Cultura • The Beatles

Bajo tu influencia

El rock nacional sería distinto si no hubieran existido los Beatles. Un recorrido por la década del 60 para ver cómo los cuatro de Liverpool cambiaron, también, la cultura argentina.

Malena del Campo // Viernes 13 de mayo de 2016 | 17:05

Resaltar resumen
      
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto
La estética beatle moldeó los primeros años del rock en Argentina. 

¿Cómo hubiera sido el mundo si Paul no hubiera ido a la fiesta en la que conoció a John? Los Beatles son parte de la identidad argentina. La influencia que la banda británica tuvo en la sociedad desde la llegada de su primer disco en 1964 fue determinante: El joven que nació en el mundo de Los Beatles sólo creía en la libre expresión artística, la creación poética. La concreción de ser libre en un mundo atomizado por los mayores”, dijo Litto Nebbia, ex cantante de Los Gatos Salvajes, banda formada en 1962 que fundó el rock en español.

 

La comunión de los argentinos con el cuarteto de Liverpool fue tan intensa que se lo imitó en todas sus formas. “Fuimos influenciados en la forma de vestir, el pelo largo, el símbolo de la paz”, recordó Rodolfo Vázquez, uno de los coleccionistas de objetos de Los Beatles más importante del mundo. La estética de la banda, creada por el hábil representante Brian Epstein, fue reproducida por todos lados: melenas con flequillo, bigotes y barbas, anteojos de marcos redondos, botas cortas con taco.

 

 

¿Los Beatles fueron producto de los 60 o los 60 fueron producto de Los Beatles? “Eran curiosos, querían saber sobre filosofía, literatura, teatro de vanguardia, cine, teorías políticas y existencialistas. Y también les interesaban el arte y la moda. Por eso hubo tanta identificación mundial con ellos, porque estaban a la vanguardia no sólo de la música, sino también del pensamiento joven. Argentina se rindió ante el encanto de los Beatles”, explicó Alfredo Rosso, periodista y escritor.

 

Entre tanta efervescencia, los representantes de la cultura nacional también absorbieron la llegada de la banda británica y la incorporaron con entusiasmo. El humorista Quino transformó a su clásico personaje Mafalda en fanática de Los Beatles y lo plasmó en sus viñetas. Por su parte, la generación del 60 reemplazó el tango - que representaba el discurso patriarcal -, por la música de los cuatro fantásticos: “Empezaron como un grupo de rock que traía la frescura de la música y la imagen, con pelos largos, con alegría y espontaneidad y con un sonido nuevo. Pero en 1966 reflejaron los cambios de la sociedad con sus prédicas del amor universal y la liberación de la droga y el sexo, explicó el músico Fernando Blanco.

 

 

La beatlemanía provocó que una catarata de artistas nacionales copiaran el espíritu libre que exigían los adolescentes, anonadados por la contracultura que proponían John, Paul, George y Ringo. Así nacieron ciclos televisivos como El Club del Clan, El Fabuloso Show de la Nueva Ola, Sábados Circulares, Sábados Continuados, que procuraron apropiarse de la revolución del All you need is love. Sin embargo, la superficialidad del producto era evidente: “Por cada disco de la nueva ola argentina, se vendían cinco de Los Beatles”, le contó en 1965 un vendedor a la Revista Panorama. Así, ésta cultura plástica le allanó el camino a la trilogía fundacional del rock nacional, conformada por Los Gatos, Almendra y Manal, influenciados por los Beatles.

 

Mientras Onganía reprimía al pueblo argentino en la segunda mitad de la década del 60, la juventud resisistía a través del arte. La esencia del Los Grillos, como se los conoció acá inicialmente, era el leitmotiv del cambio sociocultural de la época. En ese sentido, Nebbia sentenció: “Las necesidades de las nuevas generaciones confluyeron en un punto armónico. Esa necesidad de libertad, finalmente era un punto en común. Los Beatles con su fuerza, su originalidad y sus canciones, son quienes motivaron a toda una generación a dedicarse a la poesía, los sueños, la música, la espiritualidad. La rebeldía va inevitablemente acompañando ese néctar de la adolescencia y su natural inconformismo para la sociedad establecida”.

 

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter