Cultura • Bajo la lupa

Ni héroes ni detectives

¿Qué rol ocupan los periodistas en el policial? ¿Qué diferencia existe entre estos y los Hércules Poirot y Sherlock Holmes? Reynaldo Sietecase, Marcelo Figueras y Juan Carrá hablaron sobre el género y el oficio en una charla del ciclo "Fundido a negro". 

C. Cartoy Díaz @CamilitoCartoy, C. Coraita Guzmán @sildoublebass y Ignacio Dunand @andydunand // Viernes 18 de agosto de 2017 | 16:58

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
El eje del encuentro fue el rol del periodista en el género policial argentino. (Foto: C. Cartoy Díaz)

El periodismo policial mal hecho es el último eslabón de la cadena de impunidad”, expresó el escritor Juan Carrá. La declaración fue hecha en el marco del segundo encuentro “Fundido a negro”, el ciclo de charlas y debates organizado por el Museo del Libro y de la Lengua en la Biblioteca Nacional, del que también participaron Reynaldo Sietecase y Marcelo Figueras. El eje del encuentro fue el rol del periodista en el género policial argentino.

 

En los clásicos de la literatura británica y estadounidense los policías y detectives privados son los encargados de juntar las pistas, resolver el enigma y atrapar al culpable. Esta estructura no suele ser la elegida por aquellos que escriben policiales en la Argentina. “Después de la dictadura fue difícil que las fuerzas de seguridad volvieran a ser vistas como buscadoras de verdad. Esto hizo que, como escritores, tengamos que recurrir a los periodistas para dar más verosimilitud al relato”, explicó Sietecase. Su última novela, “No pidas nada”, tiene como co-protagonista al periodista Tano Gentile. “Hay gente que me pregunta si el Tano soy yo. Les contesto que tiene mi mirada”, dijo entre risas cómplices.

 

Debido al gran interés que despertaron algunos de estos personajes de la literatura policial nacional, muchos fueron llevados tanto al cine como a la televisión. Se trata de personajes atractivos, interesantes, con conflictos y contradicciones: humanos. Ejemplos como “La fragilidad de los cuerpos”, de Sergio Olguín, y “Betibú”, de Claudia Piñeiro, lo demostraron.

 

Cronista: Ignacio Dunand. Cámara y edición: C. Cartoy Díaz. Asistencia técnica: Agustín Ceñal. 

 

Figueras habló sobre su última novela, “El negro corazón del crimen”, en la que recrea la vida de Rodolfo Walsh mientras escribía “Operación masacre”. “El periodista no sólo debe llegar a la verdad sino que debe difundirla. Fue lo que Walsh hizo toda su vida. No así, por ejemplo, la revista Noticias, que rompió el pacto de verdad y de esta forma el periodismo en la actualidad dejó de ser considerado el cuarto poder”, sentenció el escritor.

 

Con un enfoque más técnico Carrá, autor de “Lloran mientras mueren”, habló acerca de su experiencia en policiales. El escritor marplatense puso el foco en que los tiempos que se tienen para dar una noticia son cada vez más acotados, y sentenció: “Para que una nota esté bien hecha se necesita margen para la producción”.

 

El género policial argentino transcurre en un contexto que presenta otros tipos de violencia que lo alejan de los tradicionales relatos de Agatha Christie o Raymond Chandler. Tiene, por razones de fuerza mayor, que nutrirse del periodista para entregar una historia verosímil y atrapante.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter