técnico: Ángel Tulio Zof.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.
Video

El penal que le dio la victoria y el título a Central.

Notas relacionadas

Facebook

Twitter