Cultura • EL IDOLATRADO HOMBRE MUERTO

La lección del maestro

La obra de Borges, que en su momento marcó un antes y un después en la literatura latinoamericana, todavía influye a las nuevas generaciones de escritores.

A. Fernandes, M. Pacheco, D. Ruiz y M. Sirolli // Jueves 02 de junio de 2016 | 19:25

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
Para Alberto Manguel, actual director de la Biblioteca Nacional, "hay un antes y un después de Borges en la literatura argentina". (Foto: Fundación El libro)

El legado de Borges en las letras contemporáneas es inmenso, según el escritor Martín Kohan, pero podría sintetizarse “en dos aspectos: por una parte, fue capaz de trazar toda una concepción de lo que es la literatura (desde la relación entre arte y vida, hasta la condición singular de la lectura); por otra, en lo que hace específicamente a la escritura, dejó la certeza de que la ambición de perfección formal es legítima, aunque para pocos resulte tan alcanzable como para él”.

 

La influencia borgeana fue, precisamente, el tema de la mesa “Borges hoy, tradición y vanguardia”, realizada en la última Feria del Libro de Buenos Aires. “Más allá de los gustos personales, entiendo que hay un antes y un después de Borges en la literatura argentina”, dijo en esa ocasión el escritor Alberto Manguel, actual director de la Biblioteca Nacional. En el mismo sentido, otro de los integrantes del panel, el escritor mendocino Danilo Albero, dijo que la influencia de Borges es tal que 30 años después de su muerte se sigue “reflexionando y redescubriendo aspectos de su obra con tanto interés, que hace pensar que Borges va a seguir siendo contemporáneo por muchos años más”.

 

Si bien reconoce el impacto de Borges en la literatura, Kohan dice que su propia escritura no está directamente influida por el autor de “El Aleph”. “Decirlo implicaría afirmar que hay huellas de Borges en lo que yo escribo, y eso sería una petulancia. Debo decirlo como expresión de deseos: ojalá existan esas huellas, ojalá se noten, así sea mínimamente, en lo que escribo. Lo que sí puedo decir es que lo que entiendo por literatura, mi manera de relacionarme con la escritura y con la lectura, no serían lo que son si yo no hubiera leído tanto a Borges”.

 

La principal enseñanza de Borges, según Kohan, es que, ante todo, “no hay enseñanza, no hay fórmula y no hay lección. Borges tendía a ser más bien irónico con el lugar de maestro que le asignaban. Leer y leer y leer, para aprender lo que se pueda. No hay otra enseñanza”.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter