Cultura • Arte militante

Contra la impunidad y el olvido

Hace veinte años que el Grupo de Arte Callejero (GAC) vincula política con arte mediante intervenciones que persiguen el objetivo de visibilizar la importancia de los derechos humanos y de sucesos silenciados de la historia argentina.

M. Klajnberg, M. Concetti, B. Silva, C. Ortolani, F. Dannemann, L. Zanotti y T. Morrison // Viernes 17 de agosto de 2018 | 15:25

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Primera intervención artística del GAC durante la protesta docente de 1997.

El Grupo de Arte Callejero (GAC) surgió a mediados de los 90. Actualmente se compone de cinco mujeres que forman parte de los "escraches" impulsados por Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio (H.I.J.O.S.). Hoy en día siguen realizando intervenciones artísticas públicas que el grupo define como "un tipo específico de militancia" en contra de la impunidad y el olvido.

 

Cronista: Manuel Concetti - Cámara: Tomás Morrison - Edición: DP

 

Entre los proyectos más conocidos del grupo se encuentran los carteles viales realizados desde 1998, que tenían el fin de señalar las casas de los genocidas y los centros clandestinos de detención de la última dictadura militar. La primera vez que se utilizaron fue el 19 de marzo de 1998 frente a los Tribunales de Retiro durante el juicio al almirante Emilio Massera. Al día siguiente fueron puestos frente al centro clandestino "El Olimpo", donde se estima que murieron 650 personas. A partir de este escrache, los carteles y afiches pasaron a ser una de las piezas fundamentales de las participaciones del GAC. También derivó en la creación de otros anuncios viales que cuentan la historia argentina que se intentó ocultar entre los años 1976-1983, con Jorge Rafael Videla al poder.

 

Las artistas también decidieron hacer contribuciones contra las perspectivas de la historia argentina que, según el GAC, se basa en la exaltación de figuras de genocidas como héroes nacionales; en este caso, de Julio Argentino Roca. “El ejercicio de la memoria es una necesidad que no se restringe a los crímenes de lesa humanidad ocurridos en las últimas décadas, sino que debe abarcar toda nuestra historia y llegar hasta el presente”, afirma la Comisión Anti Monumento Julio A. Roca, autora del proyecto de ley que pide, entre otras cuestiones, que la figura del ex presidente sea quitada del billete de cien pesos, que las tierras obtenidas durante la llamada "Campaña del Desierto" sean devueltas a sus dueños originales, y que sus monumentos sean removidos.

 

La Campaña del Desierto tenía el objetivo de ampliar las fronteras argentinas, pero como consecuencia se exterminó gran parte de las poblaciones originarias de las regiones pampeana y patagónica, y sus tierras fueron repartidas entre la oligarquía y vendidas a empresas extranjeras, entre ellas la Compañía Argentina Tierras del Sur, actualmente propiedad del grupo Benetton. Las artistas realizaron diversas intervenciones en el monumento emplazado en el centro de la Ciudad, incluyendo el cambio de denominación de la calle que recordaba a Roca.

 

Sin embargo, el GAC no estuvo involucrado sólo en hacer escraches nacionales, sino que también realizó contribuciones a nivel internacional. A partir de una invitación para participar del seminario "Performance y Política", en Brasil, organizaron una intervención en la Ciudad de Río de Janeiro que implicó 36 carteles viales que denunciaban el Plan Cóndor, aquel proyecto de inteligencia diseñado y coordinado por los servicios de seguridad de las dictaduras militares de Brasil, Argentina, Chile, Bolivia, Paraguay y Uruguay, en colaboración con la CIA de Estados Unidos, para aniquilar la izquierda opositora durante la década del 70, en plena Guerra Fría.

 

A esta acción urbana se sumaron estudiantes, agrupaciones de derechos humanos y organizaciones sociales brasileñas como Tortura Nunca Mais, el Movimiento Sin Techo (MST) y el Movimiento Universidad Popular (MUP). Las señales viales fueron instaladas a lo largo del boulevard de la avenida Chile, hasta llegar al edificio donde había un centro clandestino de detención aún activo.

 

Una recopilación del trabajo del GAC a lo largo del tiempo

 

Entre sus últimas participaciones en reclamos se encuentra un caso emblemático: "Arte Urgente", un acontecimiento que denunciaba y responsabilizaba al Estado por la desaparición de Santiago Maldonado. Las intervenciones se desarrollaron en distintos edificios y ámbitos del Espacio Memoria y Derechos Humanos y participaron trabajadores de instituciones de la ex ESMA, artistas, investigadores e integrantes de organismos de derechos humanos como Ni Una Menos, Vivas Nos Queremos y Yo No Fui, entre otros. Cada agrupación utilizó diferentes disciplinas -audiovisuales, gráficas, performáticas y fotográficas- para pedir la aparición con vida del joven artesano.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter