Cultura • 43° Feria del Libro

"Sin los traductores somos ciegos y estamos sordos"

Personajes destacados del ámbito editorial, como el director de la Biblioteca Nacional, reconocieron que las condiciones laborales siguen siendo precarias. La desprotección legal, la falta de visibilización y la falta de políticas de Estado, entre los principales reclamos.  

J. Grille, A. Maza, S. Guzmán // Lunes 15 de mayo de 2017 | 20:10

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Actualmente, un 40 por ciento de las obras son traducciones del inglés, francés, italiano, portugués y alemán.

El director de la Biblioteca Nacional, Alberto Manguel, criticó la precarización de la traducción como actividad profesional en la Argentina y visibilizó así un reclamo del sector para activar políticas de Estado que protejan sus derechos. En el marco de la 43ª edición de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, editores, traductores y escritores destacaron la necesidad de consolidar el valor y la influencia cultural del oficio en la sociedad.

  

"Sin los traductores somos ciegos y estamos sordos", dijo Manguel en una charla organizada por la Asociación Argentina de Traductores e Intérpretes (AATI). Según él, las leyes tienen que reconocer los derechos de autor del traductor y garantizar porcentajes y anticipos por los beneficios comerciales de los libros. "La traducción es una de las tareas peor pagadas del mundo editorial. Por lo menos demos al traductor el reconocimiento de su nombre en la portada de los libros", agregó.

 

En sintonía, el escritor Alan Pauls, quien tradujo Los primeros cuentos, de Truman Capote, afirmó a Publicable que en el mundo editorial la presencia del traductor debe ser más visible, con la firma en primer plano, y se debe aclarar qué lengua y dialecto traducen. “La sociedad debe darse cuenta hasta qué punto el tráfico de cultura en el mundo depende de ellos. El avance de la traducción automatizada amenaza al oficio y, más aun, a la calidad de las traducciones”, advirtió.

 

Alan Pauls. 

 

La AATI, que en su sitio web dedica una sección exclusiva de reconocimiento a las editoriales que consignan el nombre del traductor junto al del autor en la tapa de sus libros, fue una de las fundadoras del Frente de Apoyo al Proyecto de Ley de Traducción Autoral, donde hace más de cinco años un grupo de profesionales junta adhesiones y elabora proyectos de protección de los derechos patrimoniales y morales del traductor para presentar en el Congreso de la Nación, a fin de extender los alcances de la ley 11.723, de propiedad intelectual. La segunda iniciativa perdió estado parlamentario a fines del año pasado, pero ya trabajan en un tercer proyecto. Consultado al respecto, Manguel prometió: "Si ustedes creen que no pueden empujarlo más allá de la Cámara de Diputados, yo se lo llevo al ministro (de Cultura, Pablo) Avelluto y él lo presenta".

 

El escritor aseguró que fomentará la ampliación de los programas del Fondo Nacional de las Artes (FNA) para subsidiar específicamente a los proyectos de traducción. Por su parte, la coordinadora del stand del FNA en la Feria, Tamara Florin, explicó que las becas, préstamos, subsidios y concursos se aplican a ese tipo de solicitudes, pero no existe un financiamiento especial para las traducciones, por lo cual las posibilidades son reducidas. No obstante, anticipó que analizan la opción de organizar un concurso para traducir obras clásicas antes de fin de año.

 

En tanto, el único canal estatal de fomento exclusivo del rubro, llamado Programa Sur, desde 2009 promueve la traducción y edición de obras de autores argentinos en lenguas extranjeras. Si bien el subsidio se dirige a las editoriales de los países donde se publica la traducción, se lo considera una revalorización del oficio y genera ofertas laborales a traductores locales que ofrezcan el par de idiomas correspondiente. "Está funcionando bien, tenemos intercambio permanente con los que están a cargo. Hay mucho potencial y muchos proyectos", confió a este medio la presidenta de la AATI, María del Carmen Propato, quien expuso los detalles durante las Jornadas Profesionales dedicadas a la traducción en el ámbito editorial.

 

En ese sentido se expresó Daniela Verón, coordinadora de la Junta Ejecutiva de la Red de Editoriales Universitarias Nacionales (REUN) y directora de UNSAM Edita, la editorial de la Universidad Nacional de San Martín con espacio propio en la Feria: "No se trata de más programas de subsidios. Lo importante es tener uno bueno y que perdure en el tiempo con los distintos gobiernos, como espero ocurra con Programa Sur". A modo de ejemplo, destacó el éxito del Programa Francés de Ayuda a la Publicación (PAP) Victoria Ocampo, que desde 1984 beneficia a editores argentinos que traduzcan obras de autores franceses. "En el ámbito académico, la lengua que más se traduce hoy en día es el francés", concluyó.

 

En 2012, UNSAM Edita decidió que todas las colecciones tengan un porcentaje mínimo de traducción, y hoy el 40 por ciento de las obras son traducciones del inglés, francés, italiano, portugués y alemán. Además, empezaron a ubicar el nombre del traductor en las portadas y los catálogos.

 

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter