Cultura • Argentinidad que gana la calle

Paredes que alientan

En los barrios porteños las expresiones artísticas se mezclan con la pasión por el fútbol, y los colores de los clubes relucen en murales que representan el sentimiento por el deporte más popular del país. 

G. Del Vecchio, V. Fernández Michelini, I. Giovannangelo, F. González Bueno, J. Maestri, T. Onorato, A. Scarola, S. Segovia, N. Vacca y N. Vivas // Viernes 10 de agosto de 2018 | 16:22

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto


Hay quienes dicen que el fútbol lo engloba todo. Desde los amigos y la familia, hasta la solidaridad y la hermandad para con un desconocido con el que nada se comparte, excepto el amor por los mismos colores. Ese amor muchas veces traspasa los noventa minutos de partido para convertirse en expresiones artísticas que exceden los límites de los estadios y se ven reflejadas en las paredes de los barrios.

 

La Ciudad de Buenos Aires es un distrito lleno de clubes de fútbol de distintas categorías (Ver mapa). Equipos grandes y multimillonarios conviven con los más humildes, que pelean por ascender. A pesar de sus diferencias, todos -hinchas y artistas- tratan de que las paredes de sus barrios plasmen su identidad. Los murales callejeros forman parte de la cultura deportiva, pero además retratan la historia y las sociedades que adornan.

 

Quienes entendieron que las paredes hablan son los integrantes del Grupo Artístico Boedo. Fundado en 2012, el conjunto bautizado en honor al escritor Roberto Arlt es el encargado de intervenir las paredes del barrio que vio nacer a San Lorenzo de Almagro. Con más de cien murales en su haber, esta asociación voluntaria tiene como objetivo embellecer los espacios donados por los vecinos.

 

Entre sus obras se pueden ver desde hitos históricos del club y el barrio, como la obtención de la Copa Libertadores en 2014, hasta homenajes a jugadores, artistas e hinchas. Además, realizaron pintadas sobre la tragedia de Chapecoense, el jugador brasileño Sócrates y una escena de abrazo entre un fanático de San Lorenzo y uno de Huracán, con el fin de pregonar la unión en el deporte.

 

Otra agrupación que plasma su arte en las calles es Boca Es Pueblo (BEP), formada por aficionados xeneizes que desde 2012 militan para “recuperar un Boca popular, de puertas abiertas a hinchas y vecinos”. Sus murales, plasmados en paredones o casas abandonadas, buscan realzar el sentido de pertenencia para con el barrio pero también visibilizar problemáticas sociales que apuntan al Gobierno, a la Policía y a la dirigencia actual del club, encabezada por Daniel Angelici.

 

Uno de los integrantes de BEP, Matías Daglio, explica que si bien realizan otro tipo de actividades -por ejemplo, cada domingo proyectan los partidos de Boca para que los vecinos puedan verlos de forma gratuita-, los murales fueron su carta de presentación: "Las pintadas hicieron que conozcamos a muchas personas que nos abrieron las puertas del barrio”, afirma.

 

Más allá de los grupos formales de artistas, hay también hinchas que, a modo de pasatiempo y a pulmón, se organizan para realizar murales con el objetivo de expresar el amor por sus clubes. Este es el caso de Ezequiel o Esque, como lo conocen en Floresta, quien junto a sus amigos y con materiales que pagan con plata de sus propios bolsillos, ya pintó más de cinco murales alusivos al club de sus amores: All Boys.

 

Buscamos atraer a los vecinos para que vayan a la cancha, por eso transmitimos mensajes positivos, sostiene el joven en diálogo con este medio. Al respecto, agrega: “Si pinto algo agresivo, un padre no va a querer llevar a su hijo a ver un partido. En cambio, si ve que ponemos algo lindo, es más probable que sí”.

 

Finalmente, hay instituciones deportivas que, desde adentro, decidieron impulsar los murales artísticos, como Estudiantes de Caseros y River Plate. La dirigencia del primero  contrató en 2011 al reconocido muralista Martín Ron para pintar la fachada de la cancha; en tanto que el club Millonario,  impulsado por la Subcomisión del Hincha, contó con los servicios del artista internacional Diego de Luca.

 

En diálogo con Publicable, el pintor -que ya realizó intervenciones en cuatro estadios de Latinoamérica- asegura que fue “un desafío pintar para uno de los clubes más importantes del país, como lo es River, e interpretar lo que pedían los socios e hinchas”.

 

El que no salta es un inglés

Más allá de las rivalidades, clubes de todo el país coinciden en al menos una misma consigna: Las Malvinas son argentinas. 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter