Cultura • Recorridos porteños

Comprender la muerte

Los museos de la Morgue Judicial y de la Facultad de Medicina de la UBA exhiben restos humanos con la idea de dar al público general herramientas para "enfrentar el miedo al fenómeno del que menos se sabe", según afirman sus directivos.

Ayelén Preto @ayelenpreto // Miércoles 06 de septiembre de 2017 | 17:21

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
El Museo Forense funciona desde 1908 en el predio ubicado entre las calles Viamonte y Junín. (Foto: Csjn.gov.ar)

La Morgue Judicial, ubicada en la calle Junín al 760, cuenta con uno de los lugares más recónditos de la Ciudad de Buenos Aires y menos conocidos para el común de los ciudadanos: su propio museo. “Es un lugar donde la muerte logra ser apreciada”, sostiene Herald Nelson Donnewald, director médico de la Morgue.

 

La propuesta del espacio no es agradable para todos. Personas impresionables y/o menores de 18 años quedan exentas del llamativo paseo. “En más de una ocasión se ha tenido que realizar una reanimación entre los visitantes”, recuerda Donnewald.

 

En el museo se exhiben restos humanos pertenecientes en su mayoría a personas que no lograron ser reconocidas y que jamás fueron reclamadas. Los cuerpos son expuestos en vitrinas y exhibidos de modo tal que resultan útiles tanto para los médicos forenses como para responder inquietudes de los más curiosos.

 

Más de 3500 personas llegan a este lugar para realizar su recorrido y acercarse un poco más a la muerte, que tan inquietante es para muchos. “La gente viene para informarse pero también para enfrentar el miedo al fenómeno del que menos se sabe. El no saber qué pasa después genera paranoia para algunos, y en otros una extrema fascinación”, agrega el director de la Morgue Judicial.

 

El Museo Forense ofrece visitas guiadas de lunes a viernes de 9 a 15

 

La Facultad de Medicina de la UBA, ubicada en Paraguay 2155, también tiene su propio Museo de Anatomía. El cuerpo y la muerte vuelven a ser objetos de estudio: “Cada vez que ingresa un cuerpo deja de ser alguien y pasa a ser un número más, listo para ser examinado”, dice María Elisa Guerrero, secretaria de esta facultad de la UBA, quien considera este espacio productivo para que cientos de jóvenes curiosos de la medicina tengan una primera posibilidad para diseccionar en medio de un contexto de enseñanza y aprendizaje.

 

Vitrinas en las que se exhiben diferentes extremidades del cuerpo humano, cabezas, fetos, cuerpos apuñalados, degollados, ahorcados y hasta torsos en los que se puede apreciar claramente la trayectoria de una bala: todo forma parte de un mismo espacio. Aquí no sólo se toma dimensión de la muerte sino que se ofrecen herramientas para el avance en estudios médicos y del cuerpo humano. Como bien afirmó Donnewald, “a todo se le puede sacar una enseñanza para comprender la muerte”.

 

El Museo Forense funciona desde el 27 de marzo de 1908 en el predio ubicado entre las calles Viamonte y Junín de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y actualmente se realizan visitas guiadas (con turno previo) de lunes a viernes de 9 a 15. Por su parte, el Museo de Anatomía tiene visitas públicas y guiadas los martes y jueves de 13 a 15.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter