Cultura • Inequidad de género

Las muralistas van por su derecho a pintar la calle

La Agrupación de Mujeres Muralistas Argentinas decidió hacerle frente a la desigualdad que sufren respecto de los hombres a la hora de ser contratadas y establecer sus honorarios. 

Matías Pérez Pochat // Viernes 07 de diciembre de 2018 | 10:14

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
En el marco de la revolución feminista, las muralistas se organizaron para exigir igualdad de oportunidades y paridad en el pago. (Foto: Agus Rúcula)

La Agrupación de Mujeres Muralistas de Argentina (AMMurA) nació en agosto de este año con un video en el que denunciaban una problemática poco visible hasta ese momento: la disparidad y discriminación que sufren las mujeres muralistas a la hora de competir con los hombres en las contrataciones del Gobierno de la Ciudad y de las empresas privadas que encargar murales.

 

El chispero para la aparición de ese vídeo fue generado por el Gobierno de la Ciudad en marzo de este año cuando, para uno de sus proyectos, decidió que las mujeres percibieran la mitad de los honorarios que ganaron el año pasado los hombres por un trabajo similar. Este fue el génesis de lo que se conoce, ahora, como AMMurA. 

 

 

Las estadísticas obtenidas por esta agrupación muestran que el 90% del total de los murales callejeros que se exhiben en CABA fueron hechos por hombres, a pesar de que hay 200 mujeres muralistas participando en AMMurA, lo que demuestra que no son pocas las que quieren trabajar en esos proyectos.

 

“Yo creo que lo importante de agrupaciones como AMMurA (en el contexto 2018 sobre arte y más que nada, en arte urbano ) es claramente cómo nos potenciamos al juntarnos. Es una de las primeras conclusiones que tuvimos que resolver que nos atraviesan a todas y desde lo individual es muy complejo abordarlas. Desde lo grupal,en cambio, sí estamos pudiendo encararlas y concretando nuevas soluciones”, explica Agustina Rúcula, muralista participante activa de esta agrupación. 

 

 

AMMurA ya logró varios cambios con respecto al pasado y rompió con el paradigma sobre los roles de lo femenino y lo masculino, enfocadas en la lucha contra la disparidad que hay en los proyectos de Ciudad de Buenos Aires con respecto a la participación femenina en los murales. “A lo que apuntamos es que a partir de ahora ya empiece a ser más parejo, ya está hecha la denuncia. Por ahora no hay avance en los porcentajes. Hay propuestas de distintos proyectos, tanto del ámbito privado como del público, pero este 50-50 todavía está en instancia de negociación”, explica Rúcula.   

 

Gracias a la gran visualización del vídeo consiguieron un acercamiento con el Gobierno de la Ciudad. Por ahora es una instancia de negociación, solo establecimos el contacto pero todavía no hay una cosa concreta. Ya tuvimos una reunión y ellos se acercaron pero ahora está la instancia de ver qué parte es desde lo protocolar y qué parte se está pudiendo llevar a los hechos reales”, dice Rúcula.

 

Todavía no es la gran mayoría, hay un porcentaje que ya si vivimos de esto. La mayoría de las veces son distintas las dinámicas, hay algunas que son docentes y pintan, hay gente que da clases y también pinta en la calle. Queremos que sea 50-50 para estimular este porcentaje que todavía no se dedica laboralmente 100% y necesita un estímulo para sentirlo posible y gestionar ese espacio, que haya una mayor demanda para que se pueda también afianzar esta dinámica de que sí es posible y que si hay un mercado”, señala la muralista.

 

Rúcula muestra que hay un antes y un después, no solo desde lo práctico y lo legal, sino también desde lo que significa empezar a juntarse.Es muy fuerte darse cuenta  que hay otro  que está transitando la misma experiencia que uno y que hay un lugar donde acudir y en donde compartir las problemáticas para encontrar soluciones o plantear alternativas desde lo grupal. Creo que es un gran cambio porque como la sociedad y el sistema está muy pensado desde lo individual y también en un ámbito muy competitivo, esto de la sororidad pero puesta en práctica está siendo muy necesario y en este grupo funciona con mucha fluidez, hay mucho respeto”.

 

En cuanto a proyectos a largo plazo, desde AMMurA están juntando información sobre otras provincias para analizar qué pasa fuera de Buenos Aires. La idea es que esa información quede como registro del panorama actual. Además, intentarán seguir aumentando el catálogo de artistas, para llegar a toda América Latina y formar una una nueva red continental de mujeres muralistas.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter