Cultura • Una figura emergente de la literatura

Leonardo Oyola: "Me considero un ñoño"

El autor de la novela "Kryptonita", que fue llevada al cine el año pasado, acaba de estrenar "Nafta Súper", una serie que funcionará como secuela de la película. 

Federico Muiña // Viernes 25 de noviembre de 2016 | 17:50

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Oyola trabajó en la adaptación de su novela para el cine y la televisión. (Foto: tigreharapiento.blogspot.com)

La vida del escritor Leonardo Oyola cambió para siempre. A pesar de tener varias novelas publicadas, entre las que se destacan "Siete y el tigre harapiento" y "Chamamé", su vida dio un vuelco gracias a "Kryptonita", una novela policial en la que el escritor relata qué pasaría si los superhéroes de "La Liga de la Justicia", como Superman o Batman, tuvieran como hogar La Matanza. Gracias al éxito que tuvo, el libro fue adaptado al cine el año pasado, y este mes se estrenó una serie que funcionará como secuela, en la que Oyola será director y guionista. Durante el período en el que escribía la novela asistió a muchas convenciones de historietas, por lo que se considera “un ñoño por adopción”.

 

De Isidro Casanova, Oyola es un hombre de mirada penetrante y afable, siempre con una sonrisa de barba candado. El pelo, enrulado y alborotado, se escapa por los costados de su gorra, adornada con unos anteojos de sol negros. Una bufanda blanca y negra rodea su cuello. Las mangas de su remera apenas logran ocultar el tatuaje de su brazo izquierdo, uno de los 11 que tiene. "Yo fui mucho al Hospital Paroissien, que es donde transcurre la novela, porque mis viejos no tenían obra social", recuerda.

 

Juan Palomino y Nicolás Vázquez son parte del elenco de la pelicula "Kryptonita"

 

Cuando todavía vivía en Isidro Casanova, una conocida suya se pegó un tiro y agonizó durante cuatro días en el Paroissien. "Eso fue lo que me llevó a situar la historia en ese lugar, porque me trajo recuerdos de infancia", afirma Oyola. Pero no solo lo inspiró la tragedia. "Cuando era más chico, veía el póster de Christopher Reeve cuando hacía de Superman y me volvía loco", recuerda. Además, rescata la influencia de las convenciones de historietas, porque sostiene que son muy importantes a la hora de incorporar más guiños y lenguaje.

 

En cuanto a sus referentes literarios, Oyola admira a Alberto Laiseca, el autor de la mítica novela "Los Soria", al que define como su gran inspiración. También recuerda el impacto que le supuso leer "La naranja mecánica", de Anthony Burguess. "Cuando era joven creía que la jerga del libro tenía que ver con que así hablaban en el barrio de él, nunca me imaginé que el tipo la había creado", dice. Su último descubrimiento fue Mario Levrero, que escribió "La novela luminosa". "Creo que hay una especie de comunicación entre él y Laiseca, porque se pueden ver los mismos códigos y un lenguaje muy similar", sostiene.

 

El escritor se declara fanático de los tatuajes. Pero los suyos no son comunes, todos tienen un significado muy especial para él. “Cuando estaba escribiendo 'Chamamé', un amigo me tatuó esa palabra en el pecho”, cuenta. También tiene un tatuaje inspirado en la novela de Laiseca "La mujer muralla" y, debido a que sus amigos comenzaron a llamarlo con el apodo de uno de los personajes, se tatuó "El tigre harapiento". “Me siento orgulloso de la tinta que llevo en el cuerpo”, dice.

 

El 16 de noviembre se estrenó en el canal Space la serie "Nafta Súper", una secuela de la película que se centrará en la vida de cada uno de los superhéroes. Oyola estuvo metido todos los días en el rodaje y trabajando con los actores. “Podría haber cobrado por el simple hecho de vender los derechos del universo y los personajes. Pero si la serie salía buena, me iba a dar mucha envidia, y si era malísima me hubiese dicho que podría haberla escrito yo”.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter