diariopublicable@teaydeportea.edu.ar

Malvinas 30 años • Informe especial

¿De dónde provinieron las armas para la guerra?

Una foto sintetiza el entramado de los negocios durante el aprovisionamiento de las armas para la guerra.

P. Aguirre, D. Faggioni, I. Landivar y L. Sellart // Sábado 16 de junio de 2012 | 19:22

RSS
Resaltar resumen
   Comentá primero!
Hacer un comentario
   
Enviar a un compañero/a
   
Imprimir
nota
   
Agrandar
Texto
   
Reducir
Texto

Hay una fotografía que ocupó la tapa de los diarios ingleses en 1982 y resume el entramado de transacciones, negocios y triangulaciones que caracterizó al aprovisionamiento de armas durante la guerra de Malvinas. La imagen es la de un avión con bandera de Luxemburgo cargado de armamento pesado israelí  al lado de un avión de Aerolíneas Argentinas. La escena transcurre en Lima, Perú, y entre los aviones hay hombres que cargan armas de un avión a otro.

La dictadura argentina, embargada y bloqueada por Estados Unidos y Europa, realizó negociaciones improvisadas y desesperadas para obtener armas durante la guerra. En ese marco, Israel fue el principal proveedor de armas, según Hernán Dobry, periodista y autor del libro “Operación Israel”, que describe el rearme argentino durante el conflicto bélico.

La venta se hizo mediante una triangulación, para no afectar la buena relación existente entre Israel e Inglaterra. En esa operación, Perú cumplió un rol fundamental. “Perú no solo le vendió aviones por 50 millones de dólares a la Argentina, sino que fue el país al que Israel le vendía legalmente las armas para no tener problemas con la comunidad judía inglesa”, afirmó Hernán Dobry, en una entrevista realizada por alumnos de primer año de TEA. “Los pasos para la venta de armas, la firma de certificados de destino final y de órdenes de compra se  realizaban  entre Israel y  Perú, que luego enviaba las armas a Argentina”.

Según la investigación de Dobry, cinco vuelos hicieron la ruta Israel-Lima-Buenos Aires. Dos se hicieron con aviones DC8 de la Fuerza Aérea de Perú. Los otros tres, con aeronaves de una compañía belga con bandera de Luxemburgo, ya que el cargamento que traían era demasiado grande en volumen para ser transportado por aviones peruanos. En todos los casos los aviones llegaron a Perú y allí el cargamento pasó a los aviones argentinos en los que llegaron a Buenos Aires, como muestra la foto descrita al comienzo de esta nota.

Por su parte, Gonzalo Sánchez, periodista del diario “Clarín”, describe en las páginas de su libro “Malvinas, los vuelos secretos” la Operación Aerolíneas: siete vuelos secretos realizados entre el 7 de abril y el 9 de junio de 1982 por pilotos civiles de Aerolíneas Argentinas, que recogieron armas en Tel Aviv (Israel), Trípoli (Libia) y Sudáfrica.

La misión para comprar armas libias también está confirmada por Bruno Tondini, abogado especialista en Derecho Internacional y profesor de la Universidad Nacional de La Plata, en su libro “Islas Malvinas, su historia, la guerra y la economía, y los aspectos jurídicos de su vinculación con el derecho humanitario”. Tondini analiza una misión realizada el 15 de mayo de 1982. En este caso, se hizo una triangulación con Brasil, ya que los aviones aterrizaron en el aeropuerto de Recife antes de llegar a la Argentina.

Plan Europa

Según Dobry, antes de la guerra, el gobierno argentino llevó adelante el Plan Europa, que consistió en dejar de comprar armas a Estados Unidos para aprovisionarse en Europa. Uno de los motivos que impulsó al gobierno a tomar esta medida, puntualizó el periodista, fue que los países europeos tenían políticas de venta de armamento mucho menos estrictas que los norteamericanos y, a diferencia de éstos, implementaban transferencia de tecnología, lo que permitía que las armas, los aviones y los submarinos se terminaran de armar en nuestro país, generando así fuentes de trabajo.

En este marco, sostuvo el autor de “Operación Israel”,  la Argentina firmó un convenio de compra de armas con Inglaterra y Francia. Y en este sentido destacó que, paradójicamente, las armas adquiridas a Inglaterra fueron utilizadas contra los propios ingleses en Malvinas.

Los Exocet franceses

Días antes de la guerra la Argentina compró a Francia cuatro misiles Exocet, que luego se usarían para hundir el buque Sheffield, dijo Dobry. Esta operación le valió una crítica al presidente francés de entonces, François Mitterrand, por parte de Margareth Thatcher, primera ministra inglesa. Aunque Mitterrand después se unió al embargo impulsado por Inglaterra, para Dobry, habrían quedaron dudas sobre la posición francesa, ya que un equipo de técnicos franceses se quedó en la Argentina durante la guerra y colaboró con la prueba de algunos lanzamisiles. "En política internacional nunca es A más B igual C, la posición francesa y la de Estados Unidos demuestran que los países extranjeros  no tuvieron un discurso único en cuanto a la venta de armas a la Argentina", dijo el periodista.
 
Estados Unidos abiertamente se declaró neutral, pero en la intimidad manifestaba un abierto apoyo a Gran Bretaña, y, por otra parte, jugó un papel central en la venta de armas israelitas a la Argentina, ya que las armas de Israel contaban con partes Norteamericanas y, por tanto, su venta debía ser aprobada por EEUU", explicó Dobry.
 
Sospechas de tráfico ilegal

No hay documentos oficiales que comprueben el tráfico ilegal de armas durante la guerra de Malvinas, según Dobry. Por su parte, Horacio Verbitsky, en una nota publicada el 25 de marzo de este año en el diario “Página 12”, afirma que el juez italiano Carlo Palermo descubrió una negociación entre la logia Propaganda Due (P2), liderada por Licio Gelli; los hermanos Franco y Tonino Macri; la FIAT y Paolo Rocca, nieto de Agostino Rocca, fundador de Techint, para comprar misiles Exocet a cambio de contratos para realizar obras públicas en la Argentina. Verbitsky afirma: “El juez Palermo encontró documentos sobre un acuerdo entre Italia y la Argentina: si la dictadura podía comprar los misiles habría buenos negocios para empresas italianas en Buenos Aires”.

Un suceso histórico ignorado

Los docentes no explican la guerra por falta de tiempo, pero los estudiantes reclaman saber al respecto.

Enviando...
Comentarios
No se encontraron comentarios.

Facebook

Twitter