Cultura • 43° Feria del Libro

Pequeños grandes lectores

Los niños suelen leer con dedicación, ambición y entusiasmo por los cuentos. Cada vez que se realiza la Feria, los stands dirigidos a los más chicos son altamente concurridos. Este año no fue la excepción.

C. Galassi y B. Schultz // Viernes 12 de mayo de 2017 | 19:54

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Los stands para chicos, siempre concurridos.

Los expertos aseguran que a través de la lectura se estimula la imaginación, se mejora el lenguaje y se desarrolla la capacidad de memoria y concentración. En numerosos casos, el hábito de leer se adquiere a temprana edad. Con la ayuda de libros didácticos, con dibujos o para colorear, los padres incentivan a sus hijos a insertarse en el mundo de las palabras.

 

La máma de Pilar, Juliana, le lee a su hija de 9 años desde que tenía solamente uno, y la lleva todos los años al Espacio Infantil de la Feria del Libro. “Desde que era bebé le interesan los libros, jugaba con los que son para el agua. Por eso siempre me pide venir a la Feria”, expresa. Y agrega: “Además, concurre a un jardín de infantes que promueve la lectura y les asigna llevar un libro dos veces por semana”. Pilar cuenta con timidez: “Mamá me lee cuentos, como Caperucita Roja o el de los conejos”.

 

Pareciera que, en la actualidad, los niños se la pasan frente a una pantalla. Pero las apariencias engañan. Un informe elaborado por la consultora KTNS Gallup Argentina revela que son lectores activos. Cecilia, de la Editorial Catapulta, presente en la Feria, manifiesta: “La literatura infantil adquiere considerable atención”.

 

EL ROL DE LOS PADRES

Asimismo, el rol de los padres es fundamental. “Desde que son chicos incentivo a mis hijos a que le gusten los libros, desde su primera edad les relato cuentitos de Disney, o con temáticas de ese estilo. Ahora ya me piden cosas más elaboradas, con mayor cantidad de texto que dibujos”, declaró la mamá de Lucas y Juana, de 6 y 8 años.

 

“A veces me quedo impresionada con las cosas que solicitan los chicos. Nenas de 10 años van directo a la mesa de preadolescentes”, sostiene Daniela, encargada de la sección infantil del stand de la Editorial V&R, uno de los más concurridos en la Feria del Libro. Los niños obtienen cada vez más riqueza en lo que leen y buscan temáticas nuevas. “Quieren leer thrillers o suspenso; dicen que, si no, se aburren”, añade.

 

Además, como alternativa a la lectura y otra forma de incentivo, la cantautora Majo Turner creó “La Biblioneta”, una biblioteca rodante que recorre Argentina con el objetivo de promover la lectura entre los más pequeños. “Música, actuaciones, danza, canciones y, en especial, muchos libros componen su esencia”, afirma Turner.

 

La actuación que realizan los miembros de la biblioteca rodante fue una de las actividades desarrolladas en la zona para chicos de la Feria del Libro. “Creo que contagiamos mucho la lectura”, dice Turner. Interpretaron los cuentos de la colección “Yo soy igual”, junto a las canciones con ritmos argentinos de "Mi mamá es taxista", "Mi mamá es electricista", "Mi mamá es albañil", "Mi mamá es referí", "Mi mamá conduce el subte" y "i mamá es cirujana". La cantante cuenta que “el proyecto nació en 2009 y es una propuesta de género que habla de las mamás y de los oficios”.

 

La lectura es mucho más que un chico y un libro. Acompaña la influencia de los padres y las actividades que realizan, el colegio al que concurren y la educación que reciben desde las primeras edades. Esto se hace notar año a año, cada vez que se realiza la Feria del Libro.

 

 

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter