Cultura • Argentinidad que gana la calle

El corazón de la murga porteña

Surgidas a partir de grupos de amigos de barrio que se juntaban en los carnavales con ollas, maracas y otros instrumentos caseros a cantar y tocar, estas agrupaciones ganan cada día más adeptos en Buenos Aires. En esta nota, testimonios de integrantes de "Los Viciosos de Almagro", "El Rechifle" y "Los Mocosos".

F. Abillieira, T. Aronna, S. Cóceres, F. Maldarelli, A. Ramírez, S. Scharn, R. Socolsky, A. Tellería y L. Tyan // Martes 18 de septiembre de 2018 | 15:40

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
La murga es un fenómeno urbano, popular, colectivo, contestatario y artístico.

A partir de la expansión de la Ciudad hacia sus alrededores en los años '20, los barrios ocuparon un rol preponderante como lugares de reunión en época de carnaval. En ese momento, los distintos grupos étnicos (africanos, europeos, criollos) se ubicaban y practicaban sus actividades en diferentes barrios: los africanos en San Telmo y Monserrat; los italianos, en La Boca; los judíos, al sur de Palermo; los árabes en Once, etcétera. "Las agrupaciones de carnaval, fundadas sobre fuertes lazos étnicos, pasaron a organizarse según los nuevos lazos de vecindad en los barrios”, expresó Ezequiel el Chino Sandoval, director general y coordinador de la agrupación murguera El Rechifle de Palermo.

 

La murga pasó de ser un evento casi minimalista a un fenómeno urbano, popular, colectivo, contestatario y artístico. La tradición murguera en la Argentina viene de larga data, con momentos de esplendor y épocas de silencio durante los gobiernos militares, que pretendieron cortar de raíz esta expresión de los barrios más humildes.

 

 

En los últimos años hubo un resurgimiento de las murgas en todo el país. La Ciudad de Buenos Aires no fue la excepción, con colectivos que se multiplican a lo largo y ancho de la geografía porteña. Osvaldo Cicero, cantante de la murga Los Viciosos de Almagro, dice que “hoy no hay una murga por barrio, sino cuatro o cinco”.

 

Los Viciosos de Almagro surgieron en los años 50, fundados por un grupo de familias que vivían en un conventillo ubicado en Bulnes y Guardia Vieja. “Seguimos manteniendo el ritmo de bombo y platillo de aquel entonces, aunque cambiamos las velocidades en el compás y en la percusión. Hoy son de materiales hidráulicos muy diferentes, con otro sonido, incluso los platillos”, afirmó Cicero, y agregó que no se manejan con coreografías sino que lo suyo es el baile libre.

 

 

“Somos una agrupación murguera. A diferencia de un centro de murga tradicional, la agrupación permite meter más instrumentos, tanto melódicos como redoblantes y repiques. Tenés un margen mayor a la hora de ensamblar instrumentos”, aseguró Sandoval. El Rechifle de Palermo nació el 3 de marzo de 2007 y adoptó como punto de encuentro la plaza Darwin, en Avenida Córdoba al 5400, justo debajo del puente de Juan B. Justo.

 

Otro aspecto importante es el compañerismo. Como explica Demián Rodríguez, hermano del director general de Los Mocosos de Liniers, la fundación de aquella murga surgió "como una rebeldía de los pibes para bancar la parada entre barrios, entre club y club". Ellos pertenecen al Club Juventud de Liniers. 

 

Los Mocosos salieron a la luz en 1953 y, desde entonces, "mantienen la tradición de bombo, platillo y silbato". Rodríguez, además, recordó que en 1997 las murgas fueron declaradas "Patrimonio Cultural de la Ciudad de Buenos Aires" y empezó a haber una partida presupuestaria para ellas. Después, durante la presidencia de Cristina Kirchner, pasaron a ser Patrimonio Nacional, lo que generó un aumento de ese monto. "Antes de 1997 éramos 25 murgas, cuando apareció esta partida pasamos a ser más de 100. Lo que nos llega lo usamos para los micros y para comprar rollos de tela", añadió. 

 

Sobre la llegada de jóvenes a Los Mocosos, Rodríguez cataloga la crisis de 2001 como punto clave: "Hubo un gran auge de pibes en aquella época, cuando tuvieron una crisis de identidad. Nosotros los llamamos 'hijos de la crisis'. El crecimiento se fue dando de manera exponencial; hoy ya es moda, ya hay talleres de murga en escuelas", explicó. 

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter