Cultura • Diseño nacional

Viaje al mundo de la mujer de los lápices

Descontracturada y un poco olvidadiza, Mora Verón desarrolla sus artes plásticas en el corazón de Palermo Soho, donde tiene un taller-galería llamado “Morada”.

Florencia Manolakis // Lunes 12 de junio de 2017 | 19:24

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Verón dice que a los argentinos les cuesta invertir en piezas de diseño. 

Mora Verón hace arte a partir de la resignificación de objetos poco convencionales como clavos, flores, botellas, teclas de computadora y, principalmente, lápices. Una pregunta frecuente de su público es cuántos lápices utilizó desde que comenzó con su proyecto, 6 años atrás. Pensativa, agarra la calculadora y dice que aproximadamente unos 140 mil, pero que deben ser más.

 

La exposición de esta artista poco usual se destaca dentro del circuito de arte de Palermo. Cualquier peatón que pase por su vidriera es sorprendido por la mirada original que sus obras proponen respecto de los objetos cotidianos. Múltiples personalidades han pasado por su local y subido fotos de las obras a Instagram; Patricia Sosa y Marou Rivero entre otras. Además, con una de sus creaciones Verón obtuvo el premio “Tendencia” en la Feria Puro Diseño.

 

Empezó con las artes plásticas luego de haber estudiado para ser actriz y bailarina. “Tuve trabajos en teatro y en cine y di clases, pero la vida cambia un montón de veces. Es medio loco terminar el colegio siendo adolescente y tener que definir qué querés para el resto de tu vida, cuenta la artista sobre su búsqueda vocacional.

 

A los 30 años Verón se encontró envuelta en una crisis que desembocó en su amor por lo que hace. “Me volví a actualizar conmigo misma y a ser sincera pensando en mis verdaderos deseos”, recuerda la artista. Cuenta que siempre hizo trabajos en su casa, pero como hobby. De repente, cuando no sabía qué hacer se encontró en su casa trabajando, haciendo esculturas, “teniendo ideas medio locas”.

 

La "MoraLamp" con la que ganó en la feria Puro Diseño

 

De esa forma llegó la experimentación con los elementos más extraños. “Buscaba texturas y las probaba metiendo los lápices en la minipimer, por ejemplo. La gente pensaba que estaba derrapando”, recuerda entre risas. Sin embargo, la artista se permitió probar, hacer obras. Después empezó a salir a las ferias y a mostrar lo que hacía. Arrancó en San Telmo y después se movió a Plaza Serrano. Entre idas y vueltas de su trabajo vio el local donde expone ahora, en Honduras 4790. “Ya mi casa me quedaba medio incómoda porque laburaba por todos lados. El lugar me pareció hermoso: lo vi y lo alquilé”. La evolución en el trabajo de Mora se fue dando de una forma que ella no decidió.“Cuando trabajo me doy cuenta de que hay que fluir un poco más”, asegura.

 

Por otro lado, Mora dice que hacer arte hoy en Argentina es un desafío. “Creo que en el país, a pesar de que hay una calidad increíble en miles de disciplinas, no hay tanta costumbre de comprar arte”. Su trabajo llega mucho más a los turistas. “Los extranjeros lo valoran más, están más acostumbrados”, afirma. Además, sostiene que la situación económica a nivel nacional la afecta mucho, porque lo que primero se deja de consumir es el arte.

 

Con su “MoraLamp” la artista ganó un premio en la Feria Puro Diseño. Es una lámpara que se arma con lápices que a su vez se pueden usar. Cuanto más trabajás, más ideas tenés. Creo que la gente que piensa algo que no existe lo hace a partir de una necesidad propia. Yo anoto cosas por todos lados, entonces vi qué necesitaba. La lámpara con los lápices que se pueden sacar me pareció increíble porque ayuda a tener algo accesible para anotar ideas en cualquier momento”.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter