Cultura • LITERATURA

"Empecé a escribir para sentirme bien"

El reconocido escritor Eduardo Sacheri presentó su flamante libro "El fútbol, de la mano" en una charla con alumnos y periodistas en la escuela Tea y Deportea. Allí habló de su lanzamiento al mundo literario, de la realidad del periodismo y del rol de las redes sociales.

ALAN MALDONADO @ALANMALDONADO10 // Jueves 17 de agosto de 2017 | 19:03

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Eduardo Sacheri responde las preguntas del auditorio. A su derecha, el periodista Julio Marini modera la presentación. (Fotos: Agu Jaurena)

"Durante muchos años tuve sueños recurrentes con mi viejo. Cuando empecé a contar historias fue uno de los primeros temas que tomé, y dejé de soñarlo. Eso no significa que no lo recuerde, pero sí que dejó de habitar esa zona oscura en los sueños. Comencé a escribir para sentirme mejor, como una especie de catarsis", revela Eduardo Sacheri, escritor y profesor de Historia, durante la presentación de su libro "El fútbol, de la mano", que se realizó esta semana en el microcine de Tea y Deportea.


 

"Me reconocen más que nada por esto de acá arriba", dice Sacheri mientras con un gesto señala su calvicie. Un caminar parsimonioso, la camisa verde agua acompañada por un jean beige y una mirada penetrante completan su radiografía. Cuando llega saluda a las casi 150 personas que asistieron al microcine de la escuela de periodismo para la presentación de esta recopilación de cuentos publicados en la revista El Gráfico durante 2013 y 2015, en los que el escritor de Castelar refleja el sentir y la pasión por el deporte más popular del mundo.

 

Hincha incondicional de Independiente y plateísta de raza, Sacheri destaca el valor sentimental de su último libro. "Es más melancólico que 'Las llaves del reino'-su anterior publicación-. Tiene un dejo de derrota porque en su momento me fui a la B", lamenta al tiempo que destaca la falta de alusiones directas al descenso, aunque asegura: "Refleja lo que viví en ese lapso".

 

 

APO, CONTINENTAL Y SUS COMIENZOS

Los amigos le insistían para que diera sus cuentos al periodista Alejandro Apo, quien en 1996 conducía el ciclo "Todo con afecto" en Radio Continental. "Los coloqué en un sobre de papel madera y fui a la radio. Me recibió el portero, agarró el sobre y lo tiró en un estante. En ese momento pensé ‘listo, acá se terminó mi carrera’. El sábado siguiente Apo leyó uno de los cuentos al aire. Los oyentes preguntaban de qué libro los había sacado, yo no lo podía creer", recuerda Sacheri.

 

Fue en 2000 cuando se publicó su primer libro, "Esperándolo a Tito", tras el boom de sus cuentos en el programa de Apo. "Ahí me empecé a sentir escritor, cuando pude juntar la plata de los derechos de autor y usarla para irme de vacaciones junto a mi esposa", agrega con orgullo.

 

ENTRE ZÓCALOS DE TV Y REDES SOCIALES

Con cierta indignación, hace alusión a "los programas de la tarde" de los canales de deportes y a la competencia para ver "quién grita más" que observa en ellos. "Hay un juego bastante perverso entre los gritos y los zócalos, que se han convertido en un imán para que uno saque el dedo del control y se quede mirando", explica.

 

Sacheri sólo usa Twitter, aunque revela que la hija le maneja una cuenta de Instagram. Comenta que sabe medirse en la red social del pajarito, de la cual es miembro desde 2011. "Lo que hacen las redes es evidenciar la mugre que tenemos dentro, ofrecen una gran oportunidad para ello", exclama. Y automáticamente traza un paralelo con el fútbol: "Es como un alambrado en la cancha, donde te podés acercar y decir cualquier barbaridad, a salvo de que nadie te responda nada. Si esa gente se cruzara en la calle, por ejemplo, con el árbitro al que insultaban, no le dirían eso".

 

EL ARTE DE LEER Y ESCRIBIR

Al igual que la mayoría de los periodistas y escritores, Sacheri también cree que es difícil redactar bien si no se tiene un nivel de lectura alto. Para él, ese proceso tiene que ver con la construcción del lenguaje, que justamente se realiza leyendo. "Leer te afina el oído", expresa. A la hora de escribir un libro, dio un claro consejo: "Tenés que necesitarlo, porque te va a permitir entender lo que te está pasando, o responderte preguntas que te estás haciendo. No te tiene que importar tanto quien, eventualmente, lo va a leer".

 

La charla, de un poco más de una hora de duración, llega al final, en medio de los aplausos de las 150 personas que habían llenado el microcine. Sacheri agradece moviendo levemente su cabeza, se predispone a firmar ejemplares de sus libros y se retira, con el mismo andar cansino con el que había llegado. Advierte que su vida no ostenta de grandes momentos, sino al contrario, la cataloga como aburrida. A pesar de ello, su pluma y su forma de contar historias emocionan, inevitablemente, a cualquier amante del fútbol y la literatura

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter