Cultura • Cultura

Los teatros, en peligro

Las salas independientes sienten con fuerza la crisis económica, registrando baja de espectadores, caída de subsidios y varias salas al borde del cierre. Ante esto, recurren a promociones, invitaciones y rebajas en los precios de las entradas.

Ariel Stemphelet @arielstemphelet // Martes 16 de octubre de 2018 | 16:53

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
En julio, el 40 por ciento de las salas independientes estaba al borde del cierre.

El impacto del momento económico que vive la Argentina se visibiliza en múltiples sectores de la sociedad. El teatro independiente no es la excepción: baja de público, caída de subsidios y cada vez más salas al borde del cierre. Liliana Weimer, presidenta la Asociación Argentina de Teatro Independiente (ARTEI), cuenta que están afrontando la situación ‘‘con mucho sacrificio, apelando a promociones especiales, funciones a la gorra y recorte de horas de trabajo para tratar de sobrevivir’’.

 

En julio de este año, ARTEI difundió un dato alarmante: el 40 por ciento de las salas independientes estaba al borde del cierre, con chances de caer en la misma desgracia que espacios como Pata de Ganso, Buho o Kafka, que cerraron sus puertas en los últimos dos años. Si bien el próximo relevamiento será en noviembre, Weimer adelanta que el panorama "no ha mejorado, todo lo contrario".

 

El financiamiento de estos espacios teatrales depende de la venta de entradas y los subsidios estatales. El dinero se destina al pago de servicios y sueldos, sin lugar para considerables ganancias. Jonathan Zak, de la comisión directiva de Timbre 4, cuenta que el valor promedio de la entrada no subió en 12 meses. "Tuvimos que apelar a promociones varias, funciones a la gorra y mucha creatividad para desarrollar estrategias de captación de público", afirma.

 

Por su parte, Sebastián Kirsner, integrante de la comisión directiva de La Pausa Teatral, agrega: "Uno no puede acompañar con la entrada el precio de los servicios. Nosotros apelamos a bajar el costo de las entradas, sumar descuentos 2x1, invitar gente y hacer obras a la gorra". Según explica, no bajó la cantidad de público porque decidieron mantener la sala llena a costa de resignar dinero: "La gente necesita ir al teatro en este momento; nosotros fomentamos el arte y entendemos la situación, por eso tratamos de ser empáticos con la realidad".

 

Los subsidios que reciben estos espacios son del Instituto Nacional del Teatro (INT), dependiente del Estado nacional, de PROTEATRO, del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. "El monto del subsidio del Gobierno porteño mantuvo el mismo valor del año pasado. El de la Nación tuvo cierto aumento respecto de 2017, pero los atrasos en el pago son graves y no permiten una verdadera organización de nuestras economías precarias", afirma la dirigente de ARTEI, que nuclea 90 salas de la Ciudad.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter